Parecidos razonables de 7 celebridades del cine

parecidos razonables

Sin duda, esta publicación hace honor a “Cinefilia freak“, nuestra sección más atrevida del blog de cine y que además sabemos que os encanta.  Nunca un medio había dado voz a tal cantidad de curiosidades y extrañezas relacionadas con el cine. Pues bien, hoy nos hemos salido. El grado de frikismo ha llegado al extremo de publicar montajes de parecidos razonables de actores y actrices de Hollywood.

Son casi idénticos a sus padres quienes también son famosos. Se trata de una lista de 7 celebridades comparadas físicamente y que son literalmente una réplica exacta a sus progenitores. Claro está que no necesariamente han heredado la vena artística, pero si un gran parecido físico.

A continuación chequea el parentesco extraordinario de estas 7 estrellas del celuloide. ¿Qué opinas? ¿Quiénes se parecen más y quiénes menos? A disfrutar.

1. Jon Voight y Angelina Jolie

Jon Voight y Angelina Jolie

 2. Donald Sutherland y Kiefer Sutherland

Donald Sutherland y Kiefer Sutherland

3. Goldie Hawn y Kate Hudson

Goldie Hawn y Kate Hudson

4. Susan Sarandon y Eva Amurri Martino

Susan Sarandon y Eva Amurri Martino

5. Tom Hanks y Colin Hanks

Tom Hanks y Colin Hanks

6. Meryl Streep y Mamie Gummer

Meryl Streep y Mamie Gummer

7. Will Smith y Jaden Smith

Will Smith y Jaden Smith

Relatos salvajemente divertidos

Relatos Salvajes

Damián Szifrón en el centro de la foto con parte del elenco de “Relatos salvajes”

‘Relatos salvajes’ es una coproducción hispano-argentina escrita y dirigida por Damián Szifrón, que ya en 2009 nos regaló secuencias antológicas con ‘Tiempo de valientes’. Ahora llega de la mano de los hermanos Almodóvar y dispuesto a empujarnos al abismo con seis episodios que alternan la intriga, la comedia y el drama.

Esta colección de historias da voz a aquellas personas a quienes la desigualdad, la injusticia y la exigencia del mundo les coloca en el límite. Porque se trata de personajes que se ven empujados hacia el abismo y hacia el innegable placer de perder el control. Cada uno cruzará de una manera muy particular esa delgada línea que separa la civilización de la barbarie.

Darío Grandinetti protagoniza un enigmático episodio que transcurre en el interior de un avión. Julieta Zylberberg y Rita Cortese son la camarera y la cocinera de un restaurante de mala muerte. Leonardo Sbaraglia se ve súbitamente envuelto en una inusual historia de acción en mitad de la carretera. Ricardo Darín interpreta a un ingeniero experto en demoliciones. Óscar Martínez da vida a un magnate a cargo de una negociación oscura en el marco de una tragedia familiar. Y por último, Érica Rivas es la novia impredecible de una boda que avanza hacia la catástrofe.

‘Relatos salvajes’ es una película  de género, pero también es un tipo de cine que destila la frustración ante cierta decadencia moral que estamos viviendo. Sin lugar a dudas, genera un fuerte shock al espectador y posee un ingenio narrativo propio de los telefilmes hitchcockianos.

A continuación les presentamos lo mejor y lo peor de cada historia:

1. Pasternak

Pasternak

  • Lo mejor: Como los pasajeros van descubriendo su “conexión cósmica”, así como el destino macabro que le tienen preparado a los progenitores del piloto suicida.
  • Lo peor: Lo poco que dura en relación a todo lo que nos podrían haber contado.

2. Las ratas 

Las ratas

  • Lo mejor: Esa cocinera desencantada de la vida que no puede estar más cuerda y pasada de rosca a la vez.
  • Lo peor: Desespera el quiero y no puedo de la camarera. Nos hubiera gustado ver su lado más siniestro.

3. El más fuerte

 El mas fuerte

  • Lo mejor: La angustia que transmite la situación, ya que inquieta pensar que podamos vernos envueltos en algo así. Y, por supuesto, lo impecable de su realización técnica.
  • Lo peor: Demasiada lucha física al final y la ridícula imagen de ellos carbonizados.

4. Bombita

Bombita

  • Lo mejor: Un soberbio Ricardo Darín, harto de las injusticias del día a día, que se presenta como un anti-héroe al límite.
  • Lo peor: La pánfila de la mujer que es incapaz de comprender a su marido. Además, parece la versión mini y argentina de ‘Un día de furia’.

5. La propuesta

La propuesta

  • Lo mejor: La perversa manera en que nos hace plantearnos cómo sería nuestro propio comportamiento ante circunstancias similares.
  • Lo peor:  Ver al histriónico hijo llorando por las esquinas como un babieca. Insufrible su interpretación.

6. Hasta que la muerte nos separe

Hasta que la muerte nos separe

  • Lo mejor:  El tronchante papel de la novia, interpretado por una magnífica Érica Rivas, y deleitarnos con el dulce placer de la venganza.
  • Lo peor: Su “happy end”, que resuelve la historia de una manera odiosa después de todo lo que hemos visto.

‘Relatos salvajes’ es el tipo de película que genera amor y odio.  Por eso queremos saber vuestra opinión y que compartáis con MacGuffin007 la historia que más os ha gustado. Para ello solo tienes que responder a la siguiente encuesta. ¿Preparados, listos, ya?

 

Fuente de las fotos: Warner Bros

Crítica: Sueño de invierno

Haluk Bilginer en Sueño de invierno

Haluk Bilginer en “Sueño de invierno”. Fuente: Golem

‘Sueño de invierno’, del director de cine turco Nuri Bilge Ceylan y ganadora de la Palma de Oro en Cannes, está inspirado en tres historias cortas de Chéjov. De hecho, a cualquiera que esté familiarizado con la obra del escritor le será fácil reconocer esta influencia en la película. Ambientada en Capadocia cuenta la historia de un matrimonio en crisis condenado a entenderse en mitad de la nada. Pero lo fascinante de todo es cómo se narra la historia. Porque estamos ante una película de diálogos habilmente escritos, donde cada frase ha sido escogida con una meticulosidad propia de un virtuoso de la escritura cinematográfica. Y por eso este diálogo tan literario fluye a lo largo de más de tres horas para deleite del espectador.

La película cuenta la historia de Aydin, un actor jubilado, que dirige un pequeño hotel en Anatolia central con la ayuda de su joven esposa y de su hermana. A medida que las nieves del invierno van cubriendo la estepa también salen a relucir a la superficie sus verdaderas aflicciones. Ceylan demuestra una gran maestría para tratar el conflicto de pareja y la resolución de disputas, cual aplicado discípulo de Ingmar Bergman.

Melisa Sözen en Sueño de invierno

Melisa Sözen en “Sueño de invierno”. Fuente: Golem

Pero sin duda, lo que más sorprende es la fuerza y vigor de los personajes. Desde los gestos utópicos de Ismail, que sirven para realzar el realismo de la historia, hasta la creación de unos personajes femeninos con un marcado carácter. Sin olvidarnos de la gran interpretación de Haluk Bilginer, que encarna a Aydin, y que es un actor muy conocido en Turquía.

Somos conscientes de haber visto una película fuera de lo común, de esas que nos provocan una tremenda angustia y melancolía con solo pensar que podemos sufrir como lo hacen Aydin y Nihal en ese proceso destructivo en el que se encuentran inmersos y que, a modo de catarsis, les liberará para reemprender una existencia diferente. Porque la responsabilidad moral traspasa la pantalla y llega a impregnar nuestra conciencia. Y de fondo, para filosofar sobre la condición humana suenan los acordes de la sonata nº 20 de Schubert. ¿Quién dijo que el cine de autor no podía ser popular?

Richard Hamilton y el cine

Richard Hamilton

Richard Hamilton fotografiado por Richard Saker

El Museo Reina Sofia de Madrid ha expuesto durante casi cuatro meses una retrospectiva del artista británico Richard Hamilton (Londres, 1922-2011). Un pintor que fue una figura clave del Pop Art y llegó a ser uno de los artistas británicos más influyentes del siglo XX. Porque Hamilton era realmente un creador 360, que igual hacía collages, pinturas, esculturas, fotografías, e incluso instalaciones.

Os preguntaréis qué demonios hacemos en MacGuffin007 hablando de un artista pop contemporáneo si este no ha hecho o inspirado una película. Bueno, pues el motivo no es otro más que su obra “The Funhouse”, creada en 1956 junto a  John Mchale y  John Voelckner. Este cuadro es el que más claramente refleja su interés por el cine como parte de la cultura popular y de masas.

Esta instalación utiliza imágenes de la publicidad, de la ciencia ficción y otros estímulos sensoriales, pero son las imágenes adquiridas del cine de Hollywood lo que realmente nos ha llamado la atención. Por un lado, vemos la mítica fotografía de Marilyn Monroe en ‘La Tentación vive arriba’ de Billy Wilder, cuando la rejilla de ventilación de la calle levanta la falda de su vestido blanco. Imagen que sin duda forma parte de nuestra memoria popular cinematográfica y de la malograda actriz californiana.

Funhouse

“The Funhouse” en la exposición de Richard Hamilton en el Museo Reina Sofía de Madrid

El otro lado de la obra lo preside la imagen de Charlton Heston, extraída del cartel de ‘Los diez Mandamientos’, justo encima de la sensual imagen de Marlon Brando interpretando a Julio César en la homónima película, ambos en color. En el contraste del blanco y negro vemos a Glenn Ford, pero sobre todo destaca el guiño provocativo que Hamilton quiere darle a la obra incluyendo la imagen de la película ‘Mafia’ donde Kirk Douglas besa en la boca a Alex Cord.

The Fun house de Richard Hamilton, John Mchale y John Voelckner

“The Funhouse” de Richard Hamilton, John Mchale y John Voelckneren en el Museo Reina Sofía de Madrid.

En el arte pop hay muchas referencias al cine y sus estrellas, pero pocas tan llamativas como esta obra de Hamilton, no solo por tamaño, sino por la elección de la imágenes, el contraste de sus colores y la originalidad de su formato.

Crítica: Perdida

Ben Affleck y Rosamund Pike en Perdida

Ben Affleck y Rosamund Pike en “Perdida”. Fuente: Fox

Por fin hemos podido disfrutar de ‘Perdida’,  la última obra de David Fincher. Y digo disfrutar porque es realmente el sentimiento que experimentas sentado en la butaca viendo esta película con una trama imprevisible, retorcida e inquietante. La película está basada en el bestseller “Gone girl” de la escritora estadounidense Gillian Fynn, que además ha escrito el guión de la película. Quién mejor que ella para adaptar al celuloide su compleja creación literaria, llena de ingenio y suspense y, a priori, nada fácil de adaptar al cine. El resultado ha sido sobresaliente, aunque al final de la cinta se pueda llegar a evidenciar las dificultades de llevar al cine una novela con tanto giro y recoveco.

David Fincher vuelve a gustarnos mucho tras sus dos últimas películas, ‘Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres’ y ‘La red social’, que fueron, a nuestro parecer, mediocres en comparación con ‘El curioso caso de Benjamin Button’, ‘Zodiac’, ‘El club de la lucha’ o ‘Seven’, convertida ya en película de culto. Pese a que en su filmografía haya algún pequeño tropiezo, ésta le ha valido para tener una legión de incondicionales por todo el mundo que se hacen llamar los “Fincherianos”. Un lujazo para cualquier director, además de una responsabilidad.

El filme aborda muchos temas a la vez. Por ejemplo, cuando los reveses del día a día pueden llegar a afectar a una pareja condenada a la felicidad; los secretos y mentiras que muchos matrimonios son torpemente incapaces de evitar en su cotidianidad; cómo el egoísmo de unos padres pueden llegar a determinar trágicamente la personalidad de un hijo o cómo la opinión pública es alimentada por medios de comunicación despiadados sin criterio. Sobre todo, la película ahonda en cómo un ser humano inteligente e ingenioso puede ejercer una intencionada maldad de manera tan brillante, llegando al paroxismo de una persona maquiavélica.

Perdida de David Fincher

Escena de “Perdida” de David Fincher. Fuente: Fox

Mención aparte merece la británica Rosamund Pike, protagonista en la película como esposa de Ben Affleck. Increíble actuación de la, hasta ahora poco conocida actriz, que con un difícil papel entre las manos ha sabido darle cuerpo a esta psicópata, sin que parezca ridícula y dotándola de una credibilidad que deja a relucir su talento. Pese a haber trabajado mucho en películas inglesas y haber realizado alguna incursión en el cine más comercial norteamericano, sus trabajos habían pasado inadvertidos para la crítica cinematográfica. Sin duda, esta interpretación producirá un cambio de tendencia en su carrera.

‘Perdida’ es una película claustrofóbica y perfectamente ejecutada, que sabe encontrar en sus frías imágenes y en la música en perfecta sintonía con lo que la historia cuenta, los mejores elementos para convertir el filme en otro éxito más de un genio del cine como es David Fincher.