Crítica: Lobo (Theeb)


Escena de Lobo (Theeb)

Lobo‘ (Theeb) es toda una sorpresa cinematográfica. Naji Abu Nowar, director británico de origen jordano, ha logrado con este trabajo el premio al Mejor Director en el Festival de Venecia en la sección Horizontes de 2014 y además su película estuvo nominada al Oscar de habla no inglesa en el año 2015. Un gran éxito teniendo en cuenta que se trata de su primer largometraje.

La película nos traslada a Oriente Medio del año 1916, cuando el Imperio Otomano estaba a punto de caer y ya era la sombra de lo que había llegado a ser. El maravilloso desierto de Wadi Rum en Jordania es un personaje más en esta historia reflejo de las costumbres y cultura beduina. Comunidad con los pies descalzos sobre la arena, conversaciones alrededor de una hoguera y comprometida con sus tradiciones. Una tribu en medio de un polvorín donde los hechos históricos se suceden.

Jacir Eid Al-Hwietat en Lobo
Jacir Eid Al-Hwietat en una escena de «Lobo». Fuente: Film Buró

‘Lobo’ es una película mezcla de aventuras, Historia y naturaleza protagonizada por actores beduinos no profesionales donde destaca la mirada del protagonista Jacir Eid Al-Hwietat. Éste interpreta a Theeb (Lobo), un niño que aprende gracias a su hermano cómo ser un buen beduino. Enseñanzas que le permitirán ser un auténtico morador del desierto, orgulloso miembro de su tribu y que cuando surgen los problemas le permitirá salir adelante solo y por su cuenta.

La quietud de sus vidas desaparece cuando haciendo gala de la hospitalidad beduina, el hermano de Theeb debe guiar por el desierto a un Oficial del Ejército Británico que de repente aparece en su tienda. La travesía se sabe que es peligrosa debido a los bandidos y revolucionarios que transitan por el desierto. El pequeño protagonista no duda en seguirles en secreto hasta que los alcanza y se une a la expedición. Los problemas no tardan en aparecer y Theeb debe luchar por su supervivencia. Una odisea dramática realmente emocionante que le permite demostrar el honor y lealtad de un verdadero beduino.

La cuidada fotografía evoca a la de ‘Timbuktú‘ por su excelente utilización de los paisajes desérticos y su luz. Pese a sus muchas virtudes, quizás nos hubiera gustado que la película nos mostrara el conflicto dramático antes y que no tuviera un final tan precipitado. Aún así, ‘Lobo’ es una gran historia que merece ser vista. Testimonio de que no hay región tranquila en tiempos de guerra, de la pérdida de la inocencia así como de la lucha de un pueblo por la permanencia de sus costumbres.

Artículo anterior Crítica: Las mil y una noches: vol. 2, El desconsolado
Próximo artículo 10 finales de películas que nunca olvidaremos

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *