Crítica: Las dos caras de enero


Viggo Mortensen y kirsten Dunst en Las dos caras de enero

Si quieren ver este verano un buen thriller en la gran pantalla, su película es ‘Las dos caras de enero’. La cinta del director iraní Hossein Amini está basada en la novela de Patricia Higsmith y cuenta con la fantástica actuación de Viggo Mortensen que consigue darle a su papel la combinación perfecta de glamour, estilo, vileza y bajeza que su papel requiere. Oscar Isaac no lo hace nada mal, no en vano ya no podríamos imaginar ese papel interpretado por otro actor. Su personaje le cae como un guante. Sin embargo, Kirsten Dunst no pasa de una correcta interpretación.

Pese a que las referencias del director eran escasas, únicamente sus premiados trabajos como guionista en ‘Las alas de la paloma’ (1997) o ‘Drive’ (2011), solo el grato recuerdo de otras grandes películas basadas en novelas de Patricia Highsmith como ‘Extraños en un tren’ de Hitchcock o el ‘Talento de Mr. Ripley’ de Minghella fue el impulso necesario para descubrir esta película. Pese a ser su primer trabajo como director, Amini ha conseguido reflejar correctamente la literatura de Highsmith.

Escena de "Las dos caras de enero"
Escena de «Las dos caras de enero»

Al principio la película podría ser percibida como lenta, pero poco a poco te va atrapando en una trama que destapa las miserias de los personajes mientras avanzamos hacia el inevitable desenlace dramático. La recreación de la Grecia de los años 60 es simplemente maravillosa. Sin duda alguna, la ambientación ayuda a que la película tenga una fotografía excelente. Mención aparte merece el, como siempre, sobresaliente trabajo del compositor Alberto Iglesias. Los paisajes del país helénico son el mejor acompañamiento para la música de piano creada por el exitoso compositor donostiarra.

En definitiva, “Las dos caras de enero” es muy recomendable porque combina un buen guión basado en una fantástica obra literaria. Además, está aderezada con una buena interpretación al ritmo de una gran música y una inspiradora fotografía.

Artículo anterior Crítica: La jaula dorada
Próximo artículo Crítica: Omar

1 comentario

  1. Antonio
    2 julio, 2014
    Responder

    Pues en mi caso me dejó un poco fría la película o más bien la historia: demasiado simple para lo que dura, y, sí, la ambientación fotográfica y de época está realmente bien lograda así como que Viggo está bastante bien en su papel, y no están mal los demás actores.

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *