Crítica: Ahí os quedáis


Ahi os quedáis

Si quieres ver una típica comedia norteamericana, vete a ver una película del director canadiense Shawn Levy. Desgraciadamente su última obra, ‘Ahí os quedáis’, no es original, nada original.

La película cuenta la vida de los miembros ya adultos de una familia que pasan cierto tiempo juntos con motivo del funeral de un familiar. Y claro, sucede lo típico: reviven momentos entrañables y otras veces desagradables de la historia de su familia sacando a relucir viejas rencillas y secretos. Cada miembro se retrata como los demás esperaban y no puede faltar la confesión de las miserias personales que se intentan ocultar, así como el desvelo de algún que otro secreto. Parte de lo que ya vimos, por ejemplo, en la británica ‘Un funeral de muerte’ (2007), y de la que tres años más tarde se hizo un remake al más puro estilo «estadounidense» dirigida por Neil LaBute. Película bastante mediocre en comparación con su predecesora.

Parece que Shawn Levy sabe que su película tiene un argumento ya muy trillado y por eso ha intentado hacer diferente la historia con giros distintivos relacionados con la tradición judía, como el sorprendente descubrimiento tardío de la tendencia sexual de algún miembro de la familia o la complicada crisis matrimonial del protagonista. En ciertos momentos todo parece bastante intencionado y en ocasiones nada verosímil, lo cual empeora aún más la valoración general de la cinta.

Rose Byrne y Jason Bateman en "Ahí os quedáis". Fuente: Warner Bros
Rose Byrne y Jason Bateman en «Ahí os quedáis». Fuente: Warner Bros

Shawn Levy suele llevar al cine historias distintas, como cuando vimos en 2013 ‘Los becarios’ con Vince Vaughn y Owen Wilson dando vida a dos comerciales cuarentones «old fashion», que deciden, al quedarse sin empleo, ponerse al día gracias a un beca en la innovadora Google; o como en 2010 cuando en ‘Noche loca’, con Steve Carrel y Tina Fey, el director crea una trama original contándonos la vida de una pareja sumergida en la monotonía conyugal que llegan a saltarse las reglas para vivir toda clase de arriesgadas aventuras. No son grandes películas, pero al menos no repiten historias ya contadas.

Podríamos reconocer ciertas virtudes en ‘Ahí os quedáis’. Una de ellas sería cuando te arranca alguna carcajada. Porque hay que reconocer que en ocasiones entretiene y por lo general los actores están correctos. Solo brilla en el reparto la interpretación de Jason Bateman, que sabe transmitir el hecho de estar viviendo un momento crítico personal dentro de otro momento de crisis colectivo. Sin embargo, la cómica Tina Fey, la hermana de Bateman en la ficción, decepciona porque no entendemos muy bien que nos quiere transmitir. Correctas están Jane Fonda como madre de la prole y Rose Byrne como amiga fracasada que nunca salió del pueblo.

En definitiva, hay muchas películas en cartelera que merecen más nuestro tiempo y dinero. Ahora, si lo que queréis es ver una película simplona y algo graciosa, ‘Ahí os quedáis’ es lo que estáis buscando.

Artículo anterior Los cameos de Torrente 5: Operación Eurovegas
Próximo artículo Historias del Canal, una película que humaniza el Canal de Panamá

1 comentario

  1. Vicente
    8 octubre, 2014
    Responder

    Totalmente de acuerdo con la crítica. Una película que pasará sin pena ni gloria. La salva la presencia de toda una veterana y acreditada actriz; Jane Fonda, la cual hace un digno papel.

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *