Conocido principalmente por sus ácidas y corrosivas comedias, Billy Wilder también mostró su genialidad en todos los géneros que abordó, desde el cine negro, hasta el drama social, pasando por el suspense o la sátira hollywoodiense. Maestro en la narración fílmica, en la construcción de tramas y situaciones, en la escritura de chispeantes e ingeniosos diálogos y en establecer una mirada cáustica al mundo que le rodeaba, Billy Wilder permanece como uno de los personajes más talentosos que ha conocido la historia del cine.

Billy, cuyo nombre real era el de Samuel Wilder, nació en Sucha (Austria), el 22 de junio de 1906. Era hijo de Eugenia y Max Wilder, quien dirigía una cadena de cafeterías. Familiarmente fue llamado Billy desde niño a causa de su obsesión infantil con la figura de Buffalo Bill y el western, sintiendo predilección por las películas de Tom Mix y William S. Hart.

Tras concluir sus estudios secundarios, Wilder comenzó a estudiar derecho en la Universidad de Viena, pero abandonó las clases de leyes para trabajar como redactor en varios periódicos austriacos y posteriormente como reportero en una publicación berlinesa. Sería en Alemania y en el año 1929 cuando Billy Wilder comenzó a coquetear con el mundo del cine al escribir una buena cantidad de guiones para películas germanas. En esta primera etapa coincidió con personajes posteriormente importantes en el cine de Hollywood como Robert Siodmak, Fred Zinnemann o Edgar G. Ulmer.

La subida al poder del totalitarismo hitleriano en Alemania obligaría a Wilder, debido a su procedencia judía, a huir del país y asentarse en Francia, lugar en donde continuó trabajando como guionista y en donde dirigiría su primera película titulada ‘Curvas peligrosas’ (1934). Tras una breve estancia en el país galo, Wilder decidió dar el salto a los Estados Unidos, acompañado por otro exiliado germano, el actor Peter Lorre, con quien compartiría apartamento californiano.

La primera ocasión en la cual escribió directamente un texto para una película americana sería para el musical ‘Music in the air’ (1934). Esta etapa como guionista alcanzó su mayor cúspide creativa cuando formó equipo con Charles Brackett, con el que inició su colaboración en la comedia de Ernst Lubitsch ‘La octava mujer de Barbazul’ (1938).

Lubitsch se convertiría en el autor más influyente en la carrera de Billy Wilder. Los tres nombres más importantes para los que Brackett y Wilder trabajaron fueron Lubitsch, al que además de la citada ‘La octava mujer de Barbazul’ le escribieron ‘Ninotchka’ (1939); Mitchell Leisen, con el que colaboraron en deliciosas películas como ‘Medianoche’ (1939), ‘Adelante, mi amor’ (1940) o ‘Si no amaneciera’ (1941), y Howard Hawks, con el que colaboraron en ‘Bola de fuego’ (1941).

Por sus trabajos en ‘Ninotchka’ (1939), ‘Si no amaneciera’ (1941) y ‘Bola de fuego’ (1941), Billy Wilder y Charles Brackett conseguirían ser nominados al premio Oscar. En 1942 Billy Wilder debutaría en Hollywood como director con la comedia ‘El mayor y la menor’. Se trata de una película  protagonizada por Ginger Rogers y Ray Milland que sería continuado durante los años cuarenta por obras maestras como ‘Perdición‘ (1944), una excepcional muestra de cine negro o ‘Días sin huella’ (1945), soberbia descripción del problema del alcoholismo.

La década de los cincuenta resultó extraordinaria para el realizador austriaco. Prácticamente todos sus títulos son imprescindibles para entender la capacidad como autor de Billy Wilder. Aunque las películas más grandiosas de este periodo son ‘El crepúsculo de los dioses‘ (1950), ‘Traidor en el infierno’ (1953), ‘Testigo de cargo’ (1957) y ‘Con faldas y a lo loco’ (1959), sin olvidar cintas como ‘El gran carnaval’ (1951) o ‘Sabrina’ (1954).

Su talento como director y guionista fue reconocido por sus colegas de profesión a lo largo de su carrera. En los años cuarenta y cincuenta, además de las nominaciones citadas anteriormente, Billy Wilder fue candidato al Oscar por ‘Perdición’ (como director y guionista), ‘Días sin huella’ (como director y guionista), ‘Berlin-Occidente’ (como guionista), ‘El crepúsculo de los dioses’ (como director y guionista), ‘Traidor en el infierno’ (como director), ‘Sabrina’ (como director y guionista), ‘Testigo de cargo’ (como director) y ‘Con faldas y a lo loco’ (como director y guionista).

De todas estas nominaciones sacaría provecho en tres ocasiones, al lograr la estatuilla por ‘Días sin huella‘, tanto por su dirección como por su guión y por el texto de ‘Traidor en el infierno’. En 1960 rodó  la película ‘El apartamento‘, con el actor Jack Lemmon, que se convertiría en uno de sus máximos colaboradores en el plano interpretativo. El filme fue uno de sus títulos más populares y el más galardonado de su carrera, pues logró el premio a la mejor película, mejor dirección y mejor guión. Una auténtica joya del cine de los años sesenta.

En los años posteriores, el ritmo de producción de sus películas descendió pero la calidad de las mismas se mantuvo a gran nivel gracias a títulos (algunos de ellos muy infravalorados) como ‘Uno, dos, tres’ (1961), ‘Irma, la dulce’ (1963), ‘Bésame, tonto’ (1964) y ‘En bandeja de plata’ (1966). El guión de este último film le proporcionaría su última nominación a los Oscar.

Con el tiempo, Billy Wilder comenzó a cansarse del cine de la época y rara vez se sentaba en la silla de director. Cuando lo hacía, sus películas no funcionaban como lo hacían en tiempos pasados. Aún así, títulos tan memorables como la atípica ‘La vida privada de Sherlock Holmes’ (1970), ‘Avanti’ que en España se tituló ‘¿Qué ocurrió entre tu padre y mi madre?’ (1972), ‘Primera plana’ (1974) y ‘Fedora’ (1978) merecen un justo lugar en la historia del cine.

Tras filmar su última película, ‘Aquí, un amigo’ (1981), con la pareja Jack Lemmon y Walter Matthau, Billy Wilder decidió retirarse definitivamente del cine, dejando para el amante del séptimo arte una impresionante colección de momentos inolvidables que perdurarán para siempre en nuestros recuerdo. El 27 de marzo del año 2002, Billy Wilder fallecería a la edad de 95 años. El programa ‘Dias de cine’ de TVE,  le dedicó el siguiente reportaje:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-zJRHeFB9ps]