Crítica: El gran Hotel Budapest


El Gran Hotel Budapest dirigida por Wes Anderson

El cine de Wes Anderson me vuelve a dejar sin palabras. El trabajo que este sabio del cine indie americano ha realizado con ‘El gran Hotel Budapest’ es sencillamente fascinante. Su particular imaginario visual no solo vuelve a cautivar por su hilarante estética, sino por la construcción de una historia que rebosa de un encanto inexplicable.

Como siempre, el mundo de Anderson recrea lugares increíbles. En esta ocasión la acción transcurre en un indeterminado país del centro de Europa, el ficticio Zubrowka. Igual de irreal es el Budapest, uno de esos hoteles en decadencia que rebosan de secretos. La película embriaga por su ambientación colorida, por sus texturas y por su excentricidad.

A esta brillantez formal hay que sumarle su habilidad para saber contar una historia. Los diálogos son ingeniosos y divertidos. La escena dedicada a una serie de breves llamadas telefónicas con conserjes de todo el mundo es sencillamente deliciosa, así como una fuga carcelaria difícil de olvidar y superar. También la magnífica interpretación de Monsieur Gustav, el legendario portero del Gran Hotel Budapest a principios de 1930, por parte de Ralph Fiennes, nos depara momentos memorables.

Ralph Fiennes sube en el ascensor de "El gran Hotel Budapest"
Ralph Fiennes sube en el ascensor de «El gran Hotel Budapest», película dirigida por Wes Anderson

La degradación moral, psicológica y social de los personajes vuelve a estar presente, como ya lo hiciera en ‘Moonrise Kingdom’, a lo largo de toda la película. Los acordes prodigiosos de la banda sonora de Alexandre Desplat nos evocan un mundo tan extraño pero cercano a la vez.

Sin duda, un derroche de talento que nos devuelve la confianza en otra manera de hacer cine. Una inmersión cinematográfica profundamente placentera.

Artículo anterior Películas malditas del cine
Próximo artículo Las mejores películas de ciencia ficción de la historia del cine

1 comentario

  1. Vicente
    20 marzo, 2014
    Responder

    Por la crítica, invita a verla. Intuyo que es una de esas películas que te deja un «buen sabor de boca».

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *