Jojo Rabbit, la sátira sobre el nazismo gana en Toronto


Jojo Rabbit dirigida por Taika Waititi, película ganadora en el Festival de Toronto 2019

Jojo Rabbit‘, la sátira sobre el nazismo que dividió a la crítica del TIFF, ha ganado el Premio del Público del Festival de Toronto, dando así una sonora bofetada a la prensa que fue incapaz de valorar sus virtudes. La película, que no partía como favorita para ganar, se sitúa ya en la carrera hacia el Oscar del próximo año, algo de lo que nos alegramos mucho, ya que premiar una comedia tan irreverente en los tiempos tan políticamente correctos que vivimos es, por lo menos, de agradecer. Las finalistas fueron la estadounidense ‘Historia de un matrimonio‘ y la surcoreana ‘Parasite‘, última Palma de Oro del Festival de Cannes.

Jojo Rabbit‘ ofrece una visión muy divertida, pero profundamente conmovedora, de una sociedad enloquecida por la intolerancia. Basándose en su propia herencia judía y en sus experiencias de niño rodeado de prejuicios, el escritor y director Taika Waititi (‘Thor: Ragnarok’), cuya madre es judía, mientras que su padre es Maori, hace una poderosa declaración contra el odio con esta sátira negra de la cultura nazi que se apoderó de la psique alemana en el apogeo de la Segunda Guerra Mundial.

Waititi cuenta una historia casi demasiado espantosa como para abordarla con sobriedad: la de un niño que, como muchos en esa época, le han lavado el cerebro para convertirlo en una devoción absolutamente entusiasta de Hitler. Luego extrae de ella una comedia oscura e hipnotizadora que, en última instancia, desentrañará las ideas tóxicas del antisemitismo y la persecución del otro. Equilibrado en una cuerda floja cómica, Waititi mezcla la furia de la sátira con un insistente sentido de esperanza de que el fanatismo y el odio pueden ser superados.

La película sigue los pasos de algunos de los héroes personales de Waititi: Mel Brooks, Charlie Chaplin, Ernst Lubitsch y Stanley Kubrick, entre otros. Al igual que esos directores, Taika Waititi buscaba una nueva manera de volver a visitar los temas más inquietantes a través de la paradójica fuerza moral de la parodia absoluta. Waititi se hace eco de Brooks en particular, como actor judío que interrumpe el poder perdurable de la imagen de Hitler con un retrato enloquecido y ridículo. Pero por mucho que la película se deba a sus valientes antepasados, ‘Jojo Rabbit’ siente mucho de nuestro tiempo, con sus personajes profundamente humanos cuyas debilidades cegadas pueden entretener, pero cuyos problemas internos son reales y directamente relevantes en este momento.

Basada en la aclamada novela de Christine Leunens Caging Skies, publicada por primera vez en 2004, la historia comienza en Falkenheim. En esta pintoresca ciudad bajo el dominio nazi, el final de la guerra se acerca rápidamente. Sin embargo, en el dormitorio de Jojo Betzler, de 10 años de edad, la expectativa aumenta. Finalmente tiene la oportunidad que ha estado esperando durante sus 10 años: unirse a la Jungvolk, también conocida como Juventudes Hitlerianas. A Jojo, tan crédulo y crédulo, susceptible a la omnipresente propaganda que lo rodea, se siente como si fuera su primera oportunidad para hacer algo grande e importante, para ayudar a proteger a la madre soltera que ama más allá de cualquier cosa, y tal vez incluso, para vivir ese sentido de pertenencia.

Jojo Rabbit dirigida por Taika Waititi
Taika Waititi en una escena de «Jojo Rabbit», película ganadora del Premio del Público en el Festival de Toronto.

Luego, Jojo hace un descubrimiento que lentamente, pero radicalmente, transforma la forma en que ve el mundo. Persiguiendo lo que él cree que es una especie de fantasma, descubre que su madre ha estado escondiendo a una niña judía en la pared con un riesgo terrible para todos ellos. La conmoción casi lo deshace -aquí está el «peligro» de que se le haya advertido de vivir en su propia casa, bajo su propia nariz, a pocos metros de donde regularmente le confía a su amigo imaginario Hitler. Pero mientras Jojo se esfuerza por vigilar a la misteriosa Elsa, su miedo y vigilancia se convierten en algo que ni siquiera Adolf puede comprender. Cuanto más conoce a Elsa como persona, más se convierte en alguien que Jojo no se imagina permitiendo que nadie, incluidos sus ídolos nazis, le hagan daño.

Mientras que ‘Jojo Rabbit‘ es una alegoría cómica sobre los costos de dejar que la intolerancia se arraigue, ya sea en tu habitación o en una nación, Jojo también emprende un viaje muy real como un niño que llega a la mayoría de edad. Porque al encontrar el valor para abrir su mente, descubre el poder del amor para cambiar su destino.

Waititi dice que su esperanza para la película siempre fue pura, sin vergüenza. Quería cambiar su propia zona de confort, pero también cualquier idea de las historias sobre la era nazi que se habían llevado a cabo, especialmente cuando las lecciones de esos tiempos son tan urgentes en este momento. Con el aumento del nacionalismo, el antisemitismo y otras formas de intolerancia religiosa y racial, lo que estaba en juego es captar la atención de la gente que está por las nubes.

Los nazis parodiados en el cine antes de Jojo Rabbit

Los nazis han sido parodiados en la gran pantalla ya en la década de 1940, cuando todavía eran una amenaza global, con la clave de que los últimos se reían siempre de ellos. Como dijo Mel Brooks una vez: «Si puedes reducir a Hitler a algo ridículo, ganas»

La tradición se extendería desde Chaplin (‘El gran dicador’), Lubitsch (‘Ser o no ser’) y Brooks (‘Los productores’), hasta John Boorman (‘Esperanza y gloria’), Roberto Benigni (‘La vida es bella‘) e incluso Quentin Tarantino (‘Malditos bastardos‘).

Malditos bastardos de Quentin Tarantino
Escena de «Malditos bastardos» dirigida por Quentin Tarantino.

A menudo provocaba polémica. Se dice que el propio padre del comediante judío Jack Benny salió del teatro con la sorpresa de que su hijo representaba a un oficial de la Gestapo en ‘Ser o no ser‘. Pero la película también conmovió a generaciones, y hoy se considera un ejemplo magistral de cómo la sátira más ferozmente irreverente puede convertirse en un trampolín para la narración de historias humanistas y multifacéticas.

Stephen Merchant, que interpreta a un capitán nazi goteantemente oscuro en ‘Jojo Rabbit’, señala: «Tanto durante como después de la guerra, se burlaban de Hitler porque era una forma de que la gente lidiara con el horror que estaban viendo. Taika sigue esa misma tradición, pero con su propia voz moderna».

«El libro es más bien un drama, aunque tiene momentos cómicos. Pero sentí que si iba a abordar este tema, tenía que aportar mi propia personalidad y estilo. Eso significaba más elementos fantásticos y obviamente más humor, creando una especie de danza entre el drama y la sátira». Taika Waititi.

Jojo Rabbit‘ se convertiría de muchas maneras en la culminación de su carrera, mezclando lo emocionalmente íntimo y excéntrico con temas épicos que le encendieron un fuego personal. Pero la semilla de la película comenzó con la madre de Waititi, una nativa de Nueva Zelanda cuya familia judía rusa emigró a principios del siglo XX. Fue ella quien leyó por primera vez Caging Skies de Christine Leunens y relató a Waititi la historia de un niño cuya ávida creencia en Hitler se pone patas arriba cuando descubre que su familia esconde a una niña judía detrás de una falsa pared en el ático.

Fuente: Fox Searchlight
Previous Scarlett Johansson y Christian Bale abrazando a cachorritos
Next 5 películas españolas que ponen en jaque al término “documental”

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *