Frida: Viva la vida


Documental Frida. Viva la vida

Frida Kahlo, la única artista que fue capaz de construir una autobiografía a través de imágenes y que contó su historia con gran intensidad: la del dolor físico, sus abortos espontáneos, la tragedia del amor y la traición, y su compromiso político. Tras su muerte, Frida se convirtió en un icono pop que pudo atraer a cientos de miles de visitantes a exposiciones dedicadas a ella, así como inspirar libros, cómics, canciones, películas e incluso desfiles de moda.

Pero, ¿quién era Frida en la vida real? ¿Y cuánta energía y vitalidad liberan sus obras incluso cuando retratan el dolor y el sufrimiento?

Frida. Viva la vida‘, la película documental dirigida por Giovanni Troilo, presenta los seis capítulos de un viaje en busca de Frida, al corazón de México, en medio de cactus, monos, ciervos y loros, alternando entrevistas exclusivas, con documentos de época, reconstrucciones evocadoras y obras de la propia Kahlo, incluyendo los autorretratos más famosos (desde el de Diego Rivera en 1931 hasta Las dos Fridas en 1939, desde La columna rota de 1944 hasta El ciervo herido de 1946).

Destaca las dos almas de Frida Kahlo (1907-1954): por un lado, el icono y símbolo del feminismo contemporáneo, y por otro la artista, libre, a pesar de las limitaciones de un cuerpo torturado. Frida, que contrajo la poliomielitis a la edad de seis años y fue víctima de un accidente de tráfico a los dieciocho años, que la dejó discapacitada, tuvo que vivir con el dolor intenso que sufriría hasta su muerte. Sin embargo, gracias a su pintura pero también a su escritura, su forma de vestir, su estilo inconfundible, a lo largo de los años Kahlo se ha convertido en un modelo a seguir que ha influido en artistas, músicos y diseñadores. Su importancia como figura ha llegado a superar su protagonismo como artista gracias a la intensidad y determinación con la que se enfrentó a una vida de sufrimiento. El dolor, aunque es una parte esencial de su trabajo, no es suficiente para explicar las razones de un logro tan generalizado y unánime: en la obra de Frida también hay un vínculo perpetuo con la fuerza interior y el amor, con la energía vital de su país y sus colores.

Asia Argento en Frida. Viva la vida
La actriz y directora Asia Argento es la narradora del documental «Frida. Viva la vida».

La actriz y directora Asia Argento conducirá al espectador a descubrir las dos caras de la pintora, siguiendo un hilo conductor que consiste en las propias palabras de Frida: cartas, diarios y confesiones privadas. El espectador descubrirá cómo la obra de la pintora tiene sus raíces en la pintura tradicional del siglo XIX, en los ‘retablos’ mexicanos, así como en el arte y el compromiso de los hombres de su tiempo, desde el compañero de toda la vida, Diego Rivera, hasta Trotsky.

Además, después de la revolución de 1910, México intentó redescubrir sus orígenes a través de la iconografía precolombina en la que Frida también exploró el verdadero significado de los opuestos: dolor y placer, oscuridad y luz, luna y sol, vida en la muerte y muerte en la vida. Por lo tanto, rehacer la vida de Frida Kahlo tiene la intención de buscar el punto de contacto entre el sufrimiento que marca los acontecimientos de su vida y su amor incondicional por el arte.

Por primera vez, esta película documental mostrará fotografías, ropa y otros objetos personales pertenecientes a Frida, guardados en los archivos del Museo Frida Kahlo y normalmente no accesibles al gran público, así como los negativos originales de fotografías tomadas por Graciela Iturbide durante la apertura del baño de Frida en 2004.

También habrá relatos y aportaciones de expertos y artistas, como el de Hilda Trujillo quien, desde 2002, ha sido la directora del Museo Frida Kahlo, la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide; el albañil y obrero Alfredo Vilchis, que se convirtió en artista por casualidad, pintando miniaturas y la fotógrafa Cristina Kahlo, nieta de Frida, entre otros. Cine documental que se une al catálogo de títulos de los grandes del arte.

Fuente: A Contracorriente Films
Artículo anterior Crítica: Todo pasa en Tel Aviv
Próximo artículo Crítica: Y llovieron pájaros

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *