Crítica: Una dulce mentira


Una dulce mentira

Una dulce mentira‘ es la nueva película de Pierre Salvadori, al que no le gustan las medias tintas, y por eso en sus comedias las situaciones son llevadas hasta sus últimas consecuencias, sin que ello implique necesariamente censurar el comportamiento de sus personajes.

Audrey Tautou, la chica suspiro del cine francés, interpreta en esta ocasión a Émilie Dandrieux, la gerente de una luminosa peluquería de señoritas, en cuyas virtudes y sobretodo defectos se encuentran los principales méritos de la película.

Lo bien llevadas que están las tramas, y la gracia que tienen, hace que pasemos por alto soluciones de puesta en escena insatisfactorias (como por ejemplo, cuando Maddy descubre el pastel acompañada por la peluquera pánfila Paulette), así como determinados tópicos narrativos (véase el insuficiente dibujo de la figura paterna o el previsible final feliz).

En conjunto merece la pena ver ‘Un dulce mentira’ y dejarse llevar…

Artículo anterior Crítica: Cartas a Dios
Próximo artículo Crítica: No mires atrás

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *