Maradona por Kusturica


Documental Maradona por Kusturica

En ‘Maradona por Kusturica‘, el realizador serbio celebraba la increíble historia de Diego Maradona: héroe deportivo, Dios vivo del fútbol, artista brillante, campeón del pueblo, caído ídolo e inspiración para millones de personas en todo el mundo. Desde Buenos Aires a Nápoles, así como Cuba, Emir Kusturica traza la vida de este extraordinario hombre, desde sus humildes comienzos hasta su fama mundial, desde el más espectacular ascenso hasta su trágica caída. Un documental único sobre «el jugador del siglo» filmado por su mayor admirador y que se llegó a proyectar, aunque fuera de concurso, en el Festival de Cannes de 2008.

El encuentro entre Kusturica y Maradona

En 2005, Emir Kusturica anuncia oficialmente su proyecto documental sobre Diego Maradona: «Es la primera película que abordará todos los aspectos de la vida de Maradona». El multipremiado director, con dos Palmas de Oro y numerosos premios internacionales, filmará al mejor jugador de todos los tiempos. La noticia ocupó los titulares de todo el mundo. La filmación comenzará en Buenos Aires y continuará en Nápoles, un lugar importante para los logros futbolísticos de Maradona, luego Cuba, su ciudad adoptiva, y Belgrado, la ciudad del director de cine.

«Mi intención es encontrar y hacer reaparecer la verdadera personalidad de Maradona.» Emir Kusturica.

Esta película supone el encuentro único entre dos titanes, unidos por el exceso, la pasión y el genio. Ningún director vivo podría haber comprendido mejor el explosivo enigma que es Maradona, ningún otro director que no sea Kusturica podría haberse ganado la confianza y la amistad de Maradona: «Siempre soñé con ser un jugador de fútbol y, a mi manera, lo fui.» Por primera vez, Maradona acepta una colaboración plena e íntima y se desnuda ante la cámara del director, para revelar al hombre detrás del mito.

Buenos Aires, 2 de abril de 2005. Es el cumpleaños de Dalma, la hija mayor de Maradona. Kusturica está allí, con dos cámaras y un equipo muy pequeño. Maradona está luchando con sus demonios y las huellas dejadas en su cuerpo: problemas de corazón, peso y rodillas. Es difícil de creer que este hombre experimentará una resurrección como la del fénix. «Es una fuerza de la naturaleza, emana emoción, encanto y gran fuerza. Un ser único», dice Kusturica. Cuatro días después, en el Soul Café, las mayores estrellas de la música latinoamericana se han reunido para celebrar «El Pibe de Oro». Todo el mundo canta y Kusturica es llamado al escenario. El director y el futbolista. El gitano y el rockero. Dos artistas cara a cara. El viaje puede comenzar.

A partir de entonces, los dos hombres expresan continuamente su mutua admiración. En mayo de 2005, Diego Maradona va al Festival de Cannes porque Emir Kusturica es el Presidente del Jurado. Los dos pasan noches locas juntos. Invitado al programa de televisión de Diego Maradona en noviembre de 2005, Emir Kusturica es presentado por el jugador de fútbol como el brillante director, su hermano. Incluso patean algunas pelotas de un lado a otro. El 4 de noviembre de 2005, en la Cumbre de las Américas, Kusturica forma parte del movimiento de protesta organizado contra la llegada de George W. Bush a Argentina. Filma a Diego Maradona en pleno combate político: «Me impresiona su visión del mundo, su humor y su humanitarismo». El 1 de febrero de 2008, durante un concierto de la Orquesta Sin Fumar en Madrid, Diego Maradona, que ve el espectáculo desde el balcón, se sube al escenario y baila con Emir…
La magia de esta película se debe a esta química humana y cinematográfica.

El rodaje

Dos gigantes. Rebeldes políticamente incorrectos, más grandes que la vida. Se encuentran, se conocen, comparan tatuajes y otras cicatrices de batalla. Uno nació hace 45 años, en las villas de Buenos Aires, y se convirtió en una leyenda del fútbol a una edad muy temprana. El otro creció en Sarajevo, en un país ahora borrado del mapa mundial, antes de ganar numerosos premios, incluyendo dos Palmas de Oro. Una escribe, produce, actúa, dirige y toca con la Orquesta de No Fumadores. La otra, una vez un dios viviente, antiguo ángel caído, se ha reinventado a sí mismo como un buen padre, presentador de televisión, entrenador y vicepresidente de un club de fútbol. Dos irreverentes e incontrolables personajes del rock ‘n’ roll, unidos durante meses de rodaje: un viaje por carretera a través del extraordinario pasado y presente de Diego Maradona.

Villa Fiorito, Buenos Aires: Después de más de dos décadas, Maradona regresa inesperadamente al barrio pobre donde nació: «Maradona no es de los que se enriquecen y olvidan, nunca perdió su alma. Fue profundamente conmovedor, es su héroe. Fue como si nunca se hubiera ido», dice Kusturica. En la casa donde creció, la estrella y el director hablan de la infancia, la familia y el fútbol. Y la política. Ambos admiran al Che, ambos se oponen al neoliberalismo, al imperialismo y a Bush.

«Descubrí durante la filmación: el profesor de fútbol, el ciudadano políticamente incorrecto y el hombre de familia». Emir Kusturica.

La otra ‘casa’ de Maradona en Buenos Aires es ‘La Bombonera‘, el estadio donde Maradona y Kusturica se unen a la fiesta del centenario del mítico equipo argentino Boca Juniors. La multitud enloquece, saludando a Maradona como un dios. En Buenos Aires, hay bodas falsas, con prostitutas y clientes, organizadas y «consagradas» en el legendario Cocodrilo, un burdel de baile erótico patrocinado por la Iglesia Maradoniana. Esta iglesia, que reúne a más de 100.000 fans, fue fundada en 2000. La congregación se reúne dos veces al año: en Navidad, el 30 de octubre, celebrando el nacimiento de Maradona, y en Pascua, el 22 de junio, el día en que Maradona se anotó un gol con su mano.

Belgrado, junio de 2005: Otra ciudad loca, en cierto modo la gemela de Buenos Aires. Tras reunirse con el Primer Ministro, Maradona y Kusturica visitan el famoso estadio del Estrella Roja, donde el exfutbolista recrea uno de los mayores goles de su carrera, el de la victoria de su equipo Barcelona, el Barça, en 1982. Los dos hombres juegan en el estadio vacío, como hermanos. Maradona parece joven de nuevo: ha perdido 40 kilos desde que comenzó el rodaje.

Nápoles, finales de junio de 2005: El héroe que devolvió el orgullo a su ciudad ha regresado. En pocos segundos, las calles están llenas. Es una revuelta. Lágrimas, histeria, alegría… de los aficionados, muchos de los cuales son demasiado jóvenes para haber visto a Maradona en sus días de gloria. De vuelta a Buenos Aires: El viaje termina donde comenzó: «La película mostrará a ‘los tres Maradona’… Descubrí durante la filmación: el profesor de fútbol, el ciudadano políticamente incorrecto que lucha contra las políticas unilaterales de los EE.UU., y el hombre de familia», dice Kusturica.

Un nuevo Maradona, revitalizado, da su última entrevista a Kusturica. El viaje ha terminado. Una nueva vida comienza para Diego.

Maradona por Kusturica: la película documental

La película nos lleva a través de la extraordinaria trayectoria de Maradona, durante el año que Kusturica llamó «el renacimiento de Maradona»: su vida y su carrera, sus triunfos y sus derrotas, los lugares clave de su vida – Buenos Aires, Cuba, Nápoles – hasta el momento decisivo de su renacimiento. Desde sus humildes comienzos en las villas de Villa Fiorito hasta su vida en Buenos Aires, donde vive con su esposa y sus dos hijas: «La idea era iluminar el deseo no cumplido de Maradona, establecer la armonía dentro de su familia», como una película familiar, siempre en el corazón de la intimidad del individuo – bajo el excepcional respeto del Emir Kusturica.

Las dos caras de Maradona. Por un lado, el hombre público, el héroe, el icono, pero también el hombre político apasionado y comprometido, muy cercano a los líderes como Fidel Castro – y un franco oponente de la globalización. Por otro lado, Maradona como nunca antes se ha visto, el Maradona privado: su vida familiar, sus esperanzas, sus miedos, alegrías y frustraciones. A través de Kusturica, Maradona nos invita a ser testigos de sus transformaciones, revelando la humildad esencial que nunca lo abandonó. La oportunidad única de revivir también la felicidad que Diego Maradona nos ha traído a lo largo de los años.

Este «niño de oro» cayó, pero se recuperó y la película de Kusturica nos cuenta no solo el gran hombre que fue, sino también el gran hombre que sigue siendo hoy en día: «Soy un idealista. Para mí, Maradona siempre será más grande que el efecto que las drogas tuvieron en él. Es un artista. Ser un artista, significa superar sus propias barreras, no tiene nada que ver con nuestra sociedad que te pone en un pedestal, para luego destruirte y enterrarte.» Maradona habla de sus años de abuso, revela su humanidad y sus cualidades como gran deportista, que le permitieron superar la adversidad.

En el proceso de filmación, Maradona recupera la salud, se enfrenta al pasado, exorciza sus demonios. Esta es la historia de un hombre que vive de nuevo. Diego Maradona de Emir Kusturica. El resultado es salvaje e intransigente, animado, caótico, rico en emociones. Y musical. Como en la escena en la que Manu Chao canta La Vida Tómbola, su última canción dedicada al astro argentino.

Si yo fuera Maradona
viviría como él
…mil cohetes… mil amigos
y lo que venga a mil por cien…

Artículo anterior Cineuropa 2020: Crónica 3
Próximo artículo Festival de Gijón 2020: crónica 3

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *