La mujer del espía, un viaje lleno de misterio en 8K al Japón de 1940


La mujer del espía, dirigida por Kiyoshi Kurosawa

La mujer del espía‘, dirigida por Kiyoshi Kurosawa, es un drama de tintes épicos que comienza en la víspera del estallido de la II Guerra Mundial. Yusaku (Issey Takahashi) es el director de una compañía comercial en Kobe (Japón), y está casado con Satoko (Yu Aoi). En un viaje a Manchuria durante 1940, Yusaku descubre un terrible secreto nacional. En nombre de la justicia decide hacerlo público, lo que le convierte al instante en un enemigo público. Sin embargo, Satoko asegura creerle y jura que estará a su lado independientemente de las consecuencias. En una época tan turbulenta, ¿qué destino les espera a Satoko y Yusaku?

El prestigioso y veterano cineasta nipón, que debutara en 1983 con ‘Kandagawa Wars‘, es conocido por sus muchas contribuciones al cine de terror japonés y no esconde las influencias recibidas de directores como Hitchcock y Yasujiro Ozu. Kurosawa compite por primera vez por el León de Oro en Venecia por ‘La mujer del espía’, una película que nos transporta a los angustiosos y aterradores tiempos de la guerra para mostrarnos la lucha de una pareja para superar la desconfianza y mantenerse fiel al amor que se tienen el uno al otro.

A continuación, Kiyoshi Kurosawa explica algunos aspectos fundamentales de ‘La mujer del espía’, su primera película de época que además está realizada en 8K.

Acerca del contexto histórico de La mujer del espía

Esta película no es sobre la guerra. Como trasfondo de este relato, se revela el hecho innegable de que Japón ha cometido numerosos actos de violencia despiadada en suelo extranjero. Los dos protagonistas de esta historia lucharon con sus emociones mientras sufrían y lloraban por esta revelación, lo que finalmente los lleva a tomar una decisión que les cambiará la vida.

¿Cuál es el propósito de la guerra? No es una pregunta fácil de responder. En la historia, algunas guerras se libraron en nombre de la justicia, y otras no fueron más que invasiones. La humanidad también luchó para defenderse, o en algunos casos, por orgullo. Es difícil de creer que tal violencia fuera cometida por políticos y soldados por igual porque estaban poseídos por el diablo. Sin embargo, hablando desde un punto de vista objetivo, parece que el país se embarcó en un camino del que finalmente descarrilaron, ya que continuaron siendo alimentados por el orgullo y la codicia. Esta «locura» se extendió rapidamente entre el pueblo, dando lugar a un consentimiento unificado de masacre que el país consideró justificable. Esta guerra con la «locura» era algo con lo que cada persona tenía que luchar. Así era la vida en Japón en la década de 1940.

La mujer del espía, dirigida por Kiyoshi Kurosawa

Quería contar la historia de aquellos que mantuvieron la cordura en medio de la furia, a través de esta pareja de la película. Satoko y Yusaku llevaban una vida normal cuando esta «locura» amenazó con absorberlos en su agujero negro. ¿Deberían escapar de sus garras, o deberían aguantarlo como si nada fuera de lo normal hubiera ocurrido? No estoy seguro de que el conflicto interno experimentado por esta pareja sea algo con lo que esta generación pueda empatizar. Para un Japón moderno que en la superficie parece tener la libertad y la paz garantizadas, no se puede decir cuándo y dónde podemos ser visitados por esta «locura» de nuevo. Espero que esta película arroje algo de luz sobre la realidad de esta crisis inminente, y cree un sentido de urgencia en nosotros.

Suspense

A menudo, los principales personajes masculinos y femeninos que aparecen en mis películas son parejas casadas. Esta película no es diferente. El matrimonio es una relación única en la que un hombre y una mujer de diferentes orígenes y estatus se unen bajo un mismo techo, prometiendo compartir la misma vida y destino.

Aunque ambos son iguales en el matrimonio, cada uno posee un lado que el otro no conoce, y ese lado a menudo permanece oculto detrás de esa confianza mutua que se profesan. Sin embargo, un ligero giro en los acontecimientos puede hacer que ese lado desconocido se inflame. Antes de que te des cuenta, la sospecha y la duda empiezan a levantar sus feas cabezas incluso en el marco de una tranquila cena familiar. No puedo encontrar mejor material para una película que esto.

Mientras la cámara captura la aparentemente ordinaria vida diaria de la pareja, la audiencia contiene la respiración mientras preparan su corazón para lo que podría suceder a continuación. Esta poderosa forma de expresión cinematográfica es lo que llamamos «suspense». Satoko y Yusaku es una pareja con más suspense que todas las demás parejas de mis películas, sin duda alguna.

La mujer del espía, dirigida por Kiyoshi Kurosawa

Rodaje en 8K

Cuando vi por primera vez un video de muestra en 8K, me sorprendió su asombrosa alta resolución y me preocupó si la película estaba lista para adoptar una tecnología digital tan poderosa. La claridad absoluta es genial para filmar tomas de la realidad frente a ti, pero no es tan ideal para contar una historia de ficción. Sin embargo, no podía negar que tenía un deseo de maniobrar magistralmente esta última tecnología en mis expresiones a través del cine.

Nuestro objetivo no era tratar de cubrir el digital 8K con un aura que se asemeje a la de una película, sino más bien usarlo para elevar la película a una obra de arte. Dado que se dice que las películas nacieron en el siglo XIX debido a la influencia de las obras de teatro y el arte de la época, parece ser lo más natural. Fue genial que nos hayamos fijado una meta, pero tenemos un problema: las películas de 8K no existían en ninguna parte. Así comenzó nuestro viaje de prueba y error mientras luchábamos con esta tecnología revolucionaria.

Nuestro personal técnico hizo un trabajo tan brillante que ‘La mujer del espía’ resultó tener una calidad de la que estoy orgulloso. Los finísimos píxeles de 8K dieron vida a esta historia ambientada en la antigüedad, mezclándose armoniosamente en la sombra de esa época. Es, de hecho, una pieza de arte en movimiento.

Fuente: Nikkatsu
Artículo anterior Jia Zhangke, un observador de la sexta generación
Próximo artículo Crítica: The Father

Sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *