Historia de un matrimonio por Noah Baumbach


entrevista a Noah Baumbach, director de Historia de un matrimonio

No solo ‘Joker‘ o ‘Ad Astra‘, también el cine más independiente esta cautivando en la ciudad de los canales, como el el neoyorkino Noah Baumbach con ‘Historia de un matrimonio‘, un drama familiar con tintes de comedia por el que compite por el León de Oro. Una película sobre una matrimonio que se separa y una familia que se queda junta protagonizada por Scarlett Johansson, Adam Driver y Larura Dern.

El director de ‘Mistress America’ o ‘Frances Ha’ ha logrado su mejor película hasta la fecha y según Jon Frosch de The Hollywood Reporter, «una obra divertida que, cuando menos te lo esperas también resulta tierna, algo que se debe a sus dos magníficos protagonistas, que aquí ofrecen la mejor interpretación de sus carreras.» 

En la siguiente entrevista realizada para Netflix, Noah Baumbach cuenta detalles acerca de su última película y la motivación que le ha llevado a escribir esta historia.

Entrevista a Noah Baumbach, director de Historia de un matrimonio

¿Qué significa para usted el título ‘Historia de un matrimonio’?

A veces, es solo cuando algo se rompe que lo entiendes por primera vez. Y así fue que a través de la estructura narrativa de un divorcio pude contar la historia de un matrimonio. El sistema legal de divorcio se establece para dividir, necesariamente. Divide a la gente, la familia, la propiedad y el tiempo. Mantiene a todos en su propia historia y ofusca el punto de vista de la otra persona. Quería encontrar la historia de amor en la ruptura. El matrimonio, por supuesto, también continúa en el divorcio – usted está casado todo el tiempo que lo está haciendo. Y cuando hay un niño el matrimonio continúa, en cierto sentido, también después del divorcio.

Estaba pensando en la escena del comienzo de ‘La gran ilusión’ (1937), la gran película de Jean Renoir sobre la Primera Guerra Mundial. Los franceses se estrellan en territorio alemán y los alemanes los invitan a almorzar. Ese aspecto civilizado de la guerra es lo que el divorcio puede sentir. Usted pasa el día en una mediación o en un tribunal, lanzando insultos unos contra otros a través de sus apoderados, y luego te vas a casa y hablas de la tarea de tu hijo.

La película comienza con dos historias, en efecto: Su homenaje a ella y su homenaje a él. Pero a medida que la película continúa y los abogados se involucran, estas historias se transforman, sus significados cambian. Se convierten en argumentos legales y la verdad es distorsionada. Es una carrera para ver quién define el matrimonio. Como dice Bert, «La mayoría de la gente en este negocio compone la verdad para llegar a donde necesitan ir». Después de que el humo se despeje, es entonces cuando Nicole y Charlie encuentran un sitio común de aquí en adelante.

¿Fue su proceso de escritura diferente al de sus películas anteriores?

Hay muchos géneros ocultos en la película: un thriller, un procedimiento legal, una comedia romántica, una comedia chiflada, una trágica historia de amor, incluso un musical. Cuando ves un thriller, eres consciente de que cada pequeña cosa es una pista que podría regresar más tarde. En ‘North by Northwest’ (1959), Cary Grant toma el cuchillo después de que el diplomático ha sido asesinado. Su huellas están en el cuchillo! Estaba explorando cómo los errores humanos ordinarios que podrían pasar desapercibidos se ponen de relieve de repente en un divorcio. Que Charlie no instaló correctamente el asiento del coche, que Nicole bebió demasiado vino una noche – estos incidentes volverán más tarde como herramientas legales de batalla.

«Sabía que los primeros planos serían muy importantes para nuestra película. Scarlett y Adam están en todas las escenas, y ambos tienen rostros hermosos y expresivos». Noah Baumbach

Kramer contra Kramer (1979) es sin duda la película más conocida en la que los personajes principales se divorcian. Si esa fue una de tus inspiraciones, ¿qué impacto tuvo? ¿Qué otras películas inspiraron esta historia?

Me encanta ‘Kramer contra Kramer’. Fue absolutamente una influencia, pero también hay otras. Robbie y yo miramos en ‘Persona’ (1966) de Ingmar Bergman por el retrato que se hace en esa película, y a las asombrosas formas en que enmarca a esos dos caracteres. Hay un sentido agudo de las relaciones físicas de las personas entre sí en una habitación, y también de sus relaciones individuales en su entorno. Sabía que los primeros planos serían muy importantes para nuestra película. Scarlett y Adam están en todas las escenas, y ambos tienen rostros hermosos y expresivos. Rodamos en una relación de aspecto de 1,66:1 porque enmarca la cara de una manera muy bella.

Y de una manera extraña y desafiante, también reflexioné sobre mi propio trabajo con ‘Una historia de Brooklyn’ (2005), examinando las formas en que el divorcio es a la vez diferente y similar desde el punto de vista de los hijos y adultos.

Scarlett Johansson y Adam Driver en Historia de un matrimonio
Scarlett Johansson y Adam Driver en «Historia de un matrimonio» dirigida por Noah Baumbach.

¿Te basaste en tu experiencia personal para la película?

Viene de un lugar personal, sin duda, ya que soy hijo de divorciados y he pasado por un divorcio como adulto. Pero el divorcio es algo por lo que pasan muchas familias, y pensé que sería una experiencia importante e interesante y un tema a explorar de una manera expansiva. Investigué mucho para la película. Hablé con abogados y mediadores, y les pregunté: «¿Qué es lo que que harías en un caso como este? «¿Qué diría un juez aquí?» Y hablé con amigos míos, muchos de ellos que eran mujeres, sobre sus experiencias con el divorcio. Estas conversaciones fueron a menudo reveladoras y ayudaron a dar forma a la historia.

«Los obstáculos en el camino hacia la felicidad son algo humano, pero también cultural, muy americano». Noah Baumbach

¿Cómo trabajaron juntos Adam, Scarlett y tú para hacer de su intimidad una historia creíble?

La verdadera respuesta es que todos son tan buenos. Nos preparamos mucho, ensayamos toda la película por adelantado. Me gusta hacer muchas tomas al rodar para poder sacar el máximo partido del material. Pero si no tienes dos actores como Scarlett y Adam, no tiene sentido. Vinieron a esta película de una manera muy honesta y personal. Hay escenas que requieren mucho de ellos, y en todos los casos lo hicieron. Estoy asombrado de los momentos de ellos en la película. Adam se derrumba en su pelea, la mirada en la cara de Scarlett cuando le dice que está tomando un trabajo en Los Ángeles, hay tantos momentos.

¿Cómo conecta esta película con el resto de su filmografía?

Creo que todas mis películas se enfrentan a nuestras expectativas, para los demás o para el mundo. Y también la felicidad: la presencia o la falta de ella, los obstáculos en el camino hacia la alegría. Es algo humano, pero también cultural, muy americano.

Una de las muchas tristezas en un divorcio es saber que no vas a hacer el viaje con esa persona que pensabas que era. Los planes para el resto de la vida están permanentemente alterados. Por esta razón, era importante para mí que ellos fueran gente relativamente más joven, casada por primera vez; se han metido en esto con la mejor de las intenciones y están tratando de hacer algo grande, que es lo que todo el mundo hace cuando se casa.

Las películas también tratan de la identidad. Exploran cómo nos definimos a menudo en relación con otras personas. Ya sea que se trate de imitación, como lo es para Walt en ‘Una historia de Brooklyn’ (2005), de 16 años, o en oposición al mundo en general, como lo es para Greenberg, de 40 años. Esas películas son sobre la búsqueda de uno mismo, pero en diferentes momentos de la vida. Frances Halladay, de 27 años, está buscando en varios vecindarios, apartamentos y gente. En ‘Mientras seamos jóvenes’ (2014) la búsqueda de identidad se proyecta sobre otra pareja más joven.

En ‘Historia de un matrimonio’, Charlie y Nicole fueron definidos por el matrimonio y la unidad familiar, y sin eso, están buscando nuevas identidades. La película trata de la felicidad individual, pero también de la felicidad colectiva: el matrimonio. Pero la familia sigue viviendo. Al final, aunque conducidos al borde de la división, Nicole y Charlie se encuentran en su necesidad de ser buenos padres para su hijo.

Fuente: Netflix
Previous El inquietante mensaje que Joker nos quiere transmitir
Next Pablo Larraín: "Para cada uno, Ema será una película diferente"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *