Frenesí, una película imprescindible en el cine de Hitchcock

El  último jueves de mayo del 72, cuando los primeros calores primaverales se adueñaban de Londres, se producía en la capital británica el estreno mundial de ‘Frenesí’, la penúltima película de la filmografía de Alfred Hitchcock. La premiere se celebró bajo rigurosa invitación, y fue seguida por una cena en la River Room del Hotel Savoy, donde el maestro del suspense ejerció de anfitrión de la velada. ‘Frenesí’ supuso el regreso a Inglaterra de un expatriado cinematográfico, que a sus 72 años se enfrentaba al rodaje de su película número 52.

‘Frenesí’ está a la altura de sus grandes producciones. En el filme se deja ver la actitud de Hitchcock, el Londres de Hitchcock, el Covent Garden de Hitchcock y el tono de Hitchcock. Es la historia de un hombre que es impotente y que en consecuencia (según el mundo hitchcockiano) se libera a través del asesinato. Para el papel de psicópata, Hitchcock eligió a Barry Foster, tras haberle visto en la película ‘The Twisted Nerve’ (1968), un drama psicológico convertido ya en película de culto. Jon Finch, que recientemente había interpretado el ‘Macbeth’ (1971) de Polanski, fue elegido para el menos simpático y más irascible hombre inocente de toda la filmografía de Hitchcock.

Frenzy

Durante el rodaje se puso enferma Alma Reville, la mujer de Hitchcock, quién tuvo que abandonar Londres para regresar a California de manera inmediata. Esto produjo en su marido un estado de nervios que le dejo lento y agotado en pleno rodaje de la película. En esos días, su afición a la bebida era una inquietante realidad. Por lo visto, esperaba ansiosamente la llegada de la pausa del té, pero no para tomar té, sino copitas de vodka. Pero a pesar de todo, Hitchcock estuvo a la altura de las circunstancias.

‘Frenesí’, injustamente relegada por público y crítica de las mejores películas de la filmografía del director británico, retoma hoy con una fuerza increíble. En mi último visionado de la película descubro que no solo estamos ante una de las mejores películas de Alfred Hitccock, sino que está a la altura de ‘Rebeca’, ‘Encadenados’, ‘Psicosis’ o ‘La ventana indiscreta’, y por suspuesto por encima de la sobrevalorada ‘Vértigo’.

Hay tres escenas memorables en ‘Frenesí’ que ponen los pelos de punta. El asesinato-violación, con Foster como el asesino y Barbara Leigh-Hunt como su víctima; el retroceso de la cámara desde la puerta del apartamento del psicópata mientras este entra con su siguiente víctima, Anna Massey; y la búsqueda por parte del villano de un alfiler de corbata que puede incriminarle dentro de un camión de verduras, en concreto en un saco de papas que contiene  el cadáver.

Cameo de Hitchcock en "Frenesí". Fuente: Universal

Cameo de Hitchcock en “Frenesí”. Fuente: Universal

El acto de asesinar en las películas de Hitchcock siempre estuvo estilizado por el montaje y la fotografía, que daban a la escena una sensación de algo violentamente terrible, pero sin prestar atención en los detalles. El tendero del Covent Garden atraído y repelido a la vez por las mujeres, lleno de deseo y lleno de odio hacia ese deseo, comete en este filme el asesinato definitivo de Hitchcock.

‘Frenesí’ está magníficamente estructurado, firmemente interpretado, rítmicamente montado y absolutamente desprovisto de todo sentimiento humano positivo. Estilísticamente encontramos la idiosincrasia de la filmografía de Hitchcock, e incluso su mejor “humor negro”, pero también su largometraje más personal y atrevido. Sirva esta entrada en mi blog como un merecido tributo a una película que merece estar entre las mejores del cineasta británico y del género del suspense.

Los chicos de la banda de William Friedkin: una película de culto

The Boys in the Band

Resulta que un día de estos, viendo el catálogo del maravilloso videoclub online que es Filmin, descubro que tienen ‘Los chicos de la banda’, una película de 1970 dirigida por William Friedkin, el mismo que rodaría un año después  ‘French Connection’ y que nos haría temblar de miedo con ‘El exorcista’ en 1973. No me lo pienso y decido verla. Lo cierto es que el título me sonaba vagamente porque recordaba haberla visto en TVE (cuando se programaba buen cine) con apenas veinte años. En su día me sorprendió lo transgresor de sus diálogos, la caracterización de sus personajes y la puesta en escena en ese maravilloso ático neoyorkino. Vista hoy en día, no solo me reafirmo en lo dicho, sino que además me produce cierto estremecimiento ver como muchos de los temas que aborda la película siguen siendo tan actuales. Aunque internet haya cambiado nuestra forma de relacionarnos, en el fondo nuestras preocupaciones y temores en las relaciones interpersonales siguen siendo los mismos.

‘Los chicos de la banda’ surgió originalmente como obra de teatro de Mart Crowley y se estrenó en Brodway en 1968. Dos años después del rotundo éxito consechado se decidió realizar su versión cinematográfica con los mismos actores que la habían interpretado en las tablas del Off-Broadway. Debo reconocer que me declaro enémigo del teatro filmado, pero esta película ha obrado el milagro y consigue que me olvide de su marcado carácter teatral de principio a fin. En parte, creo que esto se debe a unos diálogos devastadoramente sinceros que alejan a la historia de vulgares convencionalismos. La honestidad de la película se demuestra en la manera de retratar a este grupo de amigos homosexuales, con sus sufrimientos, alegrías, desamores, miedos y frustraciones.

Escena de "Los chicos de la banda" (1970) dirigida por William Friedkin

Escena de “Los chicos de la banda” (1970) dirigida por William Friedkin

En ‘Los chicos de la banda’ se reunen un grupo de amigos para elebrar el cumpleaños de Harold (el mayor del grupo). Con el calor de la noche, el alcohol y las drogas los personajes sacan a relucir sus demonios internos y lo que comenzó como una fiesta termina con una catarsis que sacude emocionalmente a cada uno de los personajes. Temas como la soledad, el miedo a envejecer, el no aceptarse, la homofobia, la necesidad de vivir oculto, la fidelidad, el impacto producido por el primer amor, la relación amor y odio entre amigos, el alcoholismo, la importancia del aspecto físico, la prostitución o las trabas sociales para autorrealizarse subyacen a lo largo del filme. Y un dato histórico que ayudaría a comprender más la película es el hecho de que la historia transcurre antes de los disturbios de Stonewall, que marcaron un antes y un después en los derechos civiles de las personas homosexuales en Estados Unidos.

ichael (Kenneth Nelson), Bernard (Reuben Greene), Emory (Cliff Gorman), Larry (Keith Prentice) y detrás Donald (Frederick Combs) bailando en la terraza del ático neoyorkino en "Los chicos de la banda"

Michael (Kenneth Nelson), Bernard (Reuben Greene), Emory (Cliff Gorman), Larry (Keith Prentice) y detrás Donald (Frederick Combs) bailando en la terraza del ático neoyorkino en “Los chicos de la banda”

Pero transcurridos más de 40 años desde su estreno, ¿qué ha sido en la actualidad de los nueve chicos de la banda? Pues Michael (63), Donald (56), Larry (52),  Harold (49), y el cowboy (41) fallecieron a causa de la letal epidemia del  SIDA a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa.

Se da la casualidad que Donald murió una semana antes que Larry en 1992. Se llevaban tan solo cuatro años de diferencia. Cliff Gorman, el actor que daba vida a Emory, murió de leucemia en 2002 a la edad de 65 años. Gorman y su esposa cuidaron de su compañero de reparto Robert La Tourneaux, el cowboy chapero que regalan a Harold por su cumpleaños, en sus últimos días de vida, hasta que en 1986 La Tourneaux muere víctima del SIDA. En la actualidad solo quedan vivos Alan, Hank y Bernard, los cuales están a punto de ser octogenarios.

No dudaría en decir que el tiempo ha convertido a ‘Los chicos de la banda’ en una película de culto. De obligado visionado para nuevos cinéfilos que quieran ver lo que son unos buenos diálogos, una puesta en escena planificada, una caracterización soberbia y un humor tan hilarante. También para aquellos espectadores que, de alguna manera, sienten cierta nostalgia de una época y de otro tipo de cine. Por cierto, en 2004,  Mart Crowley, dramaturgo que escribió el libro en el que está basado la obra de teatro y la película, ha publicado ” The Men from the Boys”, una secuela de ‘Los chicos de la banda’.

Ahora les dejamos con esta infografía para que puedan identificar quién es quién dentro de la película:

Los chicos de la banda

Crítica: Chef

Emjay Anthony y Jon Favreau en "Chef". Fuente: Sony Pictures

Emjay Anthony y Jon Favreau en “Chef”. Fuente: Sony Pictures

‘Chef’, del director neoyorkino Jon Favreau, conocido por dirigir la saga de ‘Iron man’, es una película a medio camino entre una road movie, una comedia y un drama familiar. Además, introduce el fenómeno de las redes sociales dentro de la historia. No en vano, Twitter desempeña su papel protagonista en la película.

Además, el propio director ha escrito el guión y da vida al personaje de Carl Casper, un cocinero que decide emprender su propio sueño por negarse a las exigencias de su jefe, interpretado por Dustin Hoffman. Aquí, el actor de ‘Perros de paja’ pasa sin pena ni gloria y nos refirma en la idea de que muchos actores veteranos parecen no saber elegir muy bien sus papeles en el fin de su carrera. A fin de cuentas, tampoco desentona sobremanera, ya que el resto de la interpretación tiene muchas carencias. De hecho, Sofía Vergara vuelve a repetir su encasillado papel de madre histriónica. Una lástima que Scarlett Johansson y Robert Downey Jr. se dejen ver en papeles tan secundarios.

Jon Favreau y Roy Choi en "Chef". Fuente: Sony Pictures

Jon Favreau y Roy Choi en “Chef”. Fuente: Sony Pictures

Si bajamos nuestras expectativas cinematográficas este verano puede que lleguen a pasar un rato entretenido viendo las desventuras de este personaje en busca de su particular “sueño americano“. Y es precisamente su viaje por Estados Unidos con su camión de comida de tacos el que prevalece en la historia y el que impide desarrollar eficazmente el conflicto familiar. Sencillamente no resulta creíble su relación con su ex y con su hijo.

Lo que si es una certeza es que Favreau, considerado un cineasta indie, vuelve a sus raíces con una historia que nos descubre su amor por la cocina, en concreto por la comida basura. De verdad que nunca había visto tanta grasa y colesterol en el cine.  Y aquí es cuando uno se pone a recordar películas que tratando la gastronomía han hecho honor al cine.  ¿Quién no recuerda a ‘Deliciosa Martha’, ‘Chocolat’ o la española ‘Fuera de carta’? Dejando de lado odiosas comparaciones, hay que reconocerle el mérito de despertarnos cierta empatía con los personajes. De este modo te olvidas por momentos de lo que estás presenciando. ¡Bon appétit!

Concurso ‘Guardianes de la galaxia’: te invitamos al preestreno en Madrid

concurso Guardianes de la galaxia

Con motivo del estreno en cines de la película ‘Guardianes de la Galaxia’ el próximo 14 de agosto, desde MacGuffin007 y Sensacine, os ofrecemos la posibilidad de ver la peli antes que nadie.

Sorteamos 5 entradas dobles para el preestreno, el lunes 11 de agosto a las 19 horas, en los cines CALLAO en Madrid.

Es muy sencillo participar en el concurso. Pasos a seguir:

  1.  Seguir a MacGuffin007 y Sensacine en Facebook.
  2.  Compartir este enlace en vuestro muro.
  3.  Dar a ‘me gusta’ en vuestro Facebook.
  4. Contestar en el blog (a través de este post), antes del 8 de agosto, a la siguiente pregunta:

¿Cuál es el título y director de esta película de 1995?

Desde “El Padrino” no se había vuelto a hacer una película tan buena sobre la mafia. Cuenta con tres auténticas figuras de la interpreteación. Seguro que ya reconoces a este reflexivo personaje. Una obra maestra del cine.

Si no lo eres todavía, hazte seguidor de nuestra página de Twitter, fan de nosotros en Facebook y síguenos en Google +.

¡ Mucha suerte a todos !

Los ganadores serán publicados el 8 de agosto en Facebook

El periodismo en el cine

Buenas noches y buena suerte

El periodista Ed Murrow se despedía de sus programas con la frase: “Buenas noches y buena suerte”

El periodismo nos ha deparado grandes películas a lo largo de la historia del cine. Aunque los periodistas del séptimo arte han cambiado sus cigarrillos, sus teléfonos y sus máquinas de escribir por tabletas y móviles, la genuina atmósfera que han recreado las películas sobre las redacciones de los periódicos forma ya parte de nuestra memoria cinematográfica.

Hoy os presentamos 10 películas que todo buen periodista que se precie debería ver, pero también todo buen cinéfilo que se precie de serlo. Y recuerda que ni son todas las que están, ni están todas las que son. ¡Empezamos!

1.- Network, un mundo implacable Dir. Sydney Lumet (1976)

Gran película de uno de los maestros del cine, Sydney Lumet (’12 hombres sin piedad’, ‘Veredicto Final’). Hace una crítica al cínico mundo televisivo, donde la audiencia es el único objetivo a conseguir a toda costa. Antológica la escena del presentador de los informativos Howard Beale (Peter Finch) incitando a los espectadores a gritar.

Network

2.- Buenas noches y buena suerte Dir. George Clooney (2005)

El presentador de informativos Edward R. Murrow (magnífico David Strathairn) y su equipo de informadores buscan plantarle cara al mismísimo senador McCarthy. Célebres son las escenas del equipo en el legendario bar tomando whiskys y gin tonics. La película está basada en una historia real que muestra la fuerza que pueden llegar a tener los medios de comunicación y los periodistas.

Buenas noches, y buena suerte

3.- Todos los hombres del presidente Dir. Alan J. Pakula (1976)

Historia real de los dos periodistas del diario Washington Post que sacaron a la luz el escabroso caso Watergate, que terminó con la dimisión del presidente de los Estados Unidos: Richard Nixon. Gran actuación de unos jóvenes Robert Redford y Dustin Hoffman.

Todos los hombres del presidente

4.- El año que vivimos peligrosamente Dir. Peter Weir (1982)

De un grandísimo director como Peter Weir no podíamos esperar menos que una gran película. Aquí nos trae la historia de un joven reportero australiano (Mel Gibson) que persigue “la noticia” por una turbulenta Indonesia, acompañado de su peculiar fotógrafo, interpretado por una fantástica Linda Hunt (papel por el que se llevo el Óscar a mejor actriz de reparto).

El año que vivimos peligrosamente

5.- La sombra del poder Dir. Kevin Macdonald (2009)

Este director británico, que tras la espectacular ‘El último rey de Escocia’, nos trae otra de periodistas contra políticos. Un reparto que cuenta con Russell Crowe, Ben Affleck y Rachel McAdams. Nos narra la vida de unos periodistas, que junto a un detective, tratan de solucionar el misterioso asesinato de la amante de un congresista estadounidense.

la sombra del poder

6.- El gran carnaval Dir. Billy Wilder (1951)

No podía faltar el genio de Wilder en una lista así. En este filme, un periodista sin escrúpulos, que atraviesa una mala racha, ve la oportunidad de reflotar su carrera cuando un minero indio se queda atrapado en un túnel. Brillante actuación de un genio como es Kirk Douglas, que retrata muy bien la codicia humana y la premisa del “todo vale” por la noticia.

El gran carnaval

7.- Chantaje en Broadway Dir. Alexander Mackendrick (1957)

Seguimos en la década de los cincuenta. En este caso con una película que lleva muy bien a la pantalla la idea del chantaje en el mundo del periodismo. Aquí vemos enfrentados al agente de prensa Sydney Falco (Tony Curtis) y al columnista J.J. Hunsecker (Burt Lancaster). Buena reflexión sobre la integridad profesional, y también moral.

 Chantaje en Broadway

8.- El desafío: Frost contra Nixon Dir. Ron Howard (2008)

El cine más reciente nos ha deparado otra película sobre el caso Watergate. Aquí se cuentan las entrevistas que mantuvieron el presentador británico David Frost y el recién dimitido presidente Richard Nixon.  Incluso el equipo del periodista no estaba muy seguro del éxito de la entrevista. ¿Podría Nixon eludir las preguntas acerca de su papel en uno de los casos más escandalosos en que se había visto implicada la Casa Blanca? ¿Podría Frost arrancar respuestas claras a un hombre que era un maestro de la evasiva y el subterfugio?

El desafío – Frost contra Nixon

9.- Ciudadano Kane Dir. Orson Welles (1941)

Como iba a faltar en esta lista una de las mejores películas de la historia del cine. Dirigida por el director estadounidense Orson Welles, quien por cierto adoraba España (esta enterrado en Ronda, Málaga). Cuenta la locura reinante cuando el magnate financiero y dueño de varios periódicos y medios de comunicación, Charles Foster Kane, fallece y cuyo último suspiro “Rosebud” deja en vilo a toda la prensa.

Ciudadano Kane

10.- Los gritos del silencio Dir. Roland Joffé (1984)

Y para terminar, les dejamos con esta magnífica película ochentera, dirigida por Roland Joffé, que ya nos dejó perplejos con ‘La misión’.  En ‘Los gritos del silencio’ se cuenta la historia de un reportero fotográfico del The New York Times que se ve atrapado en una Camboya, devastada por los horrores de la guerra, que se cobró la vida de millones de inocentes. Cuando el periodista decide abandonar el país, el ejército revolucionario le prohíbe salir y es recluido en un campo de concentración. La película ganó 3 premios Óscar.

Los gritos del silencio