George Clooney

Fotos vintage de estrellas de Hollywood

George Clooney, Richard Gere y Barbara Streisand (aunque no lo parezcan)

George Clooney, Richard Gere y Barbara Streisand (aunque no lo parezcan)

No hemos podido evitar la tentación de crear una galería fotográfica con una recopilación vintage de fotos de los anuarios de graduación de famosas estrellas de cine que aparecen fotografiados en su etapa en el instituto o en la universidad.

En honor a la verdad, todos han mejorado con los años. Por supuesto, algunos pasando por el quirófano. Otros siguen igual. ¡Qué cuadros! ¿Quién les iba a decir que se iban a ganar tan bien la vida con esas caritas que tienen? And the Oscar (for the ugliest) goes to…

2013: una odisea espacial de Sandra Bullock

Escenas de 'Gravity'

Desde su estreno mucho se ha dicho y escrito sobre ‘Gravity’, por lo que este post no es exactamente una crítica sobre la cinta de Alfonso Cuarón. En esta ocasión me gustaría poner el foco de atención en el carácter femenino implícito en esta magnífica película. Y es que pese a lo que en un principio se pueda pensar, ‘Gravity’ es una película dónde lo femenino está muy presente.

Quisiera explicar que mi reflexión no se sustenta solamente en que la protagonista es una mujer, además  de investigadora y madre, sino que también se convierte en una heroína con un claro objetivo: retornar a la madre Tierra. Además, al principio de la película se pone de relieve que la protagonista está inmersa en un entorno ajeno, como el espacio exterior dominado por hombres.

Sandra Bullock en el "útero materno"

Sandra Bullock en el “útero materno”

Existe en la trama algún que otro guiño femenino que no puedo desvelar. Pero lo que si desvelaré es una imagen de la película que me parece magistralmente realizada, interpretada y fotografiada. En esta escena, una Sandra Bullock apenas sin aliento, se pone a salvo del infinito espacio dentro de un habitáculo espacial. Mientras se quita habilidosamente su traje de astronauta vuelve el oxígeno a su cuerpo y se queda lentamente dormida. Poco a poco vemos como la protagonista se convierte en un feto unido mediante un cordón umbilical al útero materno dónde plácidamente se resguarda.

Crítica: Los Idus de Marzo

La primera y última imagen de ‘Los idus de marzo’, un micrófono, un halo de luz y la cara de Stephen Myers (Ryan Gosling), devuelve al primer plano su valor en sí, su fuerza expresiva, su valor dramático. No podía comenzar y terminar mejor un drama político que habla de la traición y la desilusión. George Clooney, que participó en la escritura del guión, fragmenta la historia desde los mejores puntos de vista y consigue concretar la soledad con imágenes.

Philip Seymour Hoffman no defrauda y está a la altura de las expectativas. Vuelve a reafirmarse como uno de los grandes actores del momento con un registro inequívoco y personal. Por otro lado, Ryan Gosling en su papel de secretario de  prensa de Morris,  y verdadero protagonista de la historia, realiza una impecable interpretación. En ‘Los idus de marzo’ no me quedo con Clooney como actor, que interpreta al gobernador Mike Morris en su lucha por ganar las primarias demócratas en Ohio, sino como el gran director que es. Esperemos que nos siga deparando grandes películas como ya lo hizo Clint Eastwood cuando se decantó por la dirección cinematográfica. Desde ‘El desafío: Frost contra Nixon’ se echaba en falta una película así. Sin periodismo no se podría entender la política, pero sin la política el periodismo no tendría razón de ser.

Ante todo estamos ante una película inteligente, que te involucra de manera inesperada en todos y cada uno de los acontecimientos.  El idealismo topa con la realidad cínica de la política.  “Cuando se comete un error, se pierde el derecho a jugar” le dice Hoffman a Gosling, pero no siempre es así. El mensaje está claro, la política es, ha sido y será siempre sucia. La revelación final es una muestra descarnada de la selección natural, de la supervivencia de los fuertes sobre los débiles.  A pesar de todo, los idus eran los días de buenos augurios…

Crítica: Los Descendientes

El final predecible de ‘Los descendientes’  no desmerece al  guión, basado en la novela de Kaui Hart Hemmings. Al contrario, sabe decir adiós con fuerza y determinación. La película dirigida por Alexander Payne (‘Paris Je T’Aime’) cuenta con una sólida trama dramática sobre la que se articula la historia.

Un melodrama que exagera los aspectos más sentimentales, tristes y dolorosos de cualquier familia, pero que nos recuerda la fuerza que tienen las raíces en todos nosotros. La trayectoria emocional de los personajes buscando la cicatrización de sus heridas nos conmueve.

Los Descendientes

La  cinta destila humor por momentos y en ocasiones es imposible distinguir la risa de la lágrima. Matt King, el personaje interpretado por George Clooney, lucha por volver a conseguir el cariño de sus hijas enfrentado a la tragedia y al ingrato sabor de la mentira. Estamos ante una película iniciática, de conflictos emocionales y ante una  impecable interpretación de Clooney (que opta al Oscar). ‘Los descendientes’ también  nos descubre a una joven actriz, Shailene Woodley que en su papel de hija mayor de Clooney, consigue conmovernos. Como resultado tenemos una película sin artificios, sin pretensiones  y de una incuestionable sencillez.

George Clooney abrirá la Mostra de Venecia 2011 con un drama político

George Clooney

Una película de George Clooney sobre la carrera presidencial de Estados Unidos ambientada en un futuro cercano abrirá el festival de cine de Venecia 2011 que se celebrará este año entre el 31 de agosto y el 10 de septiembre. Su título: ‘Los idus de marzo’

La estrella de Hollywood es un habitual en la alfombra roja del festival de cine más antiguo del mundo, y su poder mediático, así como la presencia de otros miembros del reparto como Ryan Gosling, Philip Seymour Hoffman y Evan Rachel Wood, deberían asegurar un lanzamiento deslumbrante. El actor ya disfrutó del aplauso de la crítica y consiguió dos candidaturas a los Oscar por escribir y dirigir ‘Good Night, and Good Luck’ en 2005.