Crítica: Un dios salvaje


Un dios salvaje de Polanski

Basada en la aclamada obra teatral de la dramaturga francesa, Yasmine Reza, el director polaco Roman Polanski, con una carrera imprescindible llena de títulos emblemáticos del séptimo arte como ‘Un cuchillo en el agua’, ‘La semilla del diablo‘, ‘Chinatown’ o ‘El pianista’, pone en escena este retrato de las miserias humanas, este collage sobre la naturaleza oscura del alma de la burguesía americana (francesa en la obra teatral) partiendo de la pelea entre dos chavales en la calle y finalizando con el poco ejemplarizante cuarteto de padres que acaban comportándose peor que sus hijos, sacando lo peor de sus postulados ideológicos y todos sus prejuicios sociales.

La destreza de Roman Polanski para jugar con las limitaciones escénicas del teatro dotándolas de una dinámica estrictamente cinematográfica quedaron bien patentes en ‘La muerte y la doncella’. La película funciona como un arrollador mecanismo de relojería, la rítmica de la tragicomedia es irresistible; no hay un solo detalle dejado al azar, y sin embargo Polanski consigue pulir cualquier evidencia de estructura narrativa para que nos metamos en el ajo sin obstáculos teatrales de ningún tipo.

Christoph Waltz en Un Dios salvaje
Christoph Waltz en «Un Dios salvaje» dirigida por Roman Polanski

‘Un dios salvaje’ esboza un diabólico estado de la cuestión moral de clase media americana y mundial. El resultado es un brutal espejo en el que emerge la gran farsa del ser social, la natural hipocresía de los principios esenciales que vertebran el modelo: familia, matrimonio, etc., el autoengaño de un modelo de vida basado en el simulacro y la apariencia, y la decadente pantomima de unas relaciones secuestradas por la dinámica de lo políticamente correcto.

No hay énfasis de ninguna clase ni trucos dramáticos de medio pelo, todo fluye de manera admirablemente natural en torno al descacharrante encuentro/desencuentro bilateral entre los dos matrimonios, cuatro actores en estado de gracia crecidos al son de la batuta de un maestro de la dirección actoral como Polanski.

Previous Desayuno con diamantes cumple 50 años
Next Crítica: La fuente de las mujeres

1 Comment

  1. 27 diciembre, 2011
    Responder

    Polanski está teniendo una ¿segunda, tercera…? edad de oro, no sé si es por su novia Emmanuelle pero últimamente todo lo que rueda es una joyita.
    Este hombre es carne de biopic algún día.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *