thriller

Mejores películas de 1974: cine de muerte y desolación

1974

Muerte y desolación fue la constante en las películas de 1974. Los que no fueron asesinados serían víctimas de terribles castástrofes, aunque algunos prefirieron tomarse las cosas más tranquilamente. En 1974 nacía uno de los mejores actores del panorama actual, Leonardo DiCaprio. A la vez, fallecía el mítico director de cine italiano Vittorio de Sica a los 73 años. También nos decía adios a los 91 años el productor más famoso de Hollywood, Samuel Goldwyn. ‘El Golpe’ ganaba el Óscar a mejor película y en el Festival de Cannes ganaba la Palma de Oro una película argelina. Liza Minelli y Jack Haley Jr. se daban el sí quiero. Pero adentrémosnos en este fabuloso año cinematográficamente hablando.

Francis Ford Coppola era por aquel entonces el rey de la Paramount y multiplicó su presencia allá donde pudo. El primer proyecto de 1974 fue una gran superproducción, la adaptación de la novela de F. Scott Fitzgerald ‘El gran gatsby’. Coppola escribió el guión en tan solo tres semanas y puso en marcha inmediatamente otra película, de presupuesto limitado, titulado ‘La conversación’, premonitorio largometraje que trataba sobre el espionaje político. El escándalo Watergate estallaría en breve. El tercero de sus títulos fue la afortunada continuación de la saga de los Corleone, titulada ‘El Padrino, 2ª parte’. La película abordaba los orígenes de Vito Corleone, encarnado en esta ocasión por Robert de Niro, con Al Pacino tomando el relevo de Marlon Brando al frente de la familia siciliana.

El triunfo de "El Padrino" dio lugar a una magnífica secuela: "El Padrino, 2ª Parte", basándose de nuevo en la novela de Mario Puzo.

El triunfo de “El Padrino” dio lugar a una magnífica secuela: “El Padrino, 2ª Parte”, basándose de nuevo en la novela de Mario Puzo.

Roman Ponlanski hizo investigar a Jack Nicholson los bajos fondos de la ciudad de Los Ángeles en los años 30 en ‘Chinatown’, con Faye Dunaway asumiendo un personaje de femme fatale de los que no se veían desde las películas de los años 40.

Sam Peckinpah, que tres años antes había estrenado ‘Perros de paja’, fue mucho más atroz en ‘¡Quiero la cabeza de Alfredo García!’, con Warren Oates interpretando a un patético matón que recorre cientos de kilómetros con una cabeza metida en un saco para entregársela a su jefe. Ahora bien, ninguno de todos los asesinatos cometidos en las anteriores películas podía compararse a la orgía de violencia y sangre de ‘La matanza de Texas’, con un psicópata que hacía parecer santo al Norman Bates de ‘Psicosis’ y con una familia del todo especial. La película se convertiría en el gran clásico del cine gore.

Steve McQueen, Robert Wagner, Faye Dunaway, William Holden, Jennifer Jones, Fred Astaire, Paul Newman, Richard Chamberlain, Robert Vaughn y O.J. Simpson se disponen a entrar en "El coloso en llamas".

Steve McQueen, Robert Wagner, Faye Dunaway, William Holden, Jennifer Jones, Fred Astaire, Paul Newman, Richard Chamberlain, Robert Vaughn y O.J. Simpson se disponen a entrar en “El coloso en llamas”.

Albert Finney se acicaló cuidadosamente para encarnar al cursi Hércules Poirot en ‘Asesinato en el Orient Express’ investigando el homicidio de un hombre a bordo de un tren que incluía como pasajeros y principales sospechosos a un amplio elenco de estrellas. Aquellos famosos que no encontraron algún compartimento vacante reservaron plaza en las suites de un lujoso hotel que se convertiría en el fatídico ‘El coloso en llamas’. Si los que no se chamuscaron optaron por tomar el avión para regresar a sus casas toparon con una secuela titulada ‘Aeropuerto 1975′. Dos de sus supervivientes, Charlton Heaston y George Kennedy, llegaron sanos y salvos a Los Ángeles, donde les aguardaba un trepidante Terremoto.

Como ven, parecía que las películas de 1974 competían por el número de muertes y asesinatos cometidos en ellos.

Bryan Cranston: el protagonista de Breaking Bad en el cine

Bryan Cranston

Si les hablo de Bryan Cranston quizás no le reconozcan, pero si les digo Walter White enseguida se les vendrá a la mente el anti-héroe de la serie televisiva “Breaking Bad”. El actor estadounidense, a punto de cumplir los 58 años, ha dedicado gran parte de su carrera profesional al mundo de la televisión y la fama le ha llegado con su soberbia interpretación de un profesor de química en la serie de culto “Breaking Bad”.

Bryan Cranston ya tenía una pequeña carrera cinematográfica como actor secundario. Sin embargo, ahora le ha llegado su turno como actor protagonista detrás de la gran pantalla. En ‘Cold comes the night’, dirigida por Tze Chun, dará vida a un criminal al borde de la ceguera que rapta a la propietaria de un motel y a su hija para que le ayuden a recuperar el dinero que un policía corrupto le ha robado. Y es que nos encanta verle en papeles de villano, de malo y de corrupto. Esperamos expectantes su estreno en España durante este año.

Bryan Cranston en "Cold Comes the Night"

Bryan Cranston en “Cold Comes the Night”

Los actores de reparto, no tan considerados por la industria y sí por el público, tienen su momento de gloria en pocos minutos. La historia del cine está plagada de ejemplos que nos reafirman en la idea de que la interpretación no es una cuestión de cantidad de tiempo a foco de cámara, sino de calidad.

Detrás de Bryan Cranston hay un profesional polifacético. Ha llegado a dirigir capítulos de series de televisión como “Malcolm”, “Modern Family” y hasta de la propia “Breaking Bad”.  Como actor televisivo ha aparecido en series míticas como “Canción triste de Hill Street”, “Falcon Crest”, “Se ha escrito un crimen” y “Seinfeld” entre otras.

Bryan Cranston en la serie televisiva "Se ha escrito un crimen"

Bryan Cranston en la serie televisiva “Se ha escrito un crimen”

Pero como lo que nos interesa aquí es hablar de Bryan Cranston como actor de cine, ahora les dejamos con una galería fotográfica con algunas de sus interpretaciones como secundario, entre las que destaca la de Jack O’Donnell en ‘Argo’. También le podemos ver como Haggerty en ‘Contagio’; Vilos Cohaagen en ‘Desafío total’; Shannon en ‘Drive’; Stan Grossman en ‘Pequeña Miss Sunshine’; William Mortamus en ‘Red Tails’ y como el Coronel Mac en ‘Salvar al soldado Ryan’.

Asesinos de cine que ponen los pelos de punta

asesinos de cine

Una de las profesiones más oscuras y malvadas del mundo se nos presenta siempre en la gran pantalla de una manera ciertamente atractiva. Quizás por ello nos encanta el género policiaco, criminal o thriller. Aquí presentamos a cuatro asesinos de película que seguro que os han puesto los pelos de punta….

Michael Sullivan, Camino a la perdición

Tom Hanks se mete en la piel de un frío y calculador hombre de familia.  El enfrentamiento final entre Hanks y Paul Newman en la calle empapada por la lluvia es una escena intensa, memorable y demuestra la versatilidad de Hanks una vez más.

 

El Chacal, El Día del Chacal

Un clásico con mayúsculas del panorama cinematográfico. El papel que hizo Edward Fox es impecable. Recientemente presenciamos ‘Carlos’, que recrea la vida del personaje de Chacal.  El original sigue siendo un clásico del cine y nos dió uno de esos magníficos asesinos por encargo del cine.

 

Anton Chigurh – No es país para viejos

Es ver a Anton y el miedo se apodera de cualquiera que ponga los ojos en su corte de pelo. Anton deja a merced del destino la decisión de matar a sus víctimas o no. Merecidamente ganadora de un Oscar por el papel, Javier Bardem crea uno de los mayores villanos de todos los tiempos.

 

Jason Bourne, El caso Bourne / Supremacía / Ultimatum

Matt Damon salió de la nada y nos ha deparado el mejor asesino / espía de nuestra generación. Silencioso y mortal, este chico podría matarte con un poco de cinta trasera pegajosa si fuera el caso.

 

La lista sería interminable. Ahora nos gustaría que dejarais vuestros favoritos o favoritas.

Crítica: El consejero

Javier Bardem y Cameron Diaz en 'El consejero'. Fuente: Fox

Javier Bardem y Cameron Diaz en ‘El consejero’. Fuente: Fox

Debido al despilfarro de talento que hay detrás del equipo de ‘El consejero’ resulta imperdonable el mal sabor de boca que deja la última película de Ridley Scott. Mucho ruido y pocas nueces para este thriller sobre el comercio de cocaína en la frontera Tex-Mex que es incapaz de pulir una magnífica historia debido a un guión rematadamente malo de Cormac McCarthy.

No hay manera de que la trama alcance la dosis justa de claridad y solidez.  Lo único que reconforta es el inconfundible estilo visual de Scott, al que hay que atribuirle el mérito de filmar algo así después de “Prometheus”.

Brad Pitt y Michael Fassbender en 'El consejero'. Fuente: Fox

Brad Pitt y Michael Fassbender en ‘El consejero’. Fuente: Fox

Reconforta ver en pantalla a Michael Fassbender y Javier Bardem juntos. Quizás, sería  lo único que podemos sentir como coherente en la película.  No pudiéndose decir lo mismo de Penélope Cruz y Brad Pitt. A la primera, no podemos dejar de verla como Pe, lo que arroja siempre una sombra de inverosimilitud sobre su personaje. Mientras que al segundo, ya  resulta agotador verle en el estereotipado  papel de cowboy que interpretó recientemente en ’Mátalos suavemente’.

Desgraciadamente podemos decir que es una película del montón. De todas esas historias que existen sobre palizas, asesinatos y decapitaciones espeluznantes, pero eso sí, marcada por intrascendentales conversaciones sobre la moralidad. Quién sabe si con el tiempo llegue a valorarse como película de culto habida cuenta de la escena sexual con coche por medio y la terrorífica secuencia mortal en mitad del desierto.

Crítica: Séptimo

Ricardo Darín en 'Séptimo'. Fuente: Fox

Ricardo Darín en ‘Séptimo’. Fuente: Fox

‘Séptimo’ bien podría haberse desarrollado en Madrid, sin embargo la trama se concentra en un señorial edificio bonaerense, con su antiguo ascensor de puertas de hierro, convertido ya en un personaje más de la película, casi a la altura de la interpretación de Belén Rueda. Las escaleras, como elemento escénico,  también van a jugar un papel decisivo, y no solo para poner a prueba la fuerza física de Darín y justificar la desaparición que mueve la trama, sino para la puesta en escena de este pseudo thriller, donde las puertas de las casas se abren y se cierran cual vodevil. Para compensar a veces suben a la azotea y al garaje.

Belén Rueda en 'Séptimo'. Fuente: Fox

Belén Rueda en ‘Séptimo’. Fuente: Fox

La historia comienza con fuerza gracias a la magnífica interpretación de Ricardo Darín, a una fría fotografía que nos predispone y a una inquietante música, pero poco a poco nos vamos dando cuenta de que poco o nada se puede hacer con esta trama. Está claro que el suspense no solo hay que desarrollarlo convenientemente, sino que hay que saber manejar los puntos de giro en su debido momento. La sorpresa final produce un desenlace penoso que merecería un juicio aparte. Chirría tanto que deja al espectador indiferente y decepcionado después de su finalización, a pesar de que, durante la proyección empatizamos con el drama y las vicisitudes de los protagonistas.

Ricardo Darín y Belen Rueda en 'Séptimo'. Fuente: Fox

Ricardo Darín y Belén Rueda en ‘Séptimo’. Fuente: Fox

‘Séptimo’ no ofrece nada original, nada que haga de la película una experiencia distinta a cualquier otro thriller. Lo único que está rodada en Buenos Aires por exigencias de la coproducción hispano-argentina de la que Julio Ariza es productor. En fin, que esta finca no es el Dakota, con lo que ello implica cinematográficamente. Desgraciadamente no estamos ante la maestría de Jaume Balagueró con ‘Mientras duermes’. Lástima que el cine pueda llegar a ser tan emocionante y aburrido a la vez.