Crítica: Chef


Emjay Anthony y Jon Favreau en Chef

Chef‘, del director neoyorkino Jon Favreau, conocido por dirigir la saga de ‘Iron man’, es una película a medio camino entre una road movie, una comedia y un drama familiar. Además, introduce el fenómeno de las redes sociales dentro de la historia. No en vano, Twitter desempeña su papel protagonista en la película.

Además, el propio director ha escrito el guión y da vida al personaje de Carl Casper, un cocinero que decide emprender su propio sueño por negarse a las exigencias de su jefe, interpretado por Dustin Hoffman. Aquí, el actor de ‘Perros de paja’ pasa sin pena ni gloria y nos refirma en la idea de que muchos actores veteranos parecen no saber elegir muy bien sus papeles en el fin de su carrera. A fin de cuentas, tampoco desentona sobremanera, ya que el resto de la interpretación tiene muchas carencias. De hecho, Sofía Vergara vuelve a repetir su encasillado papel de madre histriónica. Una lástima que Scarlett Johansson y Robert Downey Jr. se dejen ver en papeles tan secundarios.

Jon Favreau y Roy Choi en Chef
Jon Favreau y Roy Choi en Chef. Fuente: Sony Pictures

Si bajamos nuestras expectativas cinematográficas este verano puede que lleguen a pasar un rato entretenido viendo las desventuras de este personaje en busca de su particular «sueño americano«. Y es precisamente su viaje por Estados Unidos con su camión de comida de tacos el que prevalece en la historia y el que impide desarrollar eficazmente el conflicto familiar. Sencillamente no resulta creíble su relación con su ex y con su hijo.

Lo que si es una certeza es que Favreau, considerado un cineasta indie, vuelve a sus raíces con una historia que nos descubre su amor por la cocina, en concreto por la comida basura. De verdad que nunca había visto tanta grasa y colesterol en el cine.  Y aquí es cuando uno se pone a recordar películas que tratando la gastronomía han hecho honor al cine.  ¿Quién no recuerda a ‘Deliciosa Martha’, ‘Chocolat’ o la española ‘Fuera de carta’? Dejando de lado odiosas comparaciones, hay que reconocerle el mérito de despertarnos cierta empatía con los personajes. De este modo te olvidas por momentos de lo que estás presenciando. ¡Bon appétit!

Previous Concurso Guardianes de la galaxia: te invitamos al preestreno en Madrid
Next Los chicos de la banda de William Friedkin: una película de culto

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *