A propósito de Foxcatcher: ¿quién fue John du Pont?


John du Pont en el gimnasio de Foxcatcher

Los hermanos estadounidenses Dave y Mark Schultz fueron famosos y pasaron a la gloria del deporte americano desde que ganaron el oro olímpico en lucha libre en los Juegos de Los Angeles de 1984. Sin embargo, a partir del 26 de enero de 1996 todo cambió para ellos porque el hermano mayor de los Schultz, Dave, fue asesinado de tres tiros por su mentor y amigo John du Pont.

Este caso es el que inspira la película dirigida por Bennett Miller, ‘Foxcatcher’, donde Steve Carell da vida a John Eleuthère du Pont (1938 – 2010), un excéntrico y enfermizo millonario, vástago de una de las familias más antiguas y prestigiosas de la historia americana. ¿Pero quiénes eran realmente los du Pont?

Los orígenes de su familia se remontan a finales del siglo XVIII en Francia. Pierre du Pont, uno de los parientes más antiguos conocidos de la familia, era un confidente del rey Luis XVI. Su hijo, Eleuthère Irénée du Pont, fue aprendiz de Antoine-Laurent de Lavoisier, un hombre considerado como el padre de la química moderna. En el momento en que los franceses fueron conocidos por hacer la mejor pólvora del mundo, Eleuthère ya había aprendido cómo fabricarla. Por desgracia, la Revolución Francesa cortó su aprendizaje y tuvo que huir de Francia para América en 1799 con el resto de la familia.

Poco después de la llegada de Eleuthère a los Estados Unidos, se dio cuenta de la mala calidad de la pólvora que se fabricaba allí. Enseguida vió una oportunidad de negocio y se decidió a abrir su propia fábrica de pólvora negra aplicando su sofisticado conocimiento sobre el proceso de fabricación. Eleuthère llegó a crear un producto que afectaría al curso de la historia de Estados Unidos durante casi doscientos años. Los duPont fueron capaces de sacar provecho de la gran demanda de municiones durante la Guerra Civil, así como de la expansión del ferrocarril en el oeste americano. Du Pont conseguiría ser el mayor proveedor de explosivos militares de los EE.UU. en la Primera Guerra Mundial y más tarde fue el creador del nylon, teflón, Mylar, Kevlar y Lycra.

El firme compromiso de la familia du Pont con el trabajo duro ha dado lugar a una dinastía y fortuna sin igual en la historia estadounidense. Hoy el nombre du Pont significa una compañía global que ha estado en la vanguardia de la innovación tecnológica durante más de dos siglos. La DuPont Company está actualmente valorada en cincuenta mil millones de dólares y está presente en más de setenta países de todo el mundo.

John Eleuthère du Pont, para quien paradójicamente la pólvora se convirtió en el principio de su fin, era el tatara-tatara-nieto de Eleuthère Irénée du Pont.

Fuente: Vértigo Films
Previous Crítica: Foxcatcher
Next Crítica: Timbuktu

1 Comment

  1. Carlos Pedro
    3 septiembre, 2018
    Responder

    La película es un tostón, pero muy real. No es más rico el que más tiene, y es gracioso el ver que si estas loco pero eres rico es excentricidad…si eres pobre, locura. Al psiquiátrico el último, a vivir sus excentricidades el primero… Tanto tienes, tanto vales. Los traumas dejan unos surcos emocionales imposibles de superar por algunos y que te llevan a costumbres vitales irracionales y muy molestas para otros. Lo digo por experiencia, yo los he superado pero no mis malas costumbres de vida, que son el fruto de una vida maltratada. Nunca es tarde para nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *