Crítica: Nuevo orden


Nuevo orden, dirigida por Michel Franco

Nuevo Orden‘ es un aterrador relato sobre la lucha de clases en un mundo distópico, y que podría volverse profético si continuamos por el camino que estamos transitando actualmente. A este respecto, creo que la película comparte similitudes con ‘Hijos de los Hombres‘ a nivel temático, si bien se trata de filmes muy distintos. La película nos cuenta la vida de una familia adinerada y la celebración de una boda en su lujosa casa. No obstante, dicha casa recibirá la visita de personas con intenciones desconocidas.

‘Nuevo Orden’ es un choque de clases sociales absolutamente brutal en el que los pobres dicen basta y utilizan la fuerza para someter a los ricos, desembocando en una guerra civil descorazonadora. Michel Franco sienta las bases en un primer acto muy inteligente, ya que la trama gira en torno a la boda y solo vemos el ruido externo en la distancia, ahogado por una fiesta de ricos que parecen ignorar estos disturbios. Pero ese ruido se va intensificando hasta explotar en pantalla de manera encarnizada y sobrecogedora.

Nuevo orden, dirigida por Michel Franco
Escena de «Nuevo orden», dirigida por Michel Franco. Fuente: A Contracorriente Films

La película alcanza cotas de violencia explícita insoportables, a la que asistes desde el terror más profundo. La cinta encadena secuencias desalentadoras una detrás de otra, y verdaderamente sientes en tus carnes el miedo y la inseguridad que muestran los personajes. Observas con impotencia injusticias insoportables y verdaderamente acabas el visionado exhausto y perdiendo la fe en la humanidad, porque desgraciadamente vemos en las noticias situaciones similares, y nos afecta principalmente por pura asociación.

‘Nuevo Orden’ es un visionado visceral, que te va ahogando en un mar de sangre, violencia y anarquía, pero siempre de una forma tremendamente efectiva. Hay secuencias de un poder atronador y sobre todo, se trata de un filme atrevido porque lleva su narración hasta las últimas consecuencias, sin concesiones. Admiro su ambición y valentía, aunque dudo que mi estómago pudiera soportar un revisionado.

Artículo anterior Crítica: Lupin III: The First
Próximo artículo 20 escenas de películas mudas: ¿Copia o influencia?

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *