Un domingo más, los Oscars tienen su hueco en Macguffin007. Si la semana pasada se estrenaba la sección con el análisis de la terna de nominados al Mejor Actor Secundario donde el favorito para la web era Sam Rockwell por su estupendo papel en ‘Tres anuncios en las afueras‘, hoy le toca el turno a la categoría de reparto femenina, donde las cosas están muy parecidas en cuanto al estado de la carrera, con una favorita que no ha arrasado en la temporada pero que sí ha asestado golpes importantes en la mesa en eventos clave. La actriz que camina con la vitola de favorita responde al nombre de Allison Janney, que hace de entrenadora y mentora de la Tonya Harding interpretada por Margot Robbie en la película de Craig Gillespie llamada ‘Yo, Tonya‘.

Como Sam Rockwell, Allison Janney no ha ganado todos los premios de la crítica, pero ha sido la ganadora incontestable para el Sindicato de Actores, la prensa extranjera (Globos de Oro) y los Critics’ Choice. Aunque sea una actriz más televisiva que cinéfila, resulta increíble que a sus 58 años Janney no haya estado nunca nominada al Oscar a pesar de participar en películas premiadas por La Academia como ‘American Beauty’ o ‘Criadas y Señoras’ y de ser parte de la carrera durante los años de estreno de estas películas (de hecho, su victoria en el SAG supone su tercer triunfo en el gremio de actores de Hollywood). Que sea novata no parece suponer un problema para que se imponga la noche del 4 de marzo, ya que lo único que realmente se interpone en su camino a la victoria es que ‘Lady Bird‘, una de las frontrunners en Mejor Película, arrase esa noche tanto como para que Laurie Metcalf, la principal oposición de Janney en la categoría, se lleve el gato al agua.

Si Laurie Metcalf es la otra gran candidata a ganar la estatuilla es por méritos propios. Al igual que su homónima Allison Janney, los tres Emmys que ha ganado en su carrera prueban que su hábitat natural es la pequeña pantalla, pero su actuación en ‘Lady Bird’ ha levantado los aplausos indiscutibles de la crítica profesional (ha ganado la friolera de 28 premios) y acaparado la atención de los académicos que la han nominado por primera vez al Oscar a los 62 años. El vehículo que Greta Gerwig le da a Metcalf para que borde a esa madre tan intensa y emocional debería ser suficiente para catalogarla como la mejor actuación de reparto femenina de la temporada, pero el ‘push’ hacia la candidatura de Janney es más evidente y va en detrimento del de la actriz de Carbondale, Illinois. Sólo por el efecto arrastre de su película o en una posible división de votos podría salir vencedora, aunque la conquista silenciosa de ‘El Hilo Invisible‘ en las últimas semanas puede jugar también en su contra dándole la victoria a Lesley Manville.

La gran tapada de la terna se llama Lesley Manville. Hasta este año no había sido nominada nunca por La Academia, ni siquiera por la prensa extranjera. Sólo los BAFTA habían apostado por la actriz británica y fue hace ya 8 años por ‘Another Year‘, una comedia dramática de esas tan de Mike Leigh. Sólo ha ganado dos premios de la crítica, pero la sorprendente corriente de respeto y apoyo que La Academia le brindó a la película de Paul Thomas Anderson la ha puesto en un lugar estratégico para alzarse con la victoria como quién dice ‘a la chita callando’ emulando a su manera a la gigantesca y aún controvertida hoy día victoria de Marisa Tomei hace 26 años por encima de las favoritas Judy Davis y Vanessa Redgrave. Una victoria la semana que viene en los BAFTA catapultaría sus opciones de triunfo a la vez que disminuirían las de Allison Janney y las de Laurie Metcallf. Si La Academia oficializa su amor por ‘El Hilo Invisible‘, su victoria es muy viable. Su principal hándicap es básicamente que no es la favorita.

Nominadas a mejor actriz secundaria en los Oscars 2018

Nominadas a mejor actriz secundaria en los Oscars 2018 (Allison Janney nuestra favorita).

Las otras dos candidatas son opciones más de victoria moral que de victoria real al galardón. Octavia Spencer, una de las actrices más veneradas por La Academia en los últimos años (un Oscar y tres nominaciones en siete años, las dos últimas de manera consecutiva por ‘Figuras Ocultas‘ y por ‘La Forma del Agua‘), sufre el mismo caso que el de su compañero de reparto, Richard Jenkins. Su presencia, sin desmerecer su papel en la película, se debe más a la ola de éxito que ha levantado la nueva criatura monstruosa de Guillermo del Toro, y su nominación es una pequeña porción de esa dominación que la cinta del mexicano ejerció durante las votaciones el día 23 de enero. Spencer ocupó finalmente el puesto en el quinteto de nominadas por encima de actrices como Tiffany Haddish, Catherine Keener, Tatiana Maslany o Patricia Clarkson, algo que habla muy bien de la posición que se ha ganado en el panorama hollywoodiense. Su nominación debe entenderse como una cuestión de realzar la terna al ser la única ganadora y nominada con anterioridad de las cinco.

Quizá la de Mary J. Blige sea la nominación más criticable de todas. Su papel en ‘Mudbound‘ no resulta suficiente como para tener el privilegio de estar nominada al Oscar, y más cuando ya está nominada en la categoría de Mejor Canción Original (por lo que se convirtió en la primera persona que lograba estar nominada en estas dos categorías en la historia de los Oscars). Además, el hecho de que su película sea original de Netflix no le ha ayudado mucho en la campaña de por sí insulsa en pos de su victoria. La cantante natural del Bronx neoyorkino ni siquiera está nominada al BAFTA (su lugar fue ocupado por el papel de Kristin Scott Thomas en ‘El Instante Más Oscuro’) y aunque haya estado muy presente durante la carrera en el SAG, los Globos y el Critics’ Choice, su presencia es para las mentes mal pensadas un resarcir de La Academia para no repetir un #OscarsSoWhite y para los más ilusos la prueba de que Netflix está asomándose cada vez más a la carrera de premios.

La carrera enfila la recta final antes del último puerto de montaña, donde la atención se centrará en el Reino Unido el día 18 de febrero para la ceremonia de entrega de los BAFTA. ‘Los Oscars británicos’ siempre han sido buenas referencias de cara a la carrera a pesar de barrer para casa, y lo que pase el fin de semana que viene puede definir de manera definitiva la carrera o abrirla por completo, algo que influye por supuesto en las categorías interpretativas. ¿Saldrá reforzada Allison Janney con su victoria allí de cara a los Oscars? ¿Asestará un golpe potente en la terna el triunfo de Laurie Metcalf? ¿Debe entenderse una más que posible victoria de Lesley Manville como algo más que el favoritismo de alguien que juega en casa? ¿Puede haber opciones remotas de que todavía haya vida en la carrera para Octavia Spencer? ¿Será todo esto para nada porque la noche del 4 el nombre de Mary J. Blige volará las cabezas de propios y extraños? Una semana menos para los Oscars, estén atentos.

No dejes de leer