En realidad en ‘Ted’ hay chistes que son divertidos solo porque salen de la boca de un oso de peluche. Dirigida por Seth MacFarlane e interpretada por Mark Wahlberg es capaz de recrear en torno al personaje osuno, hábilmente animado, la vulgaridad, el insulto racial, la homofobia y la misoginia.

El fallo de ‘Ted’ no es que sea ofensivo, si no que es aburrido y poco original. El realizador, creador de series como ‘Padre de familia’, provoca la risa fácil. La chica o el oso es el dilema que hace avanzar una trama que no puede ser más pobre y que se tiene que rellenar con las amenazas que recibe Ted de un tipo macabro (Giovanni Ribisi) y su hijo (Aedin Mincks). Gags sexuales y flatulencias acompañan la historia. El doblaje, realizado por Santi Millán, está plagado de referencias a la “cultura pop americana” extrapoladas a España, como el ya conocido: ”Yo por mi hija mato”. Por cierto, los fans de «Flash Gordon»  están de enhorabuena, pero los admiradores de Norah Jones lo sentirán seriamente.

Ted y Mark Wahlberg

El oso Ted y Mark Wahlberg

Hay fragmentos realmente divertidos, pero MacFarlane no tiene ninguna habilidad para despertar interés visual y desarrollar convenientemente una narración que vaya más allá del impacto del chiste fácil. En definitiva, una comedia ligerita, con tintes sentimentales que tapa la falta de ingenio del guión.

‘Ted’ se estrenó en EE.UU. con clasificación R (Menores de 17 años acompañados de un padre o tutor adulto). No se confundan, no es una película veraniega para compartir con los niños. Hay escenas que superan con creces la moralidad made in Usa. Mañana llegará a las salas españolas y será el momento para valorar la reacción del público. Alguna que otra risa  garantizada, como las que tuvimos el día de su preestreno gracias a Sensacine.

Haciendo un breve repaso cinematográfico os recordamos los osos de peluche más populares que han aparecido en el cine.