Calle Cloverfield 10‘ es una película rodeada de misterio desde su campaña de marketing. Parece haber estado oculta, como un secreto, hasta que hace poco más de una semana, la prensa americana pudo verla y las críticas fueron excelentes. La producción corre a cargo del aclamado director de ‘Star Wars: el despertar de la fuerza’, J. J. Abrams. La dirige un debutante llamado Dan Trachtenberg, y el guión es de Josh Campbell, Matthew Stuecken y Damien Chazelle (director de ‘Whiplash‘).

La película es una especie de spin-off de ‘Monstruoso (Cloverfield)’, pero poco o nada tiene que ver con esta. ‘Calle Cloverfield 10‘ cuenta la historia de Michelle, una joven que tras sufrir un accidente de coche, se despierta encerrada y atada en una habitación de un búnker. A partir de ahí, comienza un juego entre el captor y la secuestrada, entre lo que es verdad y lo que es mentira. Y para disfrutar esta película, es esencial que el espectador entre en ese juego y se deje manipular.

El comienzo es muy estimulante. El director sabe manejar la tensión, de forma que consigue involucrarnos en esa atmósfera extraña con talento. Al principio, el ritmo es muy ágil, y los giros de guión resultan muy efectivos. Desgraciadamente, esto no se mantiene todo el tiempo, ya que conforme avanza el metraje decae ligeramente. La mayoría de situaciones pretendidamente cómicas, no funcionan, y no hacen más que alterar el tono de la propia película. Es mucho mejor cuando decide centrarse en el personaje principal, en su desconfianza y en sus ganas de salir de allí, que cuando intenta abarcar más.

Calle Cloverfield 10

John Gallagher Jr., Mary Elizabeth Winstead y John Goodman en “Calle Cloverfield 10”. Fuente: Paramount

En cualquier caso, el final (que tendrá muchos detractores) vuelve a recuperar la capacidad de sorprender y de mantener la completa atención del espectador. Es un cambio de tono y un giro que resulta bastante diferente a todo lo que habíamos visto anteriormente en la película. Para mí, deja muy claro las intenciones reales del filme, que son entretener por encima de todo, que el público pase un buen rato y que no se espere en ningún momento lo que va a pasar. Lo consigue. No creo que sus ambiciones vayan mucho más allá de la mera evasión.

A pesar de esto, la película es más que aceptable en todos sus apartados, desde un guion juguetón tan efectivo, como -admitámoslo- efectista; hasta las estupendas interpretaciones del elenco, a destacar John Goodman, en un papel del que se hablará bastante. El uso de la música es quizá algo excesivo y en alguna ocasión abusa de los golpes de sonido.

Por lo demás, ‘Calle Cloverfield 10’ es un producto divertido e intrigante, que no es ni la mitad de buena que lo que la prensa estadounidense ha dicho de ella, pero que da lo que promete. Hay que verla como lo que es: una opción para pasar un buen rato.

No dejes de leer