Matrix Resurrections ya es la secuela más digna de la saga

Keanu Reeves habla de Matrix Resurrections

Keanu Reeves en Matrix Resurrections, la cuarta entrega la franquicia Matrix

De la mano de la directora Lana Wachowski llega a los cines ‘Matrix Resurrections‘, la esperadísima cuarta entrega de la innovadora franquicia que redefinió todo un género. La nueva película reúne a las estrellas originales Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss encarnando a Neo y Trinity, los papeles icónicos que hicieron famosos en todo el mundo.

En ‘Matrix Resurrections’, regresamos a un mundo de dos realidades: uno, la vida cotidiana; el otro, lo que hay detrás. Para saber si su realidad es una construcción física o mental, para conocerse de verdad a sí mismo, el Sr. Anderson tendrá que optar por volver a seguir al conejo blanco. Y si Thomas… Neo… ha aprendido algo, es que la elección, aunque es una ilusión, sigue siendo la única forma de salir o entrar en Matrix. Por supuesto, Neo ya sabe lo que tiene que hacer. Pero lo que aún no sabe es que Matrix es más fuerte, más segura y más peligrosa que nunca. Deja Vu.

18 años después, Keanu Reeves retoma los papeles duales de Thomas Anderson/Neo, el hombre que escapó de Matrix para convertirse en el salvador de la humanidad y que, una vez más, tendrá que elegir qué camino seguir. Bastó simplemente una llamada telefónica de Lana Wachowski para aceptar el papel. A continuación, Reeves habla sobre diferentes aspectos de la secuela de este incontestable clásico de la ciencia ficción moderna que puso de moda la estética ciberpunk y que lo llevó a la cima de su carrera, además de convertirlo en el actor mejor pagado del momento.

Keanu Reeves en Matrix (1999)
Keanu Reeves en una de las icónicas imágenes de Matrix (1999).

Continuar con Neo y Trinity

Cuando estábamos haciendo la primera ‘Matrix’, Lana y Lilly ha hablaban de la segunda película. Hablaban sobre ciertas secuencias que tenían en mente. Comprendí entonces que ya estaban pensando en esta parte de la historia en la primera película. Como actor, mi personaje tenía una meta maravillosa en la trilogía: era un personaje que unía el mundo real y Matrix, un equilibrio entre los mundos humanos y de máquinas… solo pedía paz. Lo que le sucedía a Thomas Anderson parecía como si esa parte de la historia estuviera contada.

Lana habló sobre contar otra historia que se centraba en Neo y Trinity, una historia de amor, y eso me pareció tremendamente interesante. Me pareció que era una unión perfecta. Al analizar el mundo de la codificación de Thomas Anderson surge la palabra «binario», elecciones que resultan singulares. Para mí, Trinity y Neo representan esa unión. Creo que se complementan muy bien tanto en su manera de pensar como en su energía. Yo me identifico con ellos. Cuando interpreto al personaje y trabajo con Carrie-Anne como Trinity, sucede algo que va más allá de mí mismo. Es algo grande… sea lo que sea eso, da la impresión de que están juntos en eso.

El guion

Cuando leí ‘Matrix Resurrections’, Morfeo no era el mismo Morfeo, Thomas Anderson no era el mismo Thomas Anderson y Trinity era Tiffany, era otra versión de una señal de alarma. Para Morfeo, el viaje que realiza el personaje es muy diferente, y la relación con Neo es realmente diferente. Lana ha escrito unos papeles muy ricos, y además contamos con actores como Yahya (Abdul-Mateen II), Jonathan (Groff).

Interpretan sus papeles con mucha seriedad pero también con humor. Crean estos personajes dentro de estos contextos; tienen un yo interior que es a la vez claro y oscuro… es genial verlos actuar.

Matrix Resurrections, dirigida por Lana Wachowski
Rodaje de «Matrix Resurrections», cuarta entrega de la saga dirigida por Lana Wachowski

La evolución de la realizadora

Voy a hablar de Lana Wachowski , la realizadora con la que trabajé en la trilogía, de la Lana en ‘Matrix Resurrections’. En primer lugar, ha trabajado con el director de fotografía John Toll, que le enseñó algo sobre la luz natural. Mi experiencia de la trilogía fue con ella detrás de un monitor; ahora ella está delante, aunque también lo consulta. Su evolución como realizadora es extraordinaria. Ahora tenemos a una artista que está interesada en la luz natural, que quiere estar al lado de la cámara y que literalmente se conecta a la cámara y se convierte en otra cosa, algo que no había visto nunca. Hay una inmediatez que es muy diferente. Sigue habiendo la planificación de antes: planificar, ensayar, rodar. Pero ahora, es «estar listo… y ya”. Como le gusta decir a Lana, “aprendemos haciendo”, y ella lo sabe muy bien.

Reencontrarse con Carrie-Anne Moss

Carrie-Anne y yo hemos seguido en contacto. Le han pasado muchas cosas a esta persona tan maravillosa. Cuando trabajé con ella por primera vez, no tenía tres hijos y un marido. Teníamos una rutina, algo así como «Buenos días», «Buenos días”. Luego, estirábamos, calentábamos y entrenábamos juntos. Ponía su música, aportaba la luz. Nos apoyábamos mutuamente, podíamos hablar de la vida mientras estábamos en la colchoneta. Le tengo mucho cariño a esa época que compartí con ella y ahora nos hemos vuelto a encontrar. Está diferente pero también está igual. En esencia sigue siendo la misma persona. Me ha encantado conocer a sus hijos, a su marido. Forman una familia fantástica. Actuar con ella, interpretar ese amor. Tenemos un par de escenas en las que Tiffany y Thomas toman un café; para nosotros, es tremendamente emotivo. No sé cómo no nos pusimos a llorar.

Sobre la lucha

Fue muy emocionante pensar en cuál sería el personaje de artes marciales de Thomas Anderson, Neo, 20 años después. Está claro que no se parece en nada a ‘John Wick‘. Además, Lana quería asegurarse de que fuera así, así que no hacemos proyecciones de judo. Nos trasladamos orgánicamente desde donde estaba el personaje antes. Ha sido absolutamente increíble. En esta película, tuve la oportunidad de volver a trabajar con Tiger Chen Hu; Trabajé con él en la trilogía. Hablar con él y entrenar fue muy emocionante para él. Hacíamos muchos estilos diferentes. También tuve la oportunidad de trabajar con Eric Brown, que me entrena en “John Wick”. Fue genial contar con estas perspectivas orientales y occidentales. Sus conocimientos y su experiencia me ayudaron a la hora de intentar hacer estas cosas. Así que fue realmente interesante. Es diferente. Si tuviera que resumirlo diría que es un estilo duro y suave a la vez.

Fuente: Warner Bros
Artículo anterior Crítica: C'mon C'mon. Siempre adelante
Próximo artículo Los cambios musicales del West Side Story de Spielberg

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.