De 1969 a 2001 las Torres Gemelas hicieron innumerables cameos en las películas de Hollywood. A veces, con un lugar destacado en primer plano, y en otras desde la distancia. Este montaje es un tributo a su corta carrera en el cine. Un escenario clásico del paisaje neoyorkino que recordaremos con canciones de décadas pasadas.

Porque nadie ha sabido vender mejor su paisaje urbano que el cine estadounidense. ¿Quién no ha experimentado, cuando viaja por primera vez a NY, la sensación de haber atravesado la pantalla y econtrarse en medio de una película?

De hecho, es un reclamo turístico para mitómanos. El Nueva York cinematogáfico es una ruta obligada para cinéfilos. Si quieren ver la casa de piedra de Vito Corleone, que sepan que sigue estando al final de una calle de la isla neoyorquina de Staten Island…