Troy Kotsur, favorito al Oscar a Mejor Actor Secundario


Troy Kotsur, favorito al Oscar a Mejor Actor Secundario por CODA

Si la semana se iniciaba el habitual análisis sobre las categorías interpretativas de los Oscars y abría la veda la categoría de Mejor Actriz Secundaria, esta semana toca cambiar al quinteto masculino de reparto, donde sucede una cosa que solo los premios de La Academia tienen la capacidad de generar. Y es que, durante toda la carrera, ha existido un nombre propio que ha dominado la temporada de cabo a rabo: Kodi Smit-McPhee. El chico que asombró a propios y extraños en el 2009 con ese dramón distópico que es ‘The Road’, ha firmado un auténtico award sweep desde el pistoletazo de salida a la carrera allá por otoño, hasta el pasado 27 de febrero, donde en los SAG sufrió una derrota a manos de su principal competidor, Troy Kotsur, ahora favorito al Oscar. Ahí entonces, la carrera se abrió.

McPhee tiene muchas ventajas a su favor. Ha sido el ganador indiscutible de la carrera hasta marzo (Globo de Oro en mano, con lo que los Globos hoy significan), no ha fallado en ningún precursor, tiene muchos de los mejores momentos de su película y participa en la cinta de la temporada. Además, no se ha escondido y ha hecho campaña (participando en podcasts como el de Variety), algo que siempre agradecen los Oscars. Su relación de odio-amor con el personaje protagonista (Benedict Cumberbatch) es la parte más candente del tramo más importante de ‘El poder del perro’ con lo cual también se refuerza su notable trabajo en esa labor de soporte de un secundario.

Pero el joven actor australiano tiene algunos inconvenientes en su contra, y son bastante pesados como para ser ignorados. Para empezar, su derrota en los SAG ante su principal competidor es una losa importante, puesto que el gremio de actores y artistas es el brazo más largo de votantes de La Academia. Además de esto, McPhee tiene tan solo 25 años, y los Oscars suelen estigmatizar mucho a los actores jóvenes a la hora de darles el galardón. Hay que irse a 1980 para ver a La Academia premiando con una estatuilla a un menor de 25 años. Fue Timothy Hutton por ‘Gente corriente’, un hito que 41 años después sigue ostentando como récord al ser el actor más joven en ganar un Oscar al Mejor Actor Secundario con solo 20 años. El precedente es tan revelador como lapidario.

Es por esto por lo que las opciones de Troy Kotsur subieron como la espuma tras su victoria en los SAG. Su actuación en ‘CODA’ ha sido lo más aclamado de la película desde que esta ganó el Festival de Sundance, y esto le ha hecho ser un fijo en la mayoría de los premios de la crítica y en todos los precursores, mostrando una regularidad incontestable. A esto se le suma que su película viene agarrando un buzz fuerte tras conquistar el SAG al mejor elenco, que su narrativa de ser el primer actor sordo nominado de la historia rompería un techo de cristal sin precedentes de darse su victoria, y que encajaría como fiel al guion de ‘CODA’ como una película de reparto coral.

Troy Kotsur, favorito al Oscar a Mejor Actor Secundario, es un intérprete de largo recorrido teatral y con trabajos en televisión, pero con muy poquito cine (empezó a hacer películas en 2007), algo que quizá se antoje como un punto flaco a la hora de premiar a un actor que muchos tildarían de ‘who’ siguiendo este razonamiento. Una victoria suya esta noche en los BAFTA dinamitaría por completo la carrera y le pondría la vitola de frontrunner, pero a día de hoy, sus contras no son tan penables como los de Kodi, lo que le hace ligeramente favorito ante el que aparentemente parecía ganador hace unas semanas. Si McPhee ganase el BAFTA, asestaría un golpe definitivo a la categoría y tendría todas las papeletas de coronarse como ganador, acercando mucho más el imbatible récord de Hutton.

Nominados a mejor actor secundario en los Oscars 2022
Nominados a Mejor Actor Secundario en los Oscars 2022: Troy Kotsur favorito al Oscar

Después de estos dos claros favoritos, en tierra de nadie se encuentra Ciarán Hinds. Su adorable papel como el abuelo de Jude Hill en ‘Belfast’ entusiasmó a la crítica, lo que le valió una nominación al Oscar muy merecida después de más de 30 años dedicados al oficio de la actuación. Hinds es un actor de industria, un currante de la profesión que siempre ha estado al servicio de las películas y ha cumplido como secundario de lujo. Con el premio del público en el Festival de Toronto, ‘Belfast’ activó los radares como una posible contendiente al Oscar, y su tono feel-good la hacen ser una película de buen resultado en el voto preferencial, algo que podría generar un efecto de arrastre que llevaría a Hinds a una potencial victoria.

El problema es que tiene dos titanes como rivales con mejores cartas que las suyas, y que en la carrera cuenta con una mano ya derrotada: su ausencia en los SAG. La vida de ‘Belfast’ y de Hinds en esta carrera han ido de la mano paralelamente, puesto que muy pronto la alzaron como posible sorpresa y generaron buzz a su alrededor, pero la propia carrera se les ha hecho muy larga tanto a la película como a la candidatura del actor, natural de la propia capital de Irlanda del Norte. Hinds es, de los tres que restan del quinteto, el que más opciones tiene de ganar el domingo 27 de marzo, pero sus opciones son diminutas cuando el marco se abre y se cuenta la categoría completa con McPhee y Kotsur. Ni alzándose con el BAFTA (jugando en casa) se podría asegurar rotundamente su victoria, aunque con tal escenario sí que habría que concederle más oportunidad de triunfo.

A lo lejos del dúo de cabeza y del tercer perseguidor se encuentran Jesse Plemons y J.K. Simmons. Plemons es un novato en estas lides, puesto que esta es su primera nominación, pero su filmografía es una cosa absolutamente envidiable. Que haya llegado aquí es el primer paso para ganar un Oscar que, si sigue en semejante forma, no tardará en llegarle. Este año, a pesar de estar en la película a priori ganadora de la noche, no cuenta apenas con opciones debido a factores como la ardua competencia, la división de voto con su compañero de reparto nominado (McPhee) y que su papel no es de un impacto indiscutible como para merecer ganar un Oscar. Jesse Plemons es esa figura ‘premiada por estar en una butaca de nominado’ que La Academia suele dar cada año en las categorías interpretativas. Un barrido absoluto de ‘El poder del perro’ haría saltar la banca, pero de las 12 nominaciones de la película, la suya es una de las más difíciles de convertir en premio.

Lo de J.K. Simmons fue una de las sorpresas durante el anuncio de las nominaciones a los Oscars. Su papel en ‘Ser los Ricardo’ es aseado, sin alardes ni brillantez alguna, pero da la sensación de que Simmons ha adquirido con el paso de los años un estatus de actor protegido para La Academia. Es el único ganador de la estatuilla dentro del quinteto (inolvidable su Terence Fletcher en ‘Whiplash’), algo que le convierte en una especie de cicerone para la categoría. Que tenga a los dos actores principales de la película nominados (Javier Bardem y Nicole Kidman) es algo que siempre beneficia, pero su nula presencia en premios de industria, donde solo lo rescataron los Critics’ Choice, convierte su candidatura en algo meramente testimonial. Que ganara el Oscar sería literalmente el bombazo de la noche.

Todo se centra en los BAFTA. Hoy es donde varias de las categorías interpretativas de estos Oscars dejarán un rastro más perceptible sobre el que trabajar a la hora de predecir los ganadores del próximo 27 de marzo. A falta de ver lo que sucede en la gala, Troy Kotsur como favorito al Oscar tiene ligeramente inclinada la balanza a su favor, pero Kodi Smit-McPhee está tan pegado a él que prácticamente tendría sentido pensar en un ex-aequo. El Oscar está en un suspiro entre estos dos actores, estando Hinds de muy dark horse refugiado en una noche triunfal de ‘Belfast’, con Plemons y Simmons como espectadores de una categoría francamente divertida. Es de agradecer que toque un año donde este premio sea difícil de predecir, porque desde aquella victoria semi-sabida de Mark Rylance en el 2015 por ‘El puente de los espías’, los ganadores de los años recientes se conocían desde octubre. ¡Esto es lo bueno de los Oscars, la emoción pura por conocer al ganador!

Artículo anterior Ariana DeBose, favorita al Oscar a Mejor Actriz Secundaria
Próximo artículo Crítica: Para Chiara

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.