Crítica: Un hombre llamado Ove


Rolf Lassgard en Un hombre llamado Ove

La película sueca ‘Un hombre llamado Ove‘ escrita y dirigida por Hannes Holm retoma la figura del gruñón en el cine. Basada en el libro de Fredrik Backman del mismo nombre mezcla humor negro y melodrama con resultados no del todo satisfactorios, ya que no termina de convencer, algo que si hicieron recientemente otros personajes como Fúsi en ‘Corazón Gigante‘ o Allan Karlsson en ‘El abuelo que saltó por la ventana y se largó.

Aquí no se nos presenta a Ove (Rolf Lassgård), un hombre rudo y solitario obsesionado por las normas, que lleva de cabeza a todo el vecindario. Se trata de un personaje marcado por una serie de acontecimientos que se van desvelando a base de flashbacks y que nos permitirán comprender su personalidad, forjada a base de su visión negativa del mundo. Sin embargo, su perdida de fe en él mismo es puesta a prueba por una familia que se muda a la casa de al lado y es cuando la película necesita indagar en el pasado de Ove, y es quizás en esas secuencias cargadas de sentimentalismo al más puro estilo melodramático cuando el filme comienza a divagar y a no encontrar su sitio.

Un hombre llamado Ove dirigida por Hannes Holm
Escena de «Un hombre llamado Ove» dirigida por Hannes Holm. Fuente: Emon Films

La candidata sueca al Oscar y ganadora del premio a mejor comedia de la European Film Academy (EFA) también abre la posibilidad de hablar de la vejez desde lugares poco comunes. Quizás se nos invita a empatizar con un hombre cuyas carencias solo pueden ser completadas por un otro inesperado, pero la percepción que deja Ove en el espectador es excesiva y hace que la estructura de la historia se tambalee por momentos.

El relato no avanza con la fluidez necesaria y la acumulación de elementos nos hace preguntarnos hacia dónde se mueve el filme. A pesar de ello no logra echar por tierra los humildes logros que consigue esta atípica película, llena de humor surrealista (sobre todo en las escenas suicidas) y que lleva asociada una crítica a la burocracia sueca y a su estado del bienestar incluido. Y también con España, ojo con la escena ambientada en nuestro país, que no deja de ser de lo más reveladora.

Previous Todas las canciones de las películas de Wes Anderson en Spotify
Next David Lynch: The Art Life

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *