El arte de las persecuciones de coches en el cine


Persecuciones de coches en el cine

Las grandes persecuciones de coches en el cine se las debemos a Hollywood, secuencias que son casi imprescindibles en la mayoría de las películas de acción o en géneros como el thriller, el cine negro o policíaco e incluso en el de ciencia ficción. Inevitable sentir la adrenalina cuando los coches de policía, de espías o de bandas criminales sortean toda clase de obstáculos y desafían a la gravedad ante nuestra atónita mirada.

Persecuciones de coches en el cine las hay innumerables y podríamos dar muchos ejemplos, pero pocas son las que destacan por su planificación técnica, donde las posiciones y movimientos de cámara están calculados al milímetro y que permiten a esas escenas darle verosimilitud en la sala de montaje transmitiendo pura emoción, además de ser un espectáculo visual único que en ocasiones cumple su función a nivel narrativo.

En más de 100 años, el cine ha mostrado persecuciones de toda clase y con todo tipo de coches, y la exigencia de los espectadores no solo no ha disminuido, sino que ha ido en aumento. En su intento por satisfacer esta demanda del público, los cineastas nos han dejado algunos ejemplos realmente épicos, como ‘Bullitt‘, considerada la película que «revolucionó los estándares» en lo que a persecuciones de coches se refiere. Tanto, que podríamos verla una y otra vez sin cansarnos.

Si eres amante del cine de acción y de las buenas persecuciones de vehículos, a buen seguro que este video te interesa. Disfrutarás reviviendo carreras y persecuciones que vistes en su día en el cine o en la televisión de casa. Desde clásicos a películas de culto recientes como ‘Drive’, pasando por títulos tan dispares como ‘El Caballero Oscuro‘ o ‘Nightcrawler’. El video montaje The Art of the Car Chase reúne con bastante acierto 50 escenas de persecuciones de coches, aunque a buen seguro los buenos aficionados echarán de menos alguna. Abran bien los ojos, abróchense los cinturones y déjense transportar por estos intrépidos pilotos.

Artículo anterior Todavía estás a tiempo de descubrir a Godard
Próximo artículo ¿Por qué nos hace tanta gracia el humor "marxiano"?

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *