Oliver Hermanus: «El Apartheid reprimió la homosexualidad»

Entrevista al director de Moffie

Entrevista a Oliver Hermanus, director de Moffie

Moffie‘ está basada en la autobiografía homónima de André-Carl van der Merwe, en la que cuenta la historia de un recluta que se embarca en el servicio militar en Sudáfrica en 1981. Presentada en la sección Orizzonti de la última Mostra de Venecia, supone la cuarta película de sudafricano Oliver Hermanus tras su debut en 2009 con ‘Shirley Adams‘. Un cineasta con una mirada muy personal que no ha pasado desapercibido en festivales como Locarno, Venecia y Cannes, donde se han proyectado con éxito sus películas.

El título de su última película no es arbitrario. Ser moffie significa ser débil, afeminado, ilícito. En 1981 el gobierno minoritario blanco de Sudáfrica se enfrentaba a la guerra en la frontera con Angola. Como cualquier chico, Nicholas Van der Swart de dieciséis años está obligado a realizar dos años de servicio militar para defender el apartheid, en un momento en que la amenaza del comunismo y la «swart gevaar» (el llamado peligro negro) está más presente que nunca. Para Nicholas, sin embargo, estos no son los únicos problemas, y sobrevivir a la brutalidad de la vida en el ejército se convierte en una tarea cada vez más difícil cuando surge una relación entre él y otro recluta.

Ya en 2017, otro título sudafricano como ‘The Wound‘ se atrevía a explorar la homosexualidad entre dos hombres en el contexto del ritual de iniciación Xhosa en Sudáfrica, que al igual que el ejercito en ‘Moffie’, vienen marcados por una homofobia que defiende una masculinidad de lo más tóxica. En la siguiente entrevista, con motivo de la presentación de su película en Venecia, Oliver Hermanus realiza una interesante reflexión sobre la homosexualidad en su país durante la época del apartheid y de cómo afrontó la adaptación de la novela en la que se basa su película, una de las joyas de la última edición del Atlàntida Film Festival.

Entrevista a Oliver Hermanus, director de Moffie

¿Cuál fue la inspiración que te llevó a adaptar el libro autobiográfico de André-Carl van der Merwe?

Cuando leí el libro por primera vez me impresionó el poder y el detalle con el que cuenta esta parte de nuestra historia. No sabía nada sobre el tratamiento de los soldados homosexuales, el pabellón psiquiátrico 22 o el daño que el sistema había causado en tantos jóvenes, y por eso sentí muy profundamente la fuerza que Moffie tendría si se convirtiera en una película.

¿Qué hay de la historia que más te ha involucrado?

En el centro de la película hay una palabra, moffie, que todos los homosexuales de Sudáfrica conocen bien porque la han tratado a su manera. Es un arma que se ha usado contra nosotros durante mucho tiempo. Sentí el deseo de explorar mi historia personal con esta palabra y el resultado es esta película. Y luego, en el fondo de la decisión de hacerla está también la necesidad de desnuclearizarla, este término, quería reformarlo.

«Películas como ‘Moffie’ tienen la tarea de recordarnos el sufrimiento que tuvimos que soportar». Oliver Hermanus.

La identidad y la sexualidad son temas más importantes hoy en día que en 1981, cuando la historia está ambientada, ¿estás de acuerdo?

Desde luego que sí. Vivimos en un mundo en el que todavía hay persecución de las comunidades LGTBI y sin embargo su voz nunca se ha escuchado tan fuerte como ahora. Películas como ‘Moffie’ tienen la tarea de recordarnos cómo era antes, el sufrimiento que tuvimos que soportar y por qué es importante no dejar de hacer oír nuestra voz y estar orgullosos.

Algunos se refieren a la palabra «moffie» en un sentido fuertemente ofensivo, para otros es …casi se ha convertido en un nombre de mascota. ¿Dónde estás?

La percibo como un arma y evito usarla. Sigue siendo un estigma para mí, y hacer esta película… me permitió hablar con otros hombres gays sobre ello, discutir su relación con esta palabra. Creo que para la mayoría de nosotros todavía trae dolor, y aún así estoy a favor de apropiarme de él, como lo hace el libro. Espero que el haberla elegido como título de la película contribuya de alguna manera a hacerla menos tóxica.

Con ‘Skoonheid’ entras en la psique de un joven que encuentra el objeto de deseo en un hombre mayor, mientras que ‘Moffie’ es un viaje en la sexualidad de un hombre gay encarcelado por la sociedad en la que vive y por las leyes del gobierno del Apartheid. ¿Qué opinas?

‘Skoonheid’ es una película sobre la homosexualidad reprimida y el autoodio, mientras que ‘Moffie’ me parece que se ocupa de la etapa anterior, la vergüenza y el adoctrinamiento. Sin duda, las dos películas están estrechamente relacionadas, y de hecho, se podría decir que ‘Moffie’ es una especie de precuela. Pero hay dos mensajes diferentes y por mucho que ‘Moffie’ cuente la historia de un hombre gay, hay dos mensajes diferentes. A través de la FASD (Fuerza de Defensa Sudafricana), la película es también y sobre todo, el testimonio del camino de toda una generación de blancos, gays o heterosexuales. La película es sobre todos ellos.

Hablemos del camino desde el rodaje hasta la pantalla grande, ¿fue difícil? ¿Cuáles fueron los desafíos más difíciles?

¡Ha sido un viaje de cuatro años! Diría que el mayor obstáculo fue el casting, ya que los personajes de la película tienen todos unos dieciocho años y es un abanico de actores muy complicado. Nos llevó más de un año crear el elenco principal y todos quedamos sorprendidos por la cantidad de talento inexplorado que hay en Sudáfrica.

Moffie, dirigida por Oliver Hermanus
Escena de «Moffie», dirigida por el sudafricano Oliver Hermanus.

¿Cómo se acercó al reparto para dar vida a los personajes de la película?

El elenco está compuesto por estudiantes de secundaria, actores profesionales y no profesionales. Primero pasaron bastante tiempo con un instructor militar que les explicó lo que significa estar en un campo de entrenamiento de la SADF. Tuvieron que aprender a usar rifles automáticos R1 y, por supuesto, le han enseñado el entrenamiento. Después de eso pasé unas semanas ensayando con ellos en Ciudad del Cabo y allí me esforcé al máximo para llenar sus cabezas con el tiempo de la historia.

¿Qué efecto espera provocar en los que vean ‘Moffie’?

Me gustaría que los espectadores tuvieran una experiencia visceral, es una película muy sentida y altamente emocional. Seguramente traerá recuerdos del ejército, pero sobre todo, creo que es una película donde se llora, así que diría que espero algunas lágrimas, ¡Jajaja!

«La sociedad del Apartheid luchó decididamente para que la homosexualidad permaneciera reprimida». Oliver Hermanus.

¿Puede decirme algunas de las dificultades de ser un moffie que se tratan en la película?

El tema principal de la película es la masculinidad. Explora cómo durante más de cien años los blancos de Sudáfrica han sido criados y cómo el sistema del Apartheid, el ejército y la naturaleza conservadora de este país han infundido en los jóvenes una ideología de superioridad y odio. En este contexto, ser un moffie significa un crimen, un problema y un error.

Y como director, ¿cómo abordó estos temas?

Estudiando mucho, jajaja! Personalmente, el objetivo era permanecer fiel a la idea básica de que lo que se decía era un sistema basado en el odio y la segregación y que los militares estaban diseñados para fortalecer y proteger ese sistema. A través de la película quiero mostrar este proceso, quiero que los espectadores vean y experimenten el adoctrinamiento.

Cuando se habla de jóvenes soldados, ¿qué hizo que fuera tan difícil aceptar la propia homosexualidad durante este período de la historia de Sudáfrica?

Simplemente el hecho de que se consideraba ilegal y por lo tanto peligroso. La sociedad de la época luchó decididamente para que la homosexualidad de hombres y mujeres permaneciera reprimida.

¿Cree que ha habido cambios significativos gracias al apoyo constitucional de la nueva Nación del Arco Iris?

En el ejército me temo que no, pero en la sociedad civil ha habido un cambio, e imagino que el mero hecho de que hayamos podido hacer una película como esta es una prueba de ello.

Ser gay siempre ha sido un problema cuando se trata del ejército, en todas partes. ¿Qué son, en su opinión, las razones de este conflicto en este entorno?

Creo que se debe a la propia naturaleza del ejército, un universo puramente masculino, heterosexual y en su mayoría habitada por hombres. Este contexto trae consigo una expectativa si asume que todos los hombres en ese universo necesariamente deben querer heteronormatividad. Por supuesto que ahora hemos visto cómo eso también está cambiando.

Fuente: Portobello Productions
Artículo anterior El Museo del Cine de la Academia de Hollywood a punto de abrir
Próximo artículo Crítica: Blanco en blanco

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *