Fue la mano de Dios: el Sorrentino más auténtico

Gran Premio del Jurado en la 78 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia

Fue la mano de Dios, dirigida por Paolo Sorrentino

Fue la mano de Dios’, la nueva película de Paolo Sorrentino, puede presumir de haber ganado el Gran Premio del Jurado de la 78 edición de la Mostra de Venecia, el segundo premio más importante después del León de Oro. El cineasta italiano regresa a la ciudad que lo vio nacer para contar su historia más personal: un relato sobre el destino y la familia, los deportes y el cine, el amor y la pérdida.

En su película más autobiográfica, Sorrentino nos cuenta la historia de un chico, Fabietto Schisa (Filippo Scotti), en el turbulento Nápoles de los años ochenta. Un drama donde hay lugar para alegres sorpresas, como la llegada del legendario futbolista Diego Maradona, y para una tragedia igual de imprevista. El destino interpreta su papel, la alegría y la desdicha se entrelazan y el futuro de Fabietto echa a rodar.

Napoles, Maradona y Sorrentino

Nápoles, azul y desatinado, alegre y despiadado: no puedes evitar quererla incluso cuando te odia. Los años ochenta, impregnados de un desenfado injustificado e inconcluso. La llegada de Diego Armando Maradona, el mejor jugador de fútbol del mundo. Un acontecimiento que alimenta las esperanzas y los sueños de una población desamparada y asediada.

La familia, numerosa y ruidosa, normal e ingenua, que se esfuerza por un mismo objetivo: la felicidad. El protagonista, Fabietto Schisa, de diecisiete años. Una adolescencia típica y vagamente agotadora. Amor real e incondicional a sus padres. Amor platónico e incondicional por su bella y angustiada tía Patrizia, cuyo dolor insoportable, provocado por la pérdida de su bebé no nacido después de que su marido la golpeara, la lleva al psiquiátrico.

Y luego el trágico accidente, tan repentino y extraño: la muerte de los padres de Fabietto. Al principio, el dolor es paralizante. No te hace llorar ni pensar ni sentir. En cambio, te lleva a casa, solo, mirando objetos familiares que de repente han perdido su sentido, como los cadáveres. Entonces, de repente, la constatación de que es libre impulsa a Fabietto a mirar hacia el futuro.

Fue la mano de Dios, dirigido por Paolo Sorrentino
Escena de «Fue la mano de Dios», drama biográfico dirigido por Paolo Sorrentino y protagonizado por Filippo Scotti.

El descubrimiento del cine, que en aquellos años en Nápoles empezaba a hacerse con aventura y entusiasmo. Anhela hacer películas, siendo el cine ese célebre monumento que salva las tristes vidas de gente como Fabietto, ilusionando tanto a los que lo hacen como a los que lo ven para recuperar el mundo que han perdido. Pero los delirios llenan nuestras vidas. Por eso el cine nunca morirá.

El breve, desconcertante y decisivo encuentro con un director mayor llamado Antonio Capuano, un intelectual vivaz y provocador, tan sentimental como contrario. El doloroso alejamiento de su querido hermano Marchino, una separación involuntaria e invisible. Marchino, consciente de su propia juventud, se entrega a la vida.

Fabietto, consciente de su propia vejez prematura, se rinde a su tenaz perseverancia. Terminar y huir. Terminar y huir. Eso es lo que tiene en mente, al menos. La visión realista de una figura mitológica inventada -una leyenda popular napolitana, la del niño monje- le hace sospechar que, junto a su perseverancia, posee ese elixir de la narrativa cinematográfica: la imaginación. ‘Fue la mano de Dios’ intenta hablar de todo esto.

¿Qué es exactamente ‘La mano de Dios’? Una historia de madurez que pretende, estilísticamente, evitar las trampas de la autobiografía convencional: la hipérbole, el victimismo, la lástima, la compasión y la indulgencia del dolor, a través de una puesta en escena sencilla, escasa y esencial. Con una música neutra y sobria y la fotografía. «El engorroso aparato cinematográfico dará un paso atrás para dejar hablar a la vida de aquellos años, de la forma en que los recuerdo, de la forma en que los viví, los sentí.» En pocas palabras, esta es una película sobre la sensibilidad. Y por encima de todo, tan cerca y a la vez tan lejos, está Maradona, ese ídolo fantasmagórico, de metro y medio, que parecía sostener la vida de todos en Nápoles, o al menos la de Sorrentino. También eso es probablemente una mentira imaginativa. O tal vez sea la verdad. Nadie lo sabe con certeza. Nadie más que la mano de Dios.

Artículo anterior Dune: el gran hombre no busca liderar, está llamado a ello
Próximo artículo Maixabel, el coste humano de la violencia

Todavía sin comentarios

Déjanos tu opinión...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *