La mujer en la ventana, la película hitchcockiana de Joe Wright


La mujer en la ventana, thriller dirigido por Joe Wright

Después del drama biográfico sobre Winston Churchill, por el que Gary Oldman ganó todos los premios posibles, el director británico Joe Wright estrena en Netflix, después de cancelarse su estreno en cines en 2020, el thriller ‘La mujer en la ventana‘, nueva adaptación cinematográfica del bestseller de A.J. Finn, escrito por el actor y escritor -ganador del premio Pulitzer- Tracy Letts.

Anna Fox (Amy Adams) es una psicóloga infantil agorafóbica que vigila el mundo exterior desde las ventanas de su casa de piedra rojiza de Nueva York. Su inquilino, el aspirante a músico David Winter (Wyatt Russell), que vive en el sótano, realiza trabajos esporádicos en la casa, mientras Anna pasa el tiempo bebiendo vino, viendo películas clásicas de cine negro y controlando los acontecimientos del barrio desde la seguridad de su ventana.

Cuando una nueva familia, los Russell, se muda al otro lado de la calle, Anna se hace amiga de su hijo de 15 años, Ethan (Fred Hechinger), y de la mujer que ella cree que es la madre del chico, Jane Russell (Julianne Moore). De repente ve como su propia vida da un vuelco cuando es testigo de un acto violento y la mujer desaparece. Anna sospecha que se trata de un juego sucio, pero tanto Ethan como su padre, Alistair (Gary Oldman), niegan haber hecho nada malo, y cuando Anna involucra a la policía de Nueva York, incluso el detective Little (Brian Tyree Henry) se muestra escéptico de que Anna haya visto algo importante.

Anna opta por cambiar de medicación y reducir su consumo de alcohol, y espera que la claridad arroje luz sobre lo que cree haber presenciado esa noche. Pero cuando Alistair le presenta a su mujer, Jane Russell (Jennifer Jason Leigh), Anna empieza a cuestionar su propia lucidez mientras su mundo sigue descontrolado. Se revelan secretos espeluznantes, y nadie -ni nada- es lo que parece.

La mujer en la ventana, dirigida por Joe Wright
Amy Adams en una escena de «La mujer en la ventana», dirigida por Joe Wright.

La casa decimonónica en Harlem: un personaje propio

El mayor reto para el diseñador de producción de ‘La mujer en la ventana’ fue la casa donde se desarrolla la mayor parte de la película. Una casa unifamiliar del siglo XIX en Harlem con una escalera circular que sube tres pisos hasta una claraboya en el tejado, es el hogar en el que Anna Fox (interpretada por Amy Adams) está recluida debido a su condición de agorafóbica. «Cuando abrimos la película, presentamos la casa como un personaje recorriéndola con una cámara de movimiento lento«, dice.

La casa se diseñó para que Joe Wright pudiera retirar las paredes y crear planos que introdujeran al público en la propia casa. «Era la casa adosada más hermosa», dice Adams. «Si no estuviera en un estudio, habría querido mudarme allí. Era realmente impresionante». Su aspecto más distintivo es el hueco de la escalera, y Wright fue muy específico en cómo quería rodarlo.

El color es especialmente importante para el director. En películas anteriores le han atraído los colores ricos y brillantes, y en ‘La mujer en la ventana’ hubo numerosas pruebas de cámara para determinar qué colores quedaban mejor en la pantalla para esta historia en particular. «Hicimos muchas pruebas creando grandes muros de color», dice Thompson. «Algunos nos sorprendieron en el sentido de que pensábamos que no había forma de que funcionaran, como las cortinas naranjas del comedor y el sofá rosa apagado del salón del primer piso».

Wright y el director de fotografía francés Delbonnel querían asegurarse de que cada planta de la casa tuviera su propio carácter. La motivación de la luz viene del exterior a través de las ventanas y se refleja en las paredes de la casa, lo que dio lugar a hermosos efectos de iluminación. Cuanto más avanza la historia, más estilizada, perturbada y surrealista se vuelve.

Como resultado, la casa se convirtió en su propio personaje en la película, una especie de manifestación del miedo. «Temáticamente, la película trata en gran medida del miedo y de cómo el miedo puede encerrarnos e impedir que conectemos con otras personas», dice Wright, «y así la casa se convirtió en esta especie de manifestación del miedo que Anna Fox era incapaz de superar».

Joe Wright dirigiendo a Amy Adams en La mujer en la ventana
Joe Wright dirigiendo a Amy Adams en «La mujer en la ventana».

La mujer en la ventana, un thriller emocional

Joe Wright, que se considera una persona y un cineasta emotivo, quería que esta historia tuviera un profundo núcleo emocional, algo poco habitual en un thriller. «Muchos de los thrillers noir, especialmente de la época dorada, eran bastante objetivos y bastante fríos en cierto modo», explica. «Y después de trabajar mucho con Amy, creo que lo hemos conseguido. Nuestra historia es mucho más emocional que la mayoría de los thrillers, y también es mucho más subjetiva.»

Wright continúa: «Hay películas como ‘La senda tenebrosa‘, con Humphrey Bogart, en la que el primer tercio de la película es todo desde su único punto de vista. El thriller tiene algo de alejado, y yo quería hacer una película que fuera profundamente subjetiva porque es una película sobre la perspectiva. Trata de la poca fiabilidad de tu propia perspectiva de la realidad».

Adams es una gran fan del cine negro, lo que fue una de las razones que la atrajeron al proyecto. «El guion era muy rico y la visión de Joe era muy profunda», dice. «La historia tiene ritmo y, como siempre dice Joe, también hay un villano. Anna empieza a creer que tiene que haber un malo y alguien a quien culpar, y eso empieza a alimentar la forma en que ve los acontecimientos que se desarrollan a su alrededor.» «Intentamos examinar realmente de qué trataba cada escena, cada escena individual, y luego expresar eso de la manera más económica y clara posible», dice Wright. «Muchas de mis películas anteriores eran bastante barrocas en su expresión y su realización, y con esta quería intentar hacer algo más minimalista».

El director se fijó en muchos grandes thrillers, incluyendo casi todas las películas de Hitchcock y especialmente sus películas en color como ‘Vértigo‘ para tener una referencia de color, y se dio cuenta de que cada plano que hacía Hitchcock tenía una razón. «Hay un propósito detrás de cada elección que hace», dice Wright. «Y eso fue un reto y una inspiración para nosotros también».

Fuente: Netflix
Artículo anterior Descubre las imprescindibles del cine quinqui español
Próximo artículo Majid Majidi: "Quería concienciar sobre los abusos del trabajo infantil sin sermonear"

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *