Las chicas de Papicha llegan a Cannes para triunfar


Papicha dirigida por Mounia Meddour (Una Cierta Mirada - Cannes 2019)

Un Certain Regard es una sección que se lleva celebrando desde 1998 para reconocer el talento joven y fomentar obras innovadoras y atrevidas. En esta edición preside el jurado la cineasta libanesa Nadine Labaki, que ganó el año pasado con ‘Cafarnaúm‘ el Premio del Jurado. Entre todos los títulos de esta 72ª edición destaca la ópera prima de Mounia Meddour que lleva por título ‘Papicha‘, una palabra típica argelina que se refiere a una mujer joven, divertida, atractiva y liberada.

Este primer largometraje, una coproducción entre Francia, Argelia y Bélgica, tendrá su estreno mundial en Cannes 2019 y promete ser una de las grandes revelaciones de esta sección, que ha premiado maravillas como ‘Canino (2009) de Yorgos Lanthimos o ‘La muerte del señor Lăzărescu’ (2005) del cineasta rumano Cristi Puiu.

Papicha‘ nos situa en la Argelia de los año 90 a través de los ojos de Nedjma, una joven estudiante de 18 años alojada en la ciudad universitaria de Argel y que sueña con convertirse en estilista. Al caer la noche, se escurre entre las redes del alambrado de la ciudad con sus mejores amigas para acudir a la discoteca donde vende sus creaciones a las «papichas», las jóvenes argelinas. Mientras la situación política y social del país no deja de empeorar. Nedjma se niega a aceptar esta fatalidad y decide organizar un desfile de moda contra todos los obstáculos.

Mounia Meddour reflexiona sobre Papicha

¿Cuál fue tu viaje personal hacia Papicha?

Hice todos mis estudios en Argelia, seguido de un año de periodismo en un campus universitario muy similar al de la película. A finales de ese año, cuando yo tenía diecisiete años, mi familia decidió dejar el país. Los intelectuales estaban en primera línea y mi padre, un cineasta, había recibido amenazas – estaba en medio de lo que llamábamos la «década negra». Nos instalamos en Sena-Saint-Denis donde el ayuntamiento nos ayudó con el proceso administrativo porque ya estaba acogiendo a muchas familias de artistas e intelectuales argelinos. Cuando llegué a Francia, me inscribí en un programa de maestría en información y comunicaciones, y luego me cambié a la realización de documentales. Tuve la suerte de conseguir una pasantía en La Fémis. Al mismo tiempo que me preparaba para hacer documentales, filmé mi primer cortometraje de ficción, ‘Edwige’. Luego, nació el proyecto de ‘Papicha’.

¿Entonces Papicha es una película autobiográfica?

En parte. Todo lo que las chicas experimentan en el campus universitario es como era la vida cotidiana de las estudiantes argelinas a finales de los 90. Incluyéndome a mí. Con el fundamentalismo en ascenso, la opresión estaba a nuestro alrededor. Pero el ataque terrorista al campus universitario forma parte de la ficción de la trama. La pasión de Nedjma por la moda adquiere una dimensión simbólica: lo que los fundamentalistas querían en ese momento era esconder los cuerpos de las mujeres; para mí, la moda, que revela y embellece los cuerpos, constituye una resistencia a los pañuelos negros. En el cine, lo que más me gusta como espectador es identificarme con los personajes, siguiendo sus caminos, sus aventuras. Me gusta ver cómo los personajes se enfrentan a obstáculos y tragedias para ser mejores personas. Como tal, el guion fue desarrollado alrededor de Nedjma. Quería contar la historia de esta joven que, a través de su resistencia, nos lleva en un gran viaje lleno de trampas que nos muestra las múltiples facetas de la sociedad argelina con sus recursos, apoyo mutuo, amistad, amor – y también luchas. De esta manera, el campus es una especie de microcosmos.

«Lo que los fundamentalistas querían en ese momento era esconder los cuerpos de las mujeres; para mí, la moda, que revela y embellece los cuerpos, constituye una resistencia a los pañuelos negros». Mounia Meddour

¿Cómo fue el proceso de escritura?

He tenido este tema dentro de mí, pero necesitaba tiempo antes de que pudiera dedicarme por completo a ello. Necesitaba tener algo de perspectiva, y tal vez hacer el luto por este período. También necesitaba entrenarme en la escritura de guiones, escenificación, dirección de actores, etc. Una vez que conseguí esta experiencia en forma de ficción – la escritura era instintiva y rápida, compulsiva, como el dictado. Quería ser fiel a los detalles, a los recuerdos y a la música de la época. Hicimos un trabajo intenso sobre la estructura y nos preguntamos cómo podríamos ir muy lejos con la violencia. Comprimimos una evolución que tomó varios años en solo unas pocas semanas.

¿Cómo se te ocurrió el personaje de Nedjma?

Viene de una familia de la clase trabajadora. Muchas chicas trabajan duro para ser capaces de vivir en un campus. Para estudiar, obviamente, pero también para tener un poco de libertad, para alejarse del estrangulamiento familiar por parte del padre y el hermano. Era un lugar de libertad. Nedjma es un chica combativa que sueña con quedarse en su propio país. Yo era como ella: cuando eres joven y no conoces las oportunidades disponibles en el extranjero, no quieres irte. Irme fue duro para mí – sucedió de la noche a la mañana. Fue un desarraigo.

Para Nedjma, ¿no hay como una negación de esa amenaza que va en aumento?

Absolutamente. Es como si llevara anteojeras. Pero incluso durante los difíciles momentos por los que pasan algunos países, la gente sigue yendo al trabajo y a la escuela, y divirtiéndose. La vida continúa a pesar del peligro. Con la muerte de su hermana Linda, el fuerte instinto de Nedjma para la vida se transforma en rabia que la lleva al desfile de moda. Nedjma no está en contra de la religión. Está luchando contra los abusos cometidos en su nombre. Diseñar vestidos es una forma de luto. Cuando lloramos, necesitamos estar activos. Sólo llora cuando regresa a la tumba de su hermana en el final. Así que sus lágrimas son un medio de aceptar la muerte de su hermana. Es entonces cuando Nedjma encuentra la paz. El personaje de Linda es un homenaje a los cientos de periodistas y intelectuales que eran el objetivo principal antes de la locura asesina que amenazaba a toda la población. La muerte era algo cotidiano. Mucha gente a nuestro alrededor, amigos de la familia y seres queridos, murieron.

Papicha dirigida por Mounia Meddour
Escena de «Papicha» de Mounia Meddour, película que compite en «Un Certain Regard» de Cannes 2019.

Usted eligió rodar Papicha en Argelia….

Para mí era natural y primordial rodar en Argel, es la ciudad donde crecí. Rodamos escenas en el campus universitario de Tipaza, en un complejo turístico construido por Fernand Pouillon, que fue escasamente renovado, así que pudimos redecorar el refectorio y las habitaciones con mi talentoso jefe de escenografía Chloé Cambournac. También rodamos en Argel, es decir, en la casbah, cuando Nedjma es seguida inocentemente por un chico que se le insinúa usando mucha imaginación. En Argelia, es lo que llamaríamos un «hittiste», que proviene de la palabra árabe «pared», porque se pasan el día apoyados en las paredes de las casas. Rodar en Argelia también me permitió hacer una película casi documental aportando veracidad. En el autobús, por ejemplo, cuando vi llegar al conductor con sus particulares gestos, la forma en que hacía que sus monedas resonaran entre sus ágiles dedos y sus manos ennegrecidas. Me imaginé la escena construida alrededor de él. Me gusta mezclar realidad y ficción. También quería hablar argelino, que es tan vivo, creativo y a menudo hilarante.

Para las autoridades cinematográficas argelinas, ¿El tema de su película fue un problema?

Por supuesto, Argelia no ha olvidado el trauma de la década negra, pero la gente necesita exorcizar este drama, incluso veinte años después. Cuando hablaba con el equipo o en la calle de rodar la película, pude sentir esta necesidad crucial de transmitirlo. Hablar de ello es crucial para evitar una mayor deriva. Hoy, lo que la población argelina denuncia es la mala gestión económica y social del país. Es por eso que la gente
sale en masa exigiendo cambios. Sacamos lecciones de la historia: después de todo, hubo más de 150.000 muertes. Los agravios ya no son religiosos. La gente simplemente quiere una vida mejor.

«Insistí firmemente en que mi heroína fuera argelina. Cuando conocí a Lyna, inmediatamente me cautivó su fuerza y fragilidad.» Mounia Meddour

¿De dónde sacaste la idea del desfile de moda «haïk»? 

La idea surgió de una necesidad económica. Una mujer joven que no tiene mucho dinero podría crear una colección de ropa. En Argelia, todas las mujeres tienen un haik en casa. Más allá de su función tradicional como prenda de vestir, fue el símbolo de la la resistencia nacional argelina contra la política colonial francesa. En aquel entonces, las mujeres escondían las armas de los combatientes en estas ropas y, simbólicamente, usarlo me pareció una forma interesante de mostrar que las mujeres siempre han resistido junto a los hombres en la lucha contra el colonialismo o el terrorismo. Su color era importante: el blanco representaba la pureza y la elegancia de la mujer argelina. Es la antítesis perfecta de la oscuridad la negrura del niqab que se usa en los países del Golfo.

¿Cómo elegiste a la joven Lyna Khoudri, que interpreta a Nedjma?

Al principio, insistí firmemente en que mi heroína fuera argelina. Cuando conocí a Lyna, inmediatamente me cautivó su fuerza y la fragilidad. Me gusta esa química. En ella está esa inocencia y ese entusiasmo, también un rigor formidable y una necesidad de verdad. Al hablar con ella, descubrí que su historia personal estaba muy cerca de la mía. Su padre era periodista y su familia tuvo que dejar Argelia en los años 90. Tuvo que reconstruirlo todo, como yo. No podría haber encontrado una actriz que pudiera entender mejor a Nedjma. Con Lyna, intercambiamos, preparamos, ensayamos y refinamos los detalles y los diálogos, incluso en el plató. Construimos y deconstruimos las reacciones y emociones de Nedjma creando niveles emocionales que fueron muy útiles, ya que filmamos las escenas fuera de orden.

Fuente: JOUR2FETE
Artículo anterior Crítica: Sombra
Próximo artículo Crítica: Casi imposible

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *