Crítica: Una historia real


James Franco en Una Historia Real

Una historia real’ es un thriller dirigido por el británico Rupert Goold, el cual solo tiene en su haber en su corta carrera cinematográfica dos adaptaciones de Shakespeare. Basada en hechos reales, cuenta la incesante búsqueda que emprende el desacreditado periodista del New York Times Michael Finkel (Jonah Hill) por conocer los verdaderos motivos por los que Christian Longo (James Franco) fue capaz de matar repentinamente a toda su familia.

Dicho así podríamos pensar que estamos ante un escalofriante thriller. Pues nada más lejos de la realidad. A pesar de la voluntad de ofrecer, con escasas pinceladas, un perfil complejo de un asesino como Longo, la adaptación a la ficción de una historia real está demostrado que nunca será tan profunda y llena de matices. Lejos de concebir una película que nos atrape, ‘Una historia real’ se convierte en un monótono juego del gato y el ratón.

Una Historia Real
Jonah Hill y Felicity Jones en «Una historia real». Fuente: Fox

Los dos protagonistas mantienen una relación un tanto extraña, hasta el punto que Finkel llega a sentir verdadera fascinación por Longo, proyectando en él sus propias carencias. En cierta manera, el personaje de Christian Longo es indescifrable y hermético, pero con un toque de simpatía y encanto, lo cual convierte a James Franco en el actor más indicado para este filme, aunque su registro interpretativo sea un tanto contenido, a diferencia de Jonah Hill (‘El lobo de Wall Street‘), el cual sorprende y agrada.

El ambicioso intento de retratar el aspecto psicológico que subyace en la historia provoca ciertas grietas en la película que impiden un buen resultado. Quizás el problema radica en llevar al cine una historia no lo suficientemente buena. Hablamos de construir una realidad que a lo mejor no es del todo real, pero sí profundamente verosímil para que la historia cale entre los amantes del género. Rupert Goold recrea una atmósfera, unos personajes y unas situaciones que pierden fuelle más rápido de lo que nos gustaría. El conjunto es, con todo, un tanto confuso.

Previous Homenaje a las emociones de las películas de Pixar
Next Crítica: A primera vista

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *