T2 Trainspotting‘ es la esperada secuela de Trainspotting, película de culto y cumbre en la carrera de Danny Boyle, que se presentaba en la Berlinale en la sección oficial fuera de concurso. La acción transcurre veinte años después de lo que sucedió en la primera entrega, con unos Renton, Sick Boy, Franco y Spud que se han desentendido los unos de los otros por diferentes motivos. Cada uno ha seguido con su vida de la manera que han podido, pero siempre con una mirada hacia el pasado, hacia esos jóvenes drogadictos que corrían por las calles de Edimburgo metidos de heroína y que se lo pasaban en grande jugando al billar y armando bronca en los pubs. Renton es el que ha cambiado más radicalmente, y aparentemente al que mejor le va de todos.

La película de Boyle en ningún momento se propone ponerse al mismo nivel que la original. Es un producto perfectamente consciente de lo que es y a quién está dirigido: a los fans de ‘Trainspotting’ y que recuerdan con cariño a sus personajes. Podría decirse que se trata exclusivamente de un ejercicio nostálgico, destinado a complacer a esa generación que vivió el fenómeno de adolescente en 1995. Y consigue ser efectiva, entretenida y divertida –a la par que menor, claro-.

T2 Trainspotting dirigida por Danny Boyle

Escena de “T2: Trainspotting” dirigida por Danny Boyle. Fuente: Sony Pictures

El guion es muy simple, y muy lejos de ser redondo, ya que hay algunas decisiones bastante cuestionables sobre el comportamiento de los personajes (¿de verdad no han tenido absolutamente ninguna noticia los unos con los otros durante veinte años?), pero funciona de forma admirable, introduciendo guiños ingeniosos y eficaces. Especialmente durante la primera parte, porque en el tramo final pierde algo de fuelle.

En ‘T2 Trainspotting‘, básicamente repite la fórmula de la original, y por supuesto se sitúa muy lejos de ella, pero como se comentaba unas líneas atrás, hay que ver esta segunda parte como una especie de regalo. Y como un entretenimiento digno que cumple con sus humildes intenciones.

Logo Berlinale