El arte de los títulos de crédito en las películas se está convirtiendo en un oficio  cada vez más perdido, aparte de algunas películas (James Bond) y de ciertos directores como David Fincher, Jason Reitman o Spielberg que siempre prestan especial atención a sus secuencias de crédito, se echa de menos el buen hacer de artistas como Saul Bass. Fallecido en 1996 pero del que seguimos disfrutando de su genialidad cada vez que vemos nuevamente su trabajo en la gran pantalla.

Saul Bass fue un diseñador gráfico del Bronx que se fue al Oeste en los años 40 y comenzó a trabajar en las promociones de películas. Trabajó con Otto Preminger, con el que colaboraría durante veinte años. Diseñó créditos y carteles para cineastas de la talla de Kubrick, HitchcockScorsese, a menudo en un estilo reconocible que hoy en día es fuente de inspiración de muchos diseñadores, solo basta echar  un vistazo a los créditos de ‘Atrápame si puedes‘ o ‘Mad Men’ si no me creen.

Selecciono siete de sus mejores obras, que pueden ver a continuación. Fue una elección casi imposible. Entre las grandes películas y títulos que quedan fuera están ‘Psicosis‘, ‘Con la muerte en los talones’, ‘Espartaco’ y su trabajo no acreditado en ‘Alien‘, pero uno tiene que trazar la línea en alguna parte. Desde Macguffin007 un pequeño tributo a este original maestro del diseño.

El hombre del brazo de oro (Otto Preminger, 1955)

Frankie Machine es un hombre con talento musical, sale de la cárcel y, además, consigue dejar la heroína. Su principal problema será encontrar un medio de vida honrado y evitar las drogas y el juego.

Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958)

Scottie Fergusson (James Stewart) es un detective de la policía de San Francisco que padece de vértigo. Cuando un compañero cae al vacío desde una cornisa mientras persiguen a un delincuente, Scottie decide retirarse. Gavin Elster (Tom Helmore), un viejo amigo del colegio, lo contrata para un caso aparentemente muy simple: que vigile a su esposa Madeleine (Kim Novak), una bella mujer que está obsesionada con su pasado.

Anatomía de un asesinato (Otto Preminger, 1959)

Frederick Manion (Ben Gazzara), un teniente del ejército, asesina fríamente al presunto violador de su mujer (Lee Remick). Ella contrata como abogado defensor a Paul Biegler (James Stewart), un honrado hombre de leyes. Durante el juicio se reflejarán todo tipo de emociones y pasiones, desde los celos a la rabia. Uno de los dramas judiciales más famosos de la historia del cine.

La cuadrilla de los once (Lewis Milestone, 1960)

Once amigos, compañeros de armas en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), planean robar, en una sola noche, cinco de los mayores casinos de Las Vegas. En el año 2001 Steven Soderbergh hizo un remake con un gran reparto.

West Side Story (Robert Wise y Jerome Robbins, 1961)

Moderna versión de Romeo y Julieta. En el West Side de Nueva York, un barrio marginal, se disputan la hegemonía dos bandas callejeras: los «sharks» son puertorriqueños, y los «jets», de ascendencia europea. El jefe de los primeros es Bernardo, que vive con su hermana María, la cual acaba de llegar a Nueva York. Una noche, en un baile, coinciden los dos grupos y se desencadena una violenta pelea.

Plan diabólico (John Frankenheimer, 1966)

El banquero, Arthur Hamilton (John Randolph), está viviendo días grises al lado de su familia cuando comienza a ser incitado por un amigo al que creía muerto, para que visite a La Compañía, donde le propondrán un cambio total de aspecto físico con el que podrá rehacer su vida dejando atrás todo su pasado. Hamilton accede a la compleja cirugía estética, pero ¿si le asegurará, este cambio, un futuro feliz?

La edad de la inocencia (Martin Scorsese, 1993)

Nueva York, año 1870. Newland Archer (Daniel Day-Lewis), un caballero de la alta sociedad neoyorquina, está prometido con May Welland (Winona Ryder), una joven de su misma clase social. Pero sus sentimientos cambian cuando conoce a la poco convencional prima de May, la condesa Olenska (Michelle Pfeiffer).

Si te han gustado los títulos de crédito de Saul Bass y te has quedado con ganas de ver más créditos cinematográficos te invito a que visites la web Forget the Film, Watch the Titles y que leas también el siguiente artículo donde hablamos de sus principales creadores y películas.

Y por si te has quedado con más ganas de disfrutar del trabajo de Saul Bass, compartimos un magnífico video montaje que recopila el trabajo del genial artista, del que pronto se cumplirá el centenario de su nacimiento.