Febrero siempre significó Oscar. Con la entrada en el segundo mes del año se inician quinielas, porras, apuestas y predicciones en torno a lo que pasará en el Dolby Theatre en la 88ª edición de los premios concedidos por La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. En Macguffin007 no vamos a ser menos. Como cada año vamos a intentar pensar como los académicos y predecir los ganadores de los premios en categorías interpretativas. Comenzamos por el Mejor Actor de Reparto o Secundario en los Oscar 2016.

Silvester Stallone en Creed

Silvester Stallone en «Creed», nuestro favorito para el Oscar a mejor actor secundario

Si bien no está tan cerrada como lo estaba esta categoría el año pasado con J.K Simmons por ‘Whiplash’, sí es cierto que en las últimas semanas se ha decantado mucho más la balanza en favor de la victoria de Sylvester Stallone. El tan veterano, como repudiado actor por La Academia, es el candidato más firme a alzarse con la victoria, y no solo por la intrahistoria de conseguirlo con el personaje que le cambió la vida, sino porque su actuación en ‘Creed‘ es fantástica, tierna y emocionante. Sly es el favorito del público y la crítica (ha ganado más premios que nadie en la temporada y el Globo de Oro lo refuerza), y su victoria probablemente sea uno de los momentos más emotivos de la noche.

Cuando se estrenó ‘El Puente de los Espías‘, muchos daban por segura la victoria de Mark Rylance. Ganó numerosos premios durante la carrera, pero en la recta final ha perdido batallas decisivas que lo han hecho prácticamente claudicar ante Stallone. Perdió el Globo de Oro ante este último, y el día 30 no ganó el SAG (Sindicato de Actores), en favor de Idris Elba cuando ni siquiera Stallone estaba nominado. Una victoria de última hora en los BAFTA puede darle vida y apretar un poco la lucha con Stallone.

Christian Bale es uno de los actores más respetados de la industria, quién además se ha convertido en la última década en un venerado de La Academia (3 nominaciones y un galardón en los últimos 6 años). Su nominación no sorprende y no es injusta, puesto que su interpretación en ‘La Gran Apuesta‘ es fabulosa. No obstante, a pesar de firmar un papel interesante y con toques físicos de por medio, su candidatura está ensombrecida por el fenómeno de Stallone. El efecto arrastre de victorias que coseche su película pueden ser una ayuda crucial para su victoria el día 28 de febrero.

Un escalón por debajo se encuentran los dos siguientes actores. El primero es Mark Ruffalo, que este año estrena ‘Spotlight‘, una de las favoritas a alzarse con la estatuilla a Mejor Película. Si ‘Spotlight’, al ganar el SAG el día 30 y recuperar parte del oxígeno que se le fue al perder el PGA (Sindicato de Productores), fuese la película vencedora en los Oscar, Ruffalo podría verse beneficiado por la estela de este triunfo. Está muy difícil, pero cosas más grandes se han visto en los Oscars, y si no que se lo pregunten a ‘Brokeback Mountain’.

Tom Hardy es el quinto nominado y el hombre que logró sacar de la terna a un señor papel como el de Idris Elba. Su nominación se entiende de nuevo por el fenómeno que ha producido la película en la que sale: ‘El Renacido‘. Hardy obtiene su primera nominación (y no la última) este año después de una filmografía muy interesante y de un gran año 2015. Es la opción menos factible y su nominación es más un premio en sí mismo que una candidatura, pero de nuevo el que ‘El Renacido’ gane premios puede concederle el privilegio de la sorpresa.

¿Cuál es tu favorito?