Radu Jude cuestiona la obscenidad en ‘Bad Luck Banging or Loony Porn’

Oso de Oro en la 71ª edición del Festival de Cine de Berlín.

Bad Luck Banging or Loony Porn, dirigida por Radu Jude. Ganadora del Oso de Oro en la Berlinale

Emi, una profesora de escuela, ve amenazada su carrera y su reputación después de que se filtre en Internet un vídeo sexual personal. Obligada a reunirse con los padres que exigen su despido, Emi se niega a ceder a sus presiones. Radu Jude ha presentado en la Berlinale, donde ha ganado el Oso de Oro, ‘Bad Luck Banging or Loony Porn‘, una película que consta de tres partes que se relacionan entre sí de forma poética y que ofrece una mezcla incendiaria de formas poco convencionales, humor irreverente y comentarios mordaces sobre la hipocresía y los prejuicios de nuestras sociedades.

Orígenes de ‘Bad Luck Banging or Loony Porn’

La película surgió de largas discusiones con amigos. En algunas ocasiones hablamos de historias reales de Rumanía y otros países, de profesores expulsados de las escuelas en las que enseñaban por lo que hacían en su vida privada: chats de sexo con cámara en directo o publicación de grabaciones de porno amateur en Internet. Las discusiones eran tan acaloradas que me hicieron pensar que, aunque el tema parece trivial y superficial, debe haber mucho más detrás si las reacciones son tan fuertes. Entonces decidí hacer una película, así que ahora tengo la última palabra frente a mis amigos.

Aunque el título de la película se explica por sí mismo, su subtítulo, «un boceto para una película popular«, podría beneficiarse de una explicación. Malraux señaló en una ocasión que «Delacroix, aunque afirmaba la superioridad del cuadro terminado sobre el boceto, conservaba muchos de sus bocetos, cuya calidad como obras de arte consideraba igual a la de sus mejores cuadros». La idea me pareció relevante y decidí aplicarla en el cine e intentar ver cómo sería una película si su forma se dejara abierta, inacabada, como un boceto. Y sí, «popular», ya que creo que la película podría ser fácil como una brisa de verano y por su tema sensacionalista. Pero no es una verdadera película popular. Sólo un esbozo de una posible.

Bad Luck Banging or Loony Porn, dirigida por Radu Jude. Ganadora del Oso de Oro en la Berlinale 2021
Katia Pascariu en una escena de «Bad Luck Banging or Loony Porn», dirigida por Radu Jude. Oso de Oro en la Berlinale 2021.

Rodar en tiempos del COVID

El primer encierro terminó en Rumanía a finales de mayo y se suponía que íbamos a rodar en octubre y noviembre. Cuando vimos que se acercaba la segunda oleada de COVID-19 (a principios de julio), la productora Ada Solomon y yo tuvimos que decidir: o nos atenemos al plan (lo que significaba también solicitar financiación extra), con el riesgo de posponer el rodaje en caso de que la crisis empeorara, o filmamos antes con el dinero que teníamos. Optamos por lo segundo y empezamos a preparar la película. El número de casos iba en aumento, así que también tuve que decidir cómo interactuar con la gente. Creo firmemente que, como director, tienes una cierta responsabilidad hacia el reparto y el equipo.

Cuando era joven, admiraba mucho todos los rodajes locos sobre los que leía: ‘Las dos tormentas’, ‘Aguirre, la cólera de Dios’, ‘Apocalypse Now‘, etc. Todavía los admiro, pero soy demasiado débil: intento no arriesgar la vida o la salud de nadie cuando se trata de rodar. No creo que ninguna película del mundo merezca que alguien contraiga ni siquiera un resfriado común. Con esto en mente, hice todo el casting, y todos los ensayos en Zoom y decidí que el equipo llevara mascarillas. Y también, incluso el reparto.

Bad Luck Banging or Loony Porn, dirigida por Radu Jude
Claudia Ieremia, Alex Tocilescu, Costel Băloiu y Katia Pascariu en «Bad Luck Banging or Loony Porn».

En primer lugar, porque la película debía ser contemporánea y las mascarillas formaban parte de nuestra vida cotidiana y quería captar ese momento, encontrar el aspecto antropológico del uso de las mascarillas. En segundo lugar, porque me preocupaba la salud de las personas implicadas. Muchos de ellos aparecen en la película invitados por mí. Yo era el anfitrión y me sentía responsable. La mayoría de las personas estaban de acuerdo con estas normas de seguridad. Algunos de ellos, más vulnerables, aceptaron hacer la película sólo porque les prometí que las normas de distanciamiento y protección social se respetarían rigurosamente. Todos nos sometimos a la prueba de COVID-19 antes del rodaje y dos veces más.

Radu Jude se plantea qué es lo obsceno y cómo lo definimos

Según Radu Jude, estamos acostumbrados a actos que son mucho más obscenos, en cierto modo, que pequeños actos como el que desató el alboroto que vemos en la película. Esta era mi idea: confrontar estos dos tipos de obscenidad, y ver que la llamada obscenidad del vídeo porno no es nada comparada con lo que nos rodea, pero a lo que no prestamos atención. La película cuenta una historia contemporánea, una pequeña historia. Si la historia y la política forman parte de la película, es porque la propia historia tiene un significado más profundo si la vemos en un contexto histórico, social y político.

La obscenidad es el tema de esta película y se invita constantemente a los espectadores a comparar la supuesta obscenidad de un banal vídeo porno amateur con la obscenidad que nos rodea y la que podemos encontrar en la historia reciente, cuyas huellas están por todas partes. Así pues, los espectadores deben realizar esta operación de montaje.

Fuente: microFilm
Artículo anterior Next Door, el debut como director de Daniel Brühl
Próximo artículo Las Niñas gana 3 premios Feroz (drama, dirección y guion)

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *