Si son lectores habituales de Macguffin007 habrán visto que en alguna ocasión enlazamos títulos de películas a Filmaffinity, que en su traducción del inglés sería afinidad cinéfila. Se trata de una web española que recomienda cine, y que cuenta con una base de datos integrada por muchas fichas técnicas y artísticas de películas. El funcionamiento es muy sencillo, ya que cada película recibe una puntuación media calculada por las votaciones recibidas por los usuarios. Puedes votar por una película desde un 1 (muy mala) hasta el 10 (excelente). Además, los usuarios registrados pueden publicar sus críticas de cine, las cuales pueden ser votadas por el resto de los usuarios, y también hay todo tipo de rankings.

Es tal la influencia que ejerce la web creada en 2002 por el crítico de cine Pablo Kurt y el programador Daniel Nicolás, que muchas personas consultan su base de datos para tomar la decisión de ver o no ver una película. ¿Pero que es más relevante en FilmAffinity? ¿La puntuación o el número de votos? Indudablemente, una película con buena puntuación y pocos votos no sería nada fiable. Pero no nos llevemos a engaños al pensar que la información más valiosa viene de las votaciones de la mayoría.

Filmaffinity

Imagen de la web Filmaffinity donde “El Padrino” (1972) ocupa el primer puesto en su base de datos.

Un fallo de esta red social de recomendaciones cinematográficas estriba en que los usuarios registrados pueden votar y nada garantiza que hayan visto realmente la película. Hay quienes por simpatía o antipatía hacia tal director, actor o actriz es capaz de ello, además, puede haber votos enmascarados por acciones de marketing de las propias distribuidoras de cine. Corregir este porcentaje de error es tarea imposible, ya que no se pueden implementar mecanismos de control parecidos al que tienen webs como Tripadvisor. Si fuera así, solo los espectadores que realmente hayan visto la película en el cine podrían votar.

Se nos ocurre que sería un registro fiable que las películas vistas en streaming a través de las plataformas de video on demand ofrecieran la posibilidad de votar online. Distribuidoras y exhibidores, que forman parte del negocio del cine, estarían encantados de que así fuera para dar mayor veracidad a las votaciones. Sin embargo, sería imposible este control en las películas que no están en cartelera porque los espectadores ya la han visto en otro soporte (DVD, Blu-Ray…) e incluso en la televisión.

Incluso dando por supuesto que todos los usuarios que han votado la película la hayan visto, se produce un fenómeno curioso que está relacionado con la espiral del silencio. Esta teoría se podría aplicar perfectamente al comportamiento de los espectadores a la hora de votar. Establece que, con el fin de evitar el aislamiento en sus opiniones, muchas personas adoptan para sí la opinión predominante. Por lo cual, si una película tiene una buena puntuación nos puede llegar a condicionar a la hora de votarla.

votaciones Filmaffinity

Si en Filmaffinity una película tiene 6 puntos es interesante cuando “realmente” equivaldría a “regular”.

Está claro que la opinión mayoritaria siempre afecta a la conducta y especialmente a la expresión sincera, lo que nos lleva a encubrir nuestra verdadera opinión personal. Por ejemplo, si descubrimos que ‘Bagdad café’  tiene un 7,1 (buena) en Filmaffinity corremos el riesgo de ver este auténtico bodrio, y además habrá algo en nosotros que nos impida votarla con un 1 (no existe cero). Por otro lado, los usuarios de la web española representan esa clase de personas que jamás ponen un 10. Parece que un diez es la perfección, y por ahora ninguna película es perfecta.

Para explicar gráficamente el comportamiento de los usuarios en Filmaffinity hemos realizado una visualización de las puntuaciones de las 29 películas de la etapa americana de Alfred Hitchcock. Para no aburrir con datos estadísticos hemos presentado la información asociada a la intensidad del color, de modo que el verde más saturado corresponde a las películas mejor puntuadas, y el verde menos saturado a las menos valoradas.

La conclusión no deja lugar a dudas: la película con más votos tiene la mejor puntuación. Corresponde a ‘Psicosis’ (1960), la película más conocida del director británico y la que sin duda se encuentra entre las mejores de su cinematografía. Lo mismo ocurre con las siguientes películas más votadas, como son ‘La ventana indiscreta’ (1954), ‘Con la muerte en los talones’ (1959) y ‘Vértigo’ (1958).

Sin entrar a discutir los gustos de los espectadores, lo que resulta decepcionante es ver como magníficas películas del maestro del suspense quedan relegadas a puestos inferiores. Se da en el caso de ‘Extraños en un tren‘ (1951), ‘El hombre que sabía demasiado’ (1956), ‘Frenesí’ (1972) y ‘Cortina Rasgada (1966). Estas películas merecerían compartir puntuación con ‘Psicosis’ e incluso superar a la sobrevalorada ‘Vértigo’. La duda que me asalta es porque ‘Matrimonio original’ (1941), la película menos valorada de la etapa americana de Hitchcock, solo tiene un 6 (equivalente a un “interesante”). ¿Por qué nadie se atreve a decir que Hitchcock también realizó películas regulares, flojas, malas y muy malas?

¿Qué opinan? ¿Nos podemos fiar de Filmaffinity para decidir si vemos una película? Igual conviene seguir guiándose por recomendaciones personales, críticas, información especializada, trayectorias de directores, actores o guionistas. Por eso te invitamos a que no dejes de leernos.