Vendrá la muerte y tendrá tus ojos según José Luis Torres Leiva


José Luis Torres Leiva, director de Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

José Luis Torres Leiva nació en Santiago de Chile en 1975. ‘El cielo, la tierra y la lluvia‘, su primer largo de ficción, fue estrenado en Rotterdam en 2008, donde fue distinguido con el premio FIPRESCI. Su segundo largometraje, ‘Verano’ (2011) se estrenó en la sección Orizzonti de la Mostra de Venecia. Actualmente estrena su noveno largometraje ‘Vendrá la muerte y tendrá sus ojos‘ en la sección oficial del Festival de San Sebastián, siendo la cuarta película iberoamericana que luchará por la Concha de Oro.

La película narra como dos mujeres que han compartido toda una vida juntas se ven enfrentadas a la inminente enfermedad de una de ellas. La mujer enferma decide no hacerse ningún tratamiento y juntas se mudan a una pequeña casa en el bosque, hasta el día que la muerte llegue a sus vidas. Es así como volverán a reencontrar el amor que el tiempo fue sepultando por la rutina. Poco a poco, fortalecerán su relación, mientras a las afueras de la cabaña la muerte espera su momento.

José Luis Torres Leiva reflexiona sobre Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos‘ es el nombre de un famoso poema del escritor italiano Cesare Pavese, al que descubrí hace aproximadamente unos 10 años atrás, y del que quedé absolutamente prendado tras leer su libro El oficio de vivir, quizás uno de los ejercicios de autoreflexión sobre el trabajo, el amor y la muerte más lúcidos y tremendos en la historia de la literatura.

En ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’ está el deseo de hablar sobre la muerte y alejarse absolutamente de sus clichés y esterotipos. Hablar no sobre el fin de una vida sino más bien sobre el comienzo y la posibilidad de algo nuevo, de una esperanza en los que quedan vivos, un descubrimiento interno necesario para crecer como persona.

“Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo”.

Cesare Pavese

La historia de estas mujeres habla sobre la necesidad de comunicación, de los afectos, las miradas, el tacto y los sentimientos. Es una película que pone énfasis sobre los cuerpos (sanos y enfermos) y los rostros como paisajes de la naturaleza humana. Es una película que habla sobre el amor, la muerte, la familia y las necesidades de establecer lazos cercanos que van más allá de cualquier condición o género.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos dirigida por José Luis Torres Leiva
Escena de «Vendrá la muerte y tendrá tus ojos» dirigida por José Luis Torres Leiva.

Es una historia que no tiene grandes héroes. Son personajes que están buscando algo parecido a la felicidad en un momento que pareciera ser un fin, pero que se vislumbra como algo más luminoso de lo que se presenta. Estas mujeres intuyen dónde está el amor que las une y a veces creen que lo tuvieron en el pasado y quizás recién se están dando cuenta de cuán fuerte puede llegar a ser.

Es un retrato del amor fuera de toda clasificación, del desamor de historias pasadas y de otras soledades. Una espera que parece eterna. Gestos delatores, silencios que curan y un fino halo de melancolía. De repente una esperanza que aparece, esparciendo una impronta de vida y felicidad en el seno de esta historia.

También está mi deseo por volver a trabajar con dos actrices chilenas a las que admiro y respeto mucho. Dos actrices de carácter, con una larga carrera en teatro, cine, danza y televisión. Se trata de Amparo Noguera (‘Tony Manero’, ‘Una Mujer Fantástica‘) y Julieta Figueroa (‘El cielo, la tierra y la lluvia’, ‘Verano’, ‘Obreras saliendo de la fábrica’), con quien he trabajado anteriormente, tanto en cortometrajes como largometrajes. Los personajes están insiprados en ellas y el trabajo de escritura de guion fue trabajado siempre con ellas en mente. El proceso de acercamiento y profundiad de sus personajes fue desarrollándose en largas conversaciones que tuvimos para ir poco a poco descubriendo la historia y sus pequeños gestos.

Fuente: Globo Rojo Films
Previous Crítica: One Cut of The Dead
Next Festival de San Sebastián 2019: crónica 1

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *