Colette‘ es un biopic del director Wash Westmoreland (‘Siempre Alice’) sobre la transgresora y vanguardista Sidonie-Gabrielle Colette. La primera mujer que ingresó en la Academia Goncourt, de la que fue presidenta hasta su muerte. La única escritora francesa que recibió un funeral de Estado. La creadora del modelo de la adolescente moderna. La que se puso pantalones públicamente para manifestar sus ansias de ser libre y de vestir como quisiera.

El filme se centra en la época en la que Colette (Keyra Knightley) mantuvo una larga relación con el escritor Henry Gauthier-Villars (Dominic West), más conocido como Willy. Criada en un entorno rural, Colette fue introducida por Willy al poco de casarse en la bohemia del París de principios del siglo XX. “Deberías escribir tus recuerdos de la escuela primaria. Cuenta detalles picantes. Estamos escasos de fondos”. Con esta contundencia convenció a su mujer para escribir su primer libro Clàudine à l’école. Tras el éxito descontrolado, Willy insistió para que volviera a escribir una segunda entrega. Y, después, una tercera. Y, después, una cuarta. Llegó incluso a encerrarla en una habitación cuando ella no quería escribir más. Colette se convirtió en una mujer explotada y en una escritora fantasma durante muchos años, en los que su marido aparecía como autor de todas sus obras.

Colette dirigida por Wash Westmoreland

Escena de “Colette” dirigida por Wash Westmoreland. Fuente: DeAPlaneta

Mientras él se subía a las mesas con un puro, movía su copa regocijándose en la fama y cortejando a cualquier dama de los salones que frecuentaba, ella iba reafirmándose y reforzando su identidad. Iba encontrando su propia libertad personal. Empezó a escribir para ella, por placer, y ya firmaba con su nombre, aunque acompañado también del de él: Colette Willy. Recibió clases de teatro y estrenó algunas obras junto a Sophie-Mathilde-Adèle de Morny, Missy, con quien comenzó una relación que duraría años y que suscitó más de un comentario. Se cortó la trenza larga que tenía y se dejó el pelo a lo garçon. Colette nunca dejaba indiferente. Colette provocaba, en más de una ocasión, el escándalo.

El matrimonio acabó separándose en 1906. Willy vendió todos los derechos de Claudine a los editores de Ollendorff y dejó a Colette sin reconocimiento monetario por su autoría. A partir de entonces, ella arrancó una nueva carrera literaria y periodística y empezó a utilizar su nombre de manera autónoma e independiente. Colette llegó a escribir docenas de volúmenes de ficción provocativa, memorias, periodismo, dramaturgia que revolucionaron a la sociedad parisina de la época. Consiguió la fama internacional gracias a la novela Gigi que fue llevada al cine en 1958 por Vicente Minnelli.

Colette‘ es un filme que nos empapa del tono reivindicativo y revolucionario que caracterizaba a la novelista. Es un filme que a pesar de estar rodado en Budapest, nos transporta a una atmósfera parisina auténtica de principios de siglo XX, en el que Keyra Knightley, Dominic West y el resto de reparto cautivan desde el primer momento. Es un filme que destaca con un maravilloso y sólido guion escrito a seis manos por Rebecca Lenkiewicz, Richard Glatzer (a quien está dedicada la película, ya que murió durante la producción) y Wash Westmoreland. Es un filme que si no perdura en nuestra memoria, al menos habrá recordado por un tiempo la apasionada vida de la mujer más libre de Francia.

No dejes de leer