The Wandering Earth: el despertar del gigante


The Wandering Earth dirigida por Frant Gwo

Dirigida por Frant Gwo, ‘The Wandering Earth‘ es una prueba más (y ya son unas cuantas) de la progresiva importancia que está adquiriendo el cine chino a nivel mundial. Desde hace tiempo es un lucrativo mercado para las producciones de Hollywood, a pesar de las restricciones de estrenos y la censura, donde procuran estrenar las grandes apuestas del año en cine de entretenimiento.

No solo eso, también franquicias veteranas como Transformers y Resident Evil se encontraron con una inesperada segunda juventud con espectaculares datos de taquilla, e incluso algunas películas que obtuvieron tibios números en casa se revalorizaron gracias a su éxito en el Lejano Oriente, siendo el caso de ‘Warcraft‘ o la española ‘Durante la tormenta’. No es de extrañarse la tendencia de algunos estudios de acercarse al público chino, por ejemplo, mediante la inclusión de actores y actrices locales (Donnie Yen y Jiang Weng en ‘Rogue One: una historia de Star Wars‘, Li Bingbing en ‘Transformers: la era de la extinción’…).

Este interés no posee una única dirección. Empresas de la talla de Alibaba o Wanda han mostrado interés en invertir en la meca del cine: la primera adquirió parte de la productora de Steven Spielberg, Amblin Partners, y la segunda compró Legendary Entertaiment. Esa relación se tradujo también en coproducciones de ambas naciones, tales como las recientes ‘La Gran Muralla’ y ‘Megalodón’. Y obviamente, en China hay interés en que sus propios productos gocen de mayor presencia internacional. ‘The Wandering Earth’, un monumental éxito en su país de origen (más de 610 millones de dólares) sería distribuida globalmente por el gigante del streaming Netflix, que paradójicamente está prohibido en el país. ¿Estamos ante un nuevo paradigma en el cine de entretenimiento? ¿Quizá una competencia plausible a la hegemonía hollywoodense?

The Wandering Earth
Escena de «The Wandering Earth», película de ciencia ficción china estrenada en Netflix.

La trama adapta la historia de Cixin Liu, ganador del premio Hugo, y combina ciencia ficción con los rasgos de una película de desastres al estilo de Roland Emmerich. Y de la misma manera, es un despropósito científico que pone a prueba cualquier intento de suspensión de incredulidad: el sol se apaga, y la Humanidad decide instalar miles de motores para desplazar nuestro planeta a otro sistema solar, hasta que la cosa se complica cuando pasan por Júpiter y su fuerza gravitatoria. Pero siendo justos, nuestra cultura popular está plagada de producciones apoyadas en premisas ridículas, pero con el suficiente carisma y capacidad de entretener para que nos de igual: ‘El Día de Mañana’, ‘2012’, ‘El Núcleo’, ‘Armageddon’… tengamos la mente abierta, camaradas.

Si tuviese que definir la película con un solo término, éste sería «irregular». La historia es entretenida y emotiva, pero por momentos demasiado acelerada y sensiblera; los efectos especiales en unas ocasiones crean imágenes espectaculares, y en otras parecen sacados de una década atrás; hay personajes carismáticos conviviendo con auténticos petardos irritantes, y en todos ellos no hay un mínimo esbozo de desarrollo; usa los mismos clichés del cine hollywoodense, pero desde una óptica china, lo que en cierto sentido es una novedad no novedosa; y en su afán de hacer accesibles los conceptos de su universo y las motivaciones de los personajes cae en continuas reiteraciones, hasta el punto de casi convertirlas en serios lastres para la narración.

A pesar de todo esto, creo que las virtudes de ‘The Wandering Earthson‘ son más poderosas que sus defectos, al menos en el resultado global. Da lo que promete, una historia épica de desastres espaciales diferente, pero al mismo tiempo familiar. Cuando lo hace bien, recuerda a los aspectos más positivos de ‘Independence Day‘, y cuando lo hace mal viene a la memoria ‘Sharknado’ o una mala entrega de ‘Transformers’. En todo caso, no es una mala película. Quizá sea un poco pronto para que Hollywood tiemble ante su competencia, pero el primer paso para la consolidación de la ciencia ficción china en el cine está dado. Por aquí estaremos, contemplando su evolución.

Artículo anterior David Hebrero y su equipo hablan de Dulcinea
Próximo artículo 7 películas que han resucitado el western

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *