Woody Allen y Mia Farrow: su historia al detalle


acusaciones de abuso sexual a Woody Allen

A lo largo de los últimos 15 años he leído numerosos artículos sobre Woody Allen. La mayoría de ellos eran entrevistas en las que el cineasta hablaba sobre su cine, pero siempre existía una constante: el recordatorio perpetuo de las acusaciones de abuso sexual a su hija adoptiva Dylan Farrow. Con el paso del tiempo quise profundizar en los acontecimientos ocurridos en el año 1992 e informarme lo máximo posible para entender qué sucedió, quiénes eran las partes implicadas y cuál fue el origen de todo.

Hay muchos artículos en inglés que recopilan datos y hechos sobre la relación entre Woody Allen y Mia Farrow que merecen la pena ser leídos, pero no conozco demasiados artículos en español que analicen de forma detallada la polémica que estalló a principios de los 90 y la versión pormenorizada de ambos protagonistas. De ahí nace la idea de este artículo.

Existe mucha desinformación en torno a este tema. Conozco a un buen número de personas que sólo conoce de oídas algunas pinceladas sobre lo ocurrido, y tienen una opinión formada en base a ellas. Me ha parecido importante proporcionaros una cronología detallada de la historia entre Woody Allen y Mia Farrow para que podáis crear una opinión más sólida. El objetivo de este artículo no es convenceros de nada, sino informaros de los hechos de la forma más objetiva posible. Además, a lo largo del mismo tendréis enlaces en los que podéis corroborar todo lo escrito aquí, así como expandir la información que os he facilitado. A partir de ahí, cada uno sacará sus propias conclusiones. Vamos a ello, no sin antes avisaros que tenéis una versión algo más resumida de este artículo en un hilo de Twitter que he escrito. Al final del mismo tenéis una recopilación de todos los enlaces que he utilizado, por si os resulta más sencillo y cómodo utilizarlos.

 1979-1989 

Woody Allen y Mia Farrow se conocieron en el año 1979 e iniciaron una relación en 1980. Su relación tuvo una duración de 12 años, durante los cuales nunca se casaron ni vivieron juntos (cada uno tenía apartamento propio en partes opuestas de Central Park, en Manhattan). Es más, Allen nunca durmió en casa de Farrow, aunque sí llegó a tener la llave de su apartamento. Allen solía llegar por la mañana temprano para desayunar con la familia y se marchaba cada noche a su propio apartamento. Cuando Allen y Farrow se conocieron, Mia ya tenía 7 hijos: tres biológicos pertenecientes a su matrimonio con André Previn y cuatro hijos adoptivos: dos niñas vietnamitas (Lark Song Previn y Summer «Daisy» Song Previn), una niña surcoreana (Soon-Yi Previn) y un niño surcoreano (Moses Farrow).

Woody y Mia intentaron tener un hijo biológico, pero al fracasar en el intento, en 1985 Mia Farrow adoptó a Dylan, que por entonces era tan solo una bebé. Allen no formó parte de la adopción, pero funcionó como figura paterna de Dylan desde ese momento hasta su ruptura con Mia. En 1987, Mia Farrow dio a luz a su hijo Ronan Farrow (antes conocido como Satchel). Ronan es, en teoría, hijo biológico de Allen, aunque Mia comentó en 2013 que podría ser hijo de Frank Sinatra, con el que había tenido un ‘affair’ (Mia estuvo casada con Sinatra entre 1966 y 1968).

Acusaciones de abuso sexual a Woody Allen
Woody Allen, Mia Farrow y Dylan al poco de nacer Ronan.

Es importante resaltar el hecho de que Woody Allen nunca fue la figura paterna de Soon-Yi (ni de muchos de los hijos de Mia), sino «el novio de mi madre», según palabras textuales de Soon-Yi, que tenía como figura paterna a su padre adoptivo, André Previn. Es más, la relación entre Allen y Soon-Yi apenas existía y, según Moses Farrow, fue la propia Mia la que incitó a Allen a tener una relación más cercana con Soon-Yi, que se involucrara más con los hijos de ella, así que Allen empezó a llevarla a ver partidos de baloncesto.

 1990-1992 

En documentos posteriores durante la batalla legal que se iniciaría en 1992, Farrow dijo que Allen intentó monopolizar la atención de Dylan mientras que el cineasta neoyorquino alegaba lo mismo por parte de Mia respecto a Ronan. En 1990, la doctora Susan Coates (psicóloga infantil) afirmó que Ronan fue alienado por Allen y que la relación entre Woody y Mia estaba en problemas. Coates también dijo que Dylan mostraba una personalidad dominada por la fantasía cuando se le pedía describir incluso un árbol. En diciembre de 1991, Mia Farrow permitió que Woody Allen se convirtiera legalmente en el padre adoptivo de Dylan y Moses. Un mes después (enero de 1992), Mia encuentra fotos íntimas de Soon-Yi en el apartamento de Woody Allen. Tras hablar con Soon-Yi, ésta confirma su affair con Allen.

Me parece pertinente resaltar un detalle: la fecha de nacimiento de Soon-Yi era desconocida en el momento que Mia Farrow la adoptó, pero en el Registro de Censo Familiar de Seúl se estableció el nacimiento de Soon-Yi en el 8 de octubre de 1970. Es decir, Soon-Yi tenía 20-21 años cuando inició su affair con Woody Allen. En los siguientes meses, la ira de Mia Farrow se intensifica y no la esconde delante de su familia. Desde ese momento, Farrow convierte a Allen en un monstruo a los ojos de sus hijos. Allen y Farrow intentan llegar a un acuerdo de cara al futuro a pesar de la tensa situación. En julio, Mia se entera de que el affair entre Woody y Soon-Yi no se ha terminado.

11 de julio de 1992. Es el séptimo cumpleaños de Dylan. Van a celebrarlo en una casa de campo de Connecticut y Allen quiere ir a visitarlos. La doctora Coates le aconseja que no lo haga, pero Allen va igualmente. Cuando Allen llega a la casa, se encuentra en la puerta de su baño una nota escrita por Mia. En la nota de Mia Farrow a Woody Allen ponía lo siguiente:

«¡Abusador de niños en una fiesta de cumpleaños! Moldeó y abusó de una hermana y ahora concentrado en la hermana más pequeña. Familia asqueada.»

4 de agosto de 1992. Allen visita a Farrow y los niños en Connecticut. Mia se ha ido de compras con una amiga, Casey Pascal. Las niñeras, algunos de los hijos de Farrow y Pascal, empleados y el propio Allen se encuentran en la casa. Farrow ha dicho a las niñeras que no dejen solo a Allen con Dylan. Cuando Farrow y Pascal vuelven, nadie dice que algo raro haya ocurrido entre Allen y Dylan. Más tarde, Sophie Berge, la tutora de francés de los niños, nota que Dylan no lleva nada bajo su vestido y se lo dice a Farrow, quien pide a una empleada que traiga unas bragas nuevas. Esa misma noche, la niñera de Pascal dice que esa tarde vio algo que le molestó: Allen de rodillas frente a Dylan con su cabeza en su regazo, apuntando a su cuerpo. Dylan estaba sentada viendo la tele con la mirada perdida. Al día siguiente, Pascal llama por teléfono a Mia y le cuenta lo que su niñera le ha dicho. Más adelante, Farrow testificará que le preguntó a Dylan si Woody tenía su cabeza en su regazo el día anterior. Farrow añadió: «Dylan dijo que sí, y que no le había gustado nada.»

Mia llama a la doctora Coates y le dice que Dylan ha empezado a quejarse de que Woody abusó de ella. La doctora dijo sobre esa llamada: «Yo estaba desconcertada porque en esa conversación Mia estaba muy calmada. No entendí su calma.» Después de hablar con un abogado, Mia Farrow lleva a Dylan a un pediatra. Cuando volvieron, Farrow dijo que Dylan tenía miedo de hablar con el médico. Farrow testificaría que Dylan apuntó a su hombro cuando el médico le preguntó que le indicara «su parte privada». Días después, Mia Farrow decidió grabar en vídeo a Dylan. Monica (una de las niñeras) dijo estar presente en ese momento y recuerda que Farrow preguntaba a su hija: «¿Qué te hizo papá? Y luego, ¿qué te hizo?» Dylan no parecía interesada, así que Mia paraba la cinta para más tarde continuar con la grabación. Monica, nuevamente bajo juramento, dijo que Farrow llevó de nuevo a Dylan al médico y al volver le dijo: «Ahora todo está bien. Está fijo/establecido («set» en inglés).» Farrow parecía muy feliz y entusiasmada consigo misma.

7 de agosto de 1992. Kristi Groteke (niñera de Dylan) está muy molesta. Según Monica, Kristi se sentía culpable por permitir que Mia Farrow dijera esas cosas sobre Woody Allen. Groteke dijo que ese día que Allen pasó con los niños nos los perdió de vista más de cinco minutos. Cuando la doctora Coates informó a Woody Allen de las alegaciones en su contra, Allen se sentó en el borde de la silla con los ojos muy abiertos y dijo: «Estoy completamente atónito. Estoy completamente atónito.» Lo repitió una y otra vez.

El 9 de agosto de 1992 le practican un examen físico a Dylan y no encuentran ninguna evidencia de abuso sexual. El 13 de agosto, Allen presenta una demanda contra Farrow por la custodia de sus tres hijos. Allen dijo que quería proteger a los niños de la atmósfera tóxica del hogar. El 17 de agosto, Woody Allen declara: «Sobre mi amor por Soon-Yi: es real y felizmente es todo verdad. Ella es una encantadora, inteligente y sensible mujer que ha cambiado (y continúa cambiando) mi vida de una forma maravillosamente positiva.» Del 17 al 21 de agosto, Dylan tiene cita con una terapeuta. Durante la tercera sesión, ella y Ronan ponen pegamento a la terapeuta en el pelo, le cortan el traje y le dicen que se marche. Más adelante, la doctora testificaría que no creía que Dylan hubiera sufrido abusos.

En noviembre de 1992, Vanity Fair publica un artículo titulado ‘La historia de Mia‘, en la que un numeroso grupo de amigos y familiares de Mia Farrow muestran su apoyo a la actriz. El artículo presenta a Allen como un pederasta y una escalofriante figura de poder a quien Farrow teme. El 22 de noviembre de 1992, Woody Allen aparece en el programa 60 minutos para defenderse de las acusaciones de abuso. Allen cuenta que, semanas antes de las alegaciones en su contra, Mia Farrow le había dicho: «Tengo una sorpresa desagradable preparada para ti.»

Acusaciones de abuso sexual a Woody Allen
Mia Farrow, Woody Allen, Ronan y Dylan, cuando ésta tenía 7 años.

 1993 

2 de febrero de 1993. Mónica (niñera de los Farrow) dice que, en varias ocasiones, Mia le preguntó a ella si «estaba de su lado». Mia quería que Mónica la apoyara con sus acusaciones. Poco después de las alegaciones, Moses dijo a Mónica que su madre se había inventado lo de Dylan.

18 de marzo de 1993. El equipo de investigación del Hospital Yale-New Haven que se encarga de la demanda de abuso informan a Woody Allen y Mia Farrow sobre su conclusión: Dylan Farrow no fue abusada.

25 de marzo de 1993. Mia Farrow testifica sobre lo que Dylan le contó que ocurrió el 4 de agosto de 1992. «Ella dijo que la llevó al ático y la tocó en ciertas partes, y que insertó uno de sus dedos parcialmente.» En su carta abierta, Moses Farrow explica por qué no tiene sentido que Allen llevara a Dylan al ático para cometer el abuso sexual, e ilustra cómo era ese ático y por qué la narrativa de Dylan es inconsistente. A continuación, os dejo con la traducción de un segmento de dicho texto:

«En su carta abierta de 2014 en el New York Times, la Dylan adulta parecía recordar cada momento del supuesto abuso, escribiendo: «Me dijo que me tumbara sobre mi estómago, y jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces me abusó sexualmente. Me hablaba mientras lo hacía, susurrando que era una buena chica, que era nuestro secreto, prometiendo que me llevaría a París y sería una estrella en sus películas (…).
Es una narrativa precisa y convincente, pero hay un problema importante: no había tren eléctrico en el ático. De hecho, no había manera de que los niños pudieran jugar ahí arriba incluso aunque quisiéramos. Era un espacio reducido y sin terminar, bajo un techo de ángulos pronunciados con clavos expuestos, nubes de fibra de vidrio aislante y llena de trampas para ratones (…).
La idea de que ese espacio pudiera acomodar un tren eléctrico en funcionamiento dando vueltas alrededor del ático es ridícula. Uno de mis hermanos sí tenía un set de tren elaborado, pero estaba establecido en la habitación de los chicos, un garaje reconvertido en la primera planta (…).
(…) ¿Realmente ella cree recordar este tren que daba vueltas alrededor del ático de la misma forma que recuerda las promesas susurradas de Woody de viajes a París y el estrellato en cine (una tentación bastante extraña que ofrecer a una niña de 7 años, en vez de un nuevo juguete o muñeca)? ¿Y todo esto aparentemente tuvo lugar mientras que aquellos de nosotros que prometimos mantener nuestros ojos fijos en Woody estábamos abajo, ajenos a todo lo que estaba ocurriendo encima de nuestras cabezas?»

En marzo de 1993, la doctora Coates testifica que temía que Mia Farrow se hiciera daño a sí misma o a Woody Allen. «Según Woody Allen, Mia le había llamado repetidas veces y le dijo que debería estar muerto, que quería matarle», dijo Coates.

2 de abril de 1993. Letty Aronson (hermana de Allen) testifica que, tras descubrirse el affair entre Allen y Soon-Yi, Ronan Farrow con apenas cinco años saludó un día a Woody Allen diciéndole: «Mamá dice que no puedo quererte. Mamá dice que eres malo.»

9 de abril de 1993. Kristi Groteke (la niñera de Dylan) testifica que el 4 de agosto de 1992 perdió de vista a Woody Allen y Dylan durante 15-20 minutos. Dice que no informó a Farrow de este dato hasta después de que Dylan hubiera alegado el abuso. Poco después de testificar, Kristi Groteke llegó a un acuerdo con Marjorie Rosen (una escritora de People) para escribir un libro sobre lo sucedido. Al principio, Mia Farrow estaba a favor del libro, pero al leer nuevas versiones de éste, intentó parar su publicación.

3 de mayo de 1993. Una transcripción del doctor Leventhal (del Hospital Yale-New Haven) describe inconsistencias en las declaraciones de Dylan Farrow. «Ella nos dijo inicialmente que no había sido tocada en el área vaginal, y luego nos dijo que sí, y más tarde nos dijo que no.» El doctor Leventhal tenía dos hipótesis. Una: que los comentarios fueron hechos por una niña trastornada/afectada y que dichas palabras se quedaron fijadas en su mente. La segunda: que fue entrenada o influenciada por su madre. Cree que probablemente fue una combinación de ambas.

7 de junio de 1993. El juez del Tribunal Supremo le otorga a Mia Farrow la custodia de Dylan, Ronan y Moses. El juez sentencia que Farrow era una buena madre y Allen un padre terrible que no tenía familiaridad con los detalles más básicos del día a día de los hijos. El juez también matiza que Allen podría empezar a realizar visitas clínicas con su hija Dylan en seis meses, ya que Allen podía tener un papel positivo en la terapia de Dylan. Más adelante, Allen recurrió la sentencia del juez sobre la custodia, pero perdió.

24 de septiembre de 1993. El abogado Frank Maco comunica una decisión de cinco páginas en la que anuncia que, aunque tiene ‘causa probable’ contra Allen, no va a continuar con la acusación por el bien de la niña.

7 de octubre de 1993. El Departamento de Servicios Sociales de Nueva York anuncia sobre el caso de Dylan Farrow que «no se ha encontrado evidencia creíble de que Dylan haya sido abusada o maltratada.» A partir de este momento, y durante los próximos años, apenas hubo novedades sobre el caso.

 2014-2020 

En el año 2014, Dylan Farrow publica una carta abierta en el New York Times en la que explica su versión de los hechos. Dylan asegura que Allen, el 4 de agosto de 1992, la tomó de la mano y la llevó al ático, le dijo que se tumbara boca abajo y jugara con el tren eléctrico de su hermano. Y entonces abusó de ella. Dylan también comenta que Allen le hablaba mientras abusaba de ella y le dijo que sería su secreto y la llevaría a París y la convertiría en una estrella. A partir de ahí, enumera todos los momentos en los que se sintió incómoda con Allen. Os dejo con algunos de ellos: A Dylan no le gustaba estar a solas con él ni que Allen metiera su pulgar en su boca. Tampoco le gustaba que ambos estuvieran en la cama en ropa interior, ni que Allen apoyara su cabeza en su regazo.

Año 2018. Moses Farrow publica una carta abierta en la que habla sobre su infancia como hijo de Mia Farrow y Woody Allen, y muchos de los acontecimientos que sufrió en su hogar. Recordemos que Moses no quiso saber nada de Allen cuando era joven, pero de mayor hicieron las paces y a día de hoy tienen buena relación. La publicación de Moses tiene una extensión de 4.770 palabras, así que resulta difícil resumir todo lo que cuenta en ella, pero intentaré abarcar los aspectos más importantes y aquí os dejo el enlace con todo el contenido.

Woody Allen y Mia Farrow: la historia al completo
Dylan Farrow y Moses Farrow.

Moses comenta que la disfunción familiar no comenzó con Woody Allen, sino mucho antes. Recuerda momentos en los que Mia Farrow llegó a arrastrar a algunos de sus hijos por las escaleras para meterlos en un armario y encerrarlos con llave. Pero Soon-Yi era su cabeza de turco. Soon-Yi era la más independiente de los hermanos y la que menos se sentía intimidada por Mia. Cuando alguna situación la empujaba a ello, Soon-Yi no tenía miedo en criticar a su madre por su comportamiento, lo cual derivaba en fuertes discusiones. Cuando Soon-Yi era joven, Mia le lanzó una pieza de porcelana a la cabeza. No le dio, pero las piezas destrozadas de porcelana le golpearon en las piernas. Años después, Mia pegó a Soon-Yi con un teléfono. Soon-Yi sólo deseaba que la dejara en paz y esto se acentuó con el tiempo.

Tam, una de las hijas de Mia, aparentemente murió de un fallo cardíaco a los 21 años. Moses dice que Tam sufrió depresión durante mucho tiempo, y ésta se intensificó debido a Mia, que se negaba a ayudarla. Mia decía que no era depresión, sino «mal humor» o «cambios de carácter». En el año 2000, tras una fuerte discusión entre Mia y Tam, Mia abandonó la casa y Tam se suicidó por sobredosis de pastillas. Mia dijo que la sobredosis fue accidental (Tam era ciega), pero Moses sostiene que su hermana tenía una gran memoria y sabía contar perfectamente. Thaddeus, otro hijo de Farrow, se suicidó en 2016 tras dispararse dentro de su coche, a apenas 10 minutos de la casa de Mia Farrow. Por otro lado, Lark (también hija de Farrow) tuvo problemas de drogadicción y murió por el SIDA en 2008.

Luego Moses comenta alguna de las situaciones que vivió en sus propias carnes. Una noche, Mia entró en la habitación de Moses y encontró el metro que llevaba buscando todo el día. Al preguntar a Moses, él respondió que no sabía por qué estaba en su habitación. Mia no paraba de preguntarle una y otra vez lo mismo y, al no recibir la respuesta que deseaba, le abofeteó, tirándole las gafas al suelo. Mia obligó a Moses a ensayar lo que tenían que decir cuando comentaran lo sucedido al resto de hermanos. Ella entraba en la habitación y él le tenía que decir que lo sentía por haber cogido el metro y que no lo haría más. Mia se lo hizo ensayar al menos media docena de veces.

En otra ocasión, Moses cortó las trabillas de su pantalón porque pensaba que le sentaría bien. Cuando Mia Farrow se enteró, le quitó su ropa porque decía que no se la merecía, y le hizo permanecer de pie desnudo en la esquina de su habitación frente a sus hermanos recién llegados de cenar. Hay muchos más ejemplos del mismo estilo, pero no quiero ser redundante. En el enlace que os he dejado más arriba podéis leer el resto.

Soon-Yi y el cineasta neoyorkino
Imagen reciente de Woody Allen y Soon-Yi.

Woody Allen y Soon-Yi Previn se casaron en Venecia el 23 de diciembre de 1997 y adoptaron dos niñas, Bechet y Manzie, que actualmente tienen 21 y 20 años. Desde que Woody y Soon-Yi empezaron su affair en 1991 no se han separado, acumulando casi 30 años de relación feliz. El nacimiento del movimiento #MeToo en 2017 desempolvó la polémica sobre la figura de Woody Allen, suscitando mucha división, hasta el punto de que varios intérpretes se arrepintieron de haber trabajado con él. Uno de ellos fue Timothée Chalamet, quién protagonizó ‘Día de Lluvia en Nueva York‘, película de Woody Allen que se rodó en 2017. Allen cuenta en A Propósito de Nada, libro con sus memorias que se ha publicado recientemente, que Chalamet realizó ese movimiento para no perder sus opciones de Oscar. Os traduzco un extracto del libro:

«Él (Timothée Chalamet) le juró a mi hermana que necesitaba hacer eso (arrepentirse de trabajar con él y donar su salario a una organización benéfica) para tener más opciones de ganar el Oscar, así que me denunció públicamente.»

Desde el año 2017, intérpretes como Rebecca Hall, Colin Firth, Mira Sorvino y Greta Gerwig (entre otros) se han arrepentido públicamente de trabajar con Woody Allen, mientras que Diane Keaton, Scarlett Johansson, Alan Alda y Alec Baldwin (entre otros) defienden su inocencia.

Woody Allen tenía un acuerdo con Amazon Studios para la producción y distribución de varias de sus películas. Tras el aumento de la polémica en torno a su figura, Amazon decidió cortar lazos con Allen y no estrenó ‘Un Día de Lluvia en Nueva York’ en los Estados Unidos. El filme sigue sin haberse estrenado en cines estadounidenses, pero Woody Allen tenía los derechos de distribución a nivel internacional y pudo llegar a acuerdos con distintas distribuidoras para estrenarla en otros países (principalmente en Europa).

Y este ha sido, en resumen, un relato de todo lo acontecido entre Woody Allen y Mia Farrow, así como la acusación de abusos sexuales que sufrió Allen en el año 1992. Os recuerdo que toda esta información es de dominio público y a lo largo de este artículo tenéis enlaces a las fuentes de dicha información. Quería destacar especialmente la estupenda labor de JoAnn Wypijewski y Hadley Freeman en sus artículos sobre el caso, y os recomiendo leer la entrevista a Soon-Yi que se publicó en 2018, una de las pocas que ha dado en su vida y la primera en la que habla abiertamente de su relación con Woody Allen, los problemas con Mia Farrow y su percepción de todo lo ocurrido.

Mi único propósito ha sido proporcionaros todas las herramientas a mi disposición para que estéis un poco más cerca de «la verdad». Para que entendáis un poco mejor todo lo que ha acontecido a lo largo de 30 años, pero sobre todo en 1992, ya que hay mucha desinformación. Llevo años queriendo hacer esto, y finalmente me he animado. Porque en este mundo de blancos y negros, de extremos y absolutos, a veces es importante andar el terreno de los grises.

Artículo anterior Clint Eastwood, un cineasta con mucho instinto que cumple 90
Próximo artículo Las 56 películas que lucirán el sello de Cannes 2020

3 Comentarios

  1. Charmaine
    9 junio, 2020
    Responder

    Me equivocaba. El comunicado de 7 de los hijos de Mia apoyando a Dylan y rechazando la campaña de despretigio hacia su madre para desviar la acusación se produjo tras la publicación del perfil a Soon-Yi Previn de Daphne Merkin. Andre Previn también defendió en su día a Mia diciendo que era buena madre. Como hay dos partes enfrentadas e intereses veo necesario que la información esté equilibrada. Pero se agradece mucho que presentes los hechos sin emitir juicios personales dejando libremente a la gente decidir qué o a quién creer. Porque tal vez no haya una única verdad o sea una historia de blancos y negros. La gran mayoría de los que están escribiendo sobre el tema a raíz de las memorias de Allen carecen de ese rigor y se dedian a hacer lo que tanto critican que le hacen a Allen: linchar con adjetivos peyorativos de desequilibrada, bruja, despechada…sin pruebas.

  2. Charmaine
    8 junio, 2020
    Responder

    Te felicito por el exhaustivo trabajo recopilatorio pero lo encuentro un poco parcial al no dedicar el mismo espacio a las dos partes del conflicto. Falta incluir la argumentación de Ronan Farrow en el artículo periodístico de 2016 y aspectos de interés que ha examinado en su libro «Depredadores»de Roca editorial. También se ignora el comunicado del resto de hijos (biológicos-adoptados) de Mia como respuesta a la carta de Moses apoyando a Dylan y expresando su malestar por la campaña de desprestigio hacia su madre.

    • Julieta
      8 julio, 2020
      Responder

      Demasiado parcial, hay una amiga de la familia que vio a Allen tocar de manera inapropiada a Dylan y esa muchacha ha repetido una y otra vez la misma historia, el problema con Allen es que es venerado por muchos que se niegan a ver en él a un depredador, con lo de las fotos ya pintaba maneras, ocultarlo más, ojalá se haga justicia con Dylan, se lo merece.

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *