La película china ‘I am not Madame Bovary’ dirigida por Feng Xiaogang ha ganado la Concha de Oro en la 64º edición del festival de cine de San Sebastián. La película cuenta con la particularidad de estar rodada en su mayor parte en formato circular. Narra la historia de Li Xuelian, que monta un falso divorcio para obtener un segundo apartamento, pero cuando su marido se vuelve a casar inesperadamente, Li presenta una demanda que pierde, porque el divorcio cumplía con los procedimientos legales. Después de recurrir al juzgado sin éxito, Li emprende un absurdo periplo de diez años.

A través de esta insólita premisa, Xiaogang realiza un divertido y absurdo viaje en esta propuesta totalmente única y diferente. El director cuenta esta historia jugando con distintos y arriesgados formatos y sale airoso del arduo trabajo que conlleva manejar los encuadres y la composición de los planos en, por ejemplo, un círculo. Respaldado por una bellísima fotografía, Xiaogang firma un brillante ejercicio de estilo dirigido de manera magistral. La cámara a penas se mueve excepto en los momentos más decisivos, y propone un interesante juego entre contracampos y saltos de eje (intencionados, por supuesto).

I am not Madame Bovary

Fan Bingbing en ‘I am not Madame Bovary’

La película, pese a su extravagancia, encuentra el tono en sus primeros minutos y nunca lo pierde. Con un humor rozando el absurdo y gracias a algunos personajes entrañables, resulta una comedia verdaderamente divertida y fresca. Es cierto que el epílogo es bastante prescindible y que es algo irregular a veces, pero tiene los suficientes aciertos como para ser relevante y digna de ver.

No en vano, la interpretación de Fan Bingbing le ha valido a la actriz china la Concha de Plata a la mejor actriz del festival donostiarra. Sin duda, por películas tan arriesgadas y marcianas como ‘I am not Madame Bovary‘ merece la pena venir a festivales de cine a descubrirlas.