Julie Delpy vuelve a nuestras pantallas, esta vez como directora con ‘Lolo’, su sexto largometraje. La polifacética Julie que actúa, escribe y canta se ha lanzado con esta comedia adulta al más puro estilo francés obteniendo un resultado excelente. Y no es de extrañar que habiendo trabajado con Godard, Kieslowski o Linklater nuestra querida Delpy sea capaz como realizadora de convertir en atractivo un producto, a la postre, tan ligero.

Violette, que intrepreta la propia Delpy es una sofisticada parisina dedicada al mundo de la moda. Tras muchas relaciones fallidas conoce a Jean-Rene, interpretado por Dany Boon, y la química funciona. Él es un sencillo informático del sur de Francia con una vida muy diferente, pero a punto de mudarse a París. La dificultad no reside tanto en que un informático de provincias se adapte a la vida excitante de una directora artística de pasarelas de moda parisinas. El problema será que el hijo de ella, Lolo, permita que alguien le quite su puesto en el corazón de mamá.

Vincent Lacoste y Julie Delpy en Lolo

Vincent Lacoste y Julie Delpy en “Lolo”. Fuente: Golem

Delpy explora su lado más cómico con este personaje sentimentalmente torpe y cegada de amor por un hijo bastante cabrón. Se acompaña de un grande de la comedia francesa, Dany Boon inolvidable por el exitazo de ‘Bienvenidos al Norte. El gran cómico interpreta a la perfección al provinciano que, fuera de su ambiente y enamorado locamente, siempre intenta agradar. Para el único toque rebuscado de toda la trama cuenta con Vincent Lacoste, ese hijo tiránico, maquiavélico y con dobleces. Delpy trabajó con él en ‘El Skylab’ y escribió el personaje del hijo con complejo de Edipo para él.

‘Lolo’ es una típica comedia francesa con una pareja atípica y un enredo original. Es una cinta que cuenta una historia sencilla con personajes, situaciones y diálogos divertidos. Bien dirigida, montada e interpretada. Tiene unos diálogos descarados que mantienen al espectador sentado en la butaca y despiertan la sonrisa. Una película divertida que te asegura un buen rato. Sin más pretensiones.