For Sama, el documental nominado al Oscar


For Sama, documental sobre la Guerra de Siria

Después de triunfar como mejor documental europeo en los Premios del Cine Europeo y en los BIFA, los premios del cine independiente británico, con cuatro premios, incluyendo mejor película, y tras haber obtenido cuatro nominaciones a los BAFTA, el documental ‘For Sama‘ dirigido por Waad al-Kateab y Edward Watts acaba de ser nominado al Oscar y ya es favorito para ganar la estatuilla dorada. Solo le puede hacer frente el documental ‘American factory’, producida por Barck Obama y un documental macedonio sobre la última mujer recolectora de abejas de Europa que lleva por título ‘Honeyland’, y que también está nominado a Mejor Película Internacional.

For Sama‘ es un viaje íntimo y épico en la experiencia femenina dentro de la guerra. Ambientado en la guerra civil siria, relata la trágica historia de una disidente en Alepo, cuyo único sueño es derrocar al régimen de Assad y vivir en democracia. Detrás de la cámara está Waad Al-Kateab, estudiante de marketing en la Universidad de Alepo cuando empezaron las protestas contra la dictadura en la Primavera Árabe de 2011.

Durante cinco años, Al-Kateab grabó la destrucción de la ciudad, viendo cómo sus sueños caían junto con los edificios. La codirectora empezó a ganar popularidad con sus reportajes para el canal británico Channel 4 titulados Inside Aleppo que mostraban la crisis humanitaria que sufría el país. En esta película la acompañamos en su viaje personal, la vemos casarse y tener una hija, Sama.

«Son personas extraordinarias. Un ejemplo para todos nosotros en estos días de gran tumulto en el mundo.» Edward Watts

‘For Sama’ es un documental íntimo que toma la forma de una carta de Waad al-Kateab, una madre siria de 26 años, a su hija Sama, grabada en los últimos días de la batalla por Alepo, Siria. Waad vive con el padre de Sama, un médico en el último hospital superviviente en Alepo, controlado por los rebeldes. Rodeado por todos lados, bombardeado diariamente por el régimen sirio y la fuerza aérea rusa, Waad teme que puedan ser asesinados en cualquier momento. Entonces le envió un mensaje filmado a su hija de un año para explicar quiénes eran sus padres, por qué luchaban y por qué Sama vino a este mundo, un recuerdo para la niña en caso de que no sobrevivan.

For Sama, dirigido por Waad al-Kateab y Edward Watts
Escena de «For Sama», documental sobre la Guerra de Siria dirigido por Waad al-Kateab y Edward Watts. Fuente: Surtsey Films

La historia de Waad comienza en 2012 cuando era una estudiante de marketing en la Universidad de Alepo. Las protestas contra la brutal dictadura de Bashar al-Assad llegan a la universidad y Waad es una de las primeras en unirse. Su cámara captura la alegría y el optimismo de esos primeros días. Conoce a un joven médico en las protestas llamado Hamza y con un grupo de amigos continúan exigiendo libertad, incluso cuando el régimen recurre a una violencia cada vez mayor para aplastarlos, y finalmente envuelve a la ciudad en una guerra. Pierden amigos y escapan por poco de la muerte a manos de francotiradores, ataques aéreos y bombas, escenas que pudieron ser capturadas en cámara.

Luego, en medio de la tormenta, Hamza le propone matrimonio. Se casan, se mudan a su primer hogar y, en seguida, Waad se queda embarazada, escenas reconocibles para cualquier pareja joven en cualquier parte del mundo. La diferencia es que su luna de miel se desarrolla contra una guerra cada vez más apocalíptica. Cuando los rusos intervienen para salvar al régimen en septiembre de 2015, desatan una violencia feroz contra los rebeldes. Sin embargo, a pesar de su miedo, Waad y Hamza deciden no huir de la ciudad como muchos otros lo han hecho, sino quedarse y continuar la lucha por la libertad. Ella se da cuenta de que la lucha ya no es solo para ellos, es para el futuro de su hija.

«Esta no es solo una película para mí, es mi vida». Waad Al-Kateab 

Sama nace el 1 de enero de 2016, un pequeño rayo de esperanza en el caos. El primer año de vida de Sama será el último año de la batalla por la ciudad, una época de oscuridad casi inimaginable. El régimen y sus aliados recurren a todas las atrocidades imaginables para aplastar a los rebeldes. El hospital de Hamza está bombardeado. Son asediados y presencian ataques de gas de cloro, bombas de racimo y barril, masacres de mujeres y niños. Sin embargo, en medio de todo, Waad y Hamza tienen la alegría de ser padres, presenciando las primeras semanas de vida de su pequeña hija, llenas de diversión y risas. Ella les da la fuerza para soportar e inspirar a todos los últimos miembros rebeldes. Finalmente, se sienten abrumados y forzados al exilio. En el éxodo, la familia empacó sus cosas y con lágrimas en los ojos, se despidió de la ciudad destrozada, el lugar donde nació su sueño de libertad y donde murió. Sin embargo, llevan a su hija con ellos, un símbolo eterno del amor y la esperanza que la violencia de los tiranos no puede destruir.

Artículo anterior Sobre el amor y Éric Rohmer
Próximo artículo Malinterpretando antihéroes: ¿culpa de los creadores?

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *