Durante un viaje al Festival de cine de Cannes, Manhee es acusada de falta de honestidad por su jefa y la despide mientras Claire camina por la ciudad tomando fotografías con su Polaroid con la capacidad de anticipar lo que va a suceder. Con esta premisa, Hong Sang-soo rueda durante la celebración del Festival de Cannes de hace dos años esta intimista y colorida comedia que lleva por nombre ‘La cámara de Claire‘.

A pesar de la sencillez de sus imágenes y de su acción, el director surcoreano muestra con cierta intensidad en ‘La cámara de Claire‘ y a través de su mirada tan personal las tensiones, decepciones e ilusiones de las relaciones humanas. La complicidad entre Isabelle Huppert y Kim Min-hee, afligida por la falta de afecto, es maravillosa.

Con un trama argumental sin gran complejidad narrativa, el cineasta de ‘Lo tuyo y tú‘ se limita a mostrarnos una serie de conversaciones entre los personajes con unos diálogos, que si bien es cierto pueden carecer de la fluidez y profundidad característica de su cinematografía, no resulta un handicap ya que en ese estilo apresurado y superficial de la película, su metraje apenas supera la hora de duración, el director surcoreano logra la intensidad necesaria para que el filme sea una experiencia por lo menos disfrutable. Un entretenimiento que podría evocar de algún modo al cine de Éric Rohmer.

La cámara de Claire dirigida por Hong Sang-soo

Escena de “La cámara de Claire” dirigida por Hong Sang-soo. Fuente: La Aventura Audiovisual

Isabelle Huppert sobre La cámara de Claire 

Rodaste La cámara de Claire casi a la vez que era la premiere de Elle en Cannes. 

Llegué a Cannes y Hong Sangsoo me preguntó si estaba disponible y dispuesta a rodar una película. Dije que por supuesto. Pero fue unos días antes de presentar Elle, no lo hice al mismo tiempo, rodamos la película y luego presentamos Elle. Rodamos cuando el Festival estaba empezando y pasando. 

Me encanta la simplicidad natural de La cámara de Claire, que es algo habitual en películas de Hong Sangsoo. Sería una merecida paz justo después de Elle. 

Siempre es maravilloso hacer películas con Hong Sangsoo, tiene una forma tan inusual de hacerlas que no se parece a nadie de ninguna manera. Para empezar, no hay guion, te va dando las escenas cada mañana. Pero al mismo tiempo, nada es improvisado. No cambia nunca el diálogo y no deja espacio a la improvisación. Pero lo más fascinante es su capacidad de hacer cosas en una cantidad mínima de tiempo. No es que sea precipitado, tenemos tiempo para hacer las cosas, pero se van haciendo rápido. Es muy interesante. 

¿Deja Hong Sangsoo participar a sus actores en el proceso de creación? 

No, él solo dice: “esto es lo que vamos a hacer” y nosotros lo hacemos. Pero sí que crea una cierta atmósfera entre los actores, es mágico. Incluso sin guion y sin conocer la historia, sabemos lo suficiente día a día, escena a escena. Para nosotros es suficiente, no necesitamos conocer el storyline completo. La forma en que combina luz y oscuridad es muy poderosa. A veces sus escenas son graciosas y otras son conmovedoras. Para un actor es muy excitante, puedes fluctuar por diferentes niveles de emoción: de la comedia al drama. 

Claire dice que “la única forma de cambiar cosas es mirarlas despacio”, una buena forma de afrontar la vida en general. 

Es así. Aunque yo pienso que también es un homenaje a hacer cine. Es una metáfora exacta de lo que significa para Hong Sangsoo hacer cine. Hay que prestar atención a la gente, sus vidas y sus problemas. Me gusta la posición que me ha asignado: de alguna forma yo le represento a él. Represento al director, al que mira a la gente, filma a la gente y la conecta. Y esto es exactamente lo que esperas de hacer cine. 

“Lo pasé genial con Hong Sangsoo y sé que hicimos una película maravillosa”. Isabelle Huppert

Me hace pensar en cómo filmar y fotografiar captura el momento, antes de que se pierda para siempre. Para la persona que captura estos cambios es agridulce en cierta manera. ¿Rodar tiene ese efecto para ti? ¿Te sientes cambiada cuando terminas? 

No, para mí no. Eso no es lo que espero al rodar una película. Para mí, hacer películas es sobre el presente. Lo pasé genial con Hong Sangsoo y sé que hicimos una película maravillosa. Pero eso no me cambia realmente como persona. El efecto que tiene en mí es querer hacerlo una y otra vez. Hacer películas es compartir diferentes experiencias cada vez con un director diferente. Todos los grandes directores tienen su propia forma de filmar, tanto si es Michael Haneke, Paul Verhoeven u Hong Sangsoo. Lo que es excitante es que sea diferente cada vez. Por eso solo me interesa trabajar con cierta gente. No me centro en personajes o historias, sino quién la dirige. 

Tus compañeros en pantalla en La cámara de Claire llevan ropas con una paleta de color muy restrictiva. Pero tú apareces en un brillante amarillo. 

Tengo que explicar cómo piensa el vestuario Hong Sangsoo. Me pidió que llevara mi maleta, la abrió y miró los colores. En cinco minutos, simplemente dijo: “esto, esto y esto” y combinó colores con un pequeño bolso azul, un sombrero y una pequeña chaqueta amarilla. Era el chubasquero que llevaba el día que me bajé del avión. Parecía una pintura. Le encantaba mi atuendo, le pregunté si no quería que me cambiara y me dijo que no, que quería que siguiera igual. Quizás le gustaba porque estaba ahí fuera con mis colores brillantes y destaca, era diferente al resto de la gente. 

Tengo que decir que me encanta el perro, tiene que ver con un momento muy bonito y emotivo de la película. 

Estoy completamente de acuerdo. De repente había un sentimiento de paz e inocencia, una presencia cariñosa. El perro pertenecía al dueño del restaurante donde rodábamos. La forma de trabajar de Hong Sangsoo es ver los elementos que hay e incluir los que le conviene, tiene una capacidad increíble para hacer esto. Si trabajas con otra persona, lo más probable es que esté escrito en el guion que hay un perro. En este caso no. El perro estaba ahí y lo aprovechó. 

Siempre has sido productiva y prolífica en la esfera internacional, pero parece que tienes más presencia últimamente en EE.UU., tras Elle. 

Efectivamente, la atención que ha generado Elle me ha ofrecido diferentes oportunidades, es muy agradable. Después de Elle, volví a Francia y grabé otras películas, pero también un par de películas en inglés. Estoy en unos cuantos proyectos americanos que se graban en Europa, lo cual es fantástico y muy interesante. 

Parece que estás constantemente trabajando. 

Trabajo regularmente, pero no constantemente. La película de Hong Sangsoo me ocupó solo cinco días. Me gusta trabajar con gente estupenda, con grandes directores. Es mi principal motivación. 

Fuente: La Aventura Audiovisual