Chicuarotes, la otra cara de México


Chicuarotes dirigida por Gael García Bernal

El actor mexicano Gael García Bernal se sienta por segunda vez en la silla del director y nos trae ‘Chicuarotes‘, una película que impactará a más de uno y a otros tantos decepcionará. Tan peculiar título proviene del término que se les da a los habitantes de San Gregorio Atlapulco, uno de los pueblos originarios de la delegación Xochimilco en la Ciudad de México, lugar en el cual viven los protagonistas «Cagalera» y «Moloteco», un par de jóvenes que viven en la pobreza y mantienen la esperanza de tener dinero para cumplir sus sueños.

Justamente son sus sueños los que desencadenaran cada uno de los problemas en los que se van a ver envueltos. Tras enterarse de que venden plazas en el sindicato de electricistas por 20.000 pesos y tendrán que dejarse de preocupar por el dinero y por trabajar, convertirán la búsqueda de esos pesos en su principal objetivo, un anhelo obsesivo que los hará sacar lo peor de ellos, involucrándose en toda clase de delitos graves como son el robo a mano armada y el secuestro. La cinta a través de sus personajes muestra que todos sin excepción tenemos sueños y cómo, aún limitados a las capacidades económicas o físicas de cada uno, nos aferramos a esos ideales hasta cumplirlos o perderlos para siempre.

Chicuarotes‘ no quedará en el gusto de muchos, ya que con gran crudeza retrata el lado más oscuro y lamentable que se vive día a día en las zonas más pobres de México, mostrando la violencia, inseguridad, machismo y corrupción que aún se da entre esas marginadas comunidades. El director convierte por momentos esta cinta en un verdadero thriller, predominando el suspenso en sus escenas para que el público se impaciente. Sin embargo, a pesar de lo bien lograda que es en general la película, no termina de encantar a todos por su falta de congruencia y rapidez con la que se desarrolla la trama.

Un director novel, un buen guion y una actuación que por momentos es sobreactuada y en otros maravillosa, hacen de esta película un título imprescindible del cine mexicano de los últimos años, alejado de todo el material reciente que han ofrecido de México. Cabe mencionar que la cinta se presentó fuera de competición en la última edición del Festival de Cannes y aún así logró elogios de los espectadores presentes en la Croisette.

Por Alvaro Servín
Artículo anterior La cápsula del tiempo de Agnès Varda
Próximo artículo Mouchette, una obra maestra que todo cinéfilo debería ver

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *