Kogonada salvando robots en ‘After Yang’


After Yang, dirigida por Kogonada

Cuando el novio de su hija, un androide llamado Yang – funciona mal, Jake (Colin Farrell) busca la manera de repararlo. En el proceso, Jake descubre la vida que ha estado pasando frente a él, reconectando con su esposa (Jodie Turner-Smith) y su hija a través de una distancia que no sabía que existía. Así podríamos resumir ‘After Yang‘, la nueva película del surcoreano Kogonada que no pasó desapercibida en la última edición de Cannes, donde compitió en ‘Una Cierta Mirada’.

Hay un pasaje de The Moviegoer de Walker Percy que siempre se ha quedado con Kogonada. «La búsqueda es lo que cualquiera emprendería si no estuviera hundido en la cotidianidad de su propia vida. Tomar conciencia de la búsqueda es estar en algo. No estar en algo es estar en la desesperación». El cineasta surcoreano explica: «Me encontré volviendo a esta idea mientras escribía y realizaba ‘After Yang’, sobre todo en relación con el padre que lucha por sentirse conectado a este mundo». Esa tensión, entre una inquietud tácita y los lazos de su hogar, es el centro de su anterior y maravillosa película de Kogonada, ‘Columbus‘.

En medio de la brisa de finales de verano en un tranquilo pueblo de Indiana -un paisaje marcado por la plácida serenidad arquitectónica y una audacia cambiante (la comunidad del medio oeste es una improbable meca del modernismo)- los personajes se esfuerzan por hacer frente a las responsabilidades familiares que les frenan. Aun así, cuando se presenta un camino a seguir, los personajes emprenden sus propios caminos personales.

«Para mí, Columbus estaba llena de emoción, pero de una forma muy suave», dice Colin Farrell, protagonista de la nueva película de Kogonada, ‘After Yang’. «Estaba llena de espacio y tenía una bondad, una compasión. Siento que Kogonada tiene eso como hombre y como cineasta. ‘After Yang’ también lo tiene. La película es, en muchos sentidos, una evolución en la trayectoria artística de Kogonada. La historia es de ciencia ficción: una historia sobre «tecnobeings» robóticos, inteligencia artificial y la clonación, todo ello ambientado en un futuro sutilmente diseñado que ha sido marcado por la arrogancia medioambiental.

Sin embargo, el humanista que hay en el corazón de ‘Columbus’ está muy presente, atento a las distancias espaciales y emocionales, al dolor de las obligaciones domésticas y los terrenos interiores de la memoria, el tiempo y la identidad. «Por mucho que ‘After Yang’ sea ciencia ficción, sigue perteneciendo al mundo de la vida cotidiana», dice Kogonada.

La película adapta una historia de Alexander Weinstein, cuya brevedad fue uno de los atractivos para que el director surcoreano la adaptara al cine. «Se desarrolla en su mayor parte en un día», dice Kogonada, «es una estructura tan hermosa, tan bien escrita. Sabía que me daría mucha amplitud para explorar las cosas que me apremiaban sobre mí. ¿Qué significa ser, ni siquiera necesariamente ser humano, sino existir momentáneamente en el mundo?

Las historias cortas siempre han sido un terreno fértil para los cineastas que buscan algo más que un argumento. Es una tradición de ciencia ficción que se remonta a la época de ‘2001: Una odisea del Espacio‘, ampliada de manera creativa a partir de las ocho páginas de Arthur C. Clarke, e incluye Inteligencia Artificial, basada en la novela de Brian Aldiss, basada a su vez en Los superjuguetes duran todo el verano del novelista Brian Aldiss (12 páginas).

Después de considerar seriamente la posibilidad de rodar en Detroit, e incluso de visitar la ciudad en persona, Kogonada decidió dejar de ambientar la historia en un lugar concreto. «Empecé a pensar en la película desde la perspectiva de los espacios interiores, para construir el mundo desde dentro hacia fuera», dice. «Al principio, pensé que sólo veríamos el mundo exterior a través de los reflejos o del marco de una puerta o ventana. Con el tiempo, incluimos algunas tomas exteriores, pero es principalmente una película de interiores». Esa acogedora sensación de interioridad no se vestiría con el típico hardware futurista de una película de ciencia ficción convencional. «No quería ver pantallas y monitores por todas partes», recuerda Kogonada.

«Quería que la tecnología pareciera invisible. Sin cables, sin interruptores. Quería un futuro orgánico, más de madera que de metal, un futuro humillado por una catástrofe climática que ya había ocurrido». Aunque los detalles nunca se mencionaron, Kogonada creó una historia de fondo ominosa para mantener la insinuación de Weinstein de una sociedad asustada. «No hay Detroit ni Chicago porque todas las ciudades han sido abandonadas o alteradas significativamente por la catástrofe».

Artículo anterior La naranja mecánica 50 años después
Próximo artículo Mediterráneo: hay historias que merecen ser contadas

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *