David Cronenberg: «La tecnología siempre fue para mí algo humano»

Entrevista al director de Crímenes del futuro

Entrevista a David Cronenberg, director de Crímenes del futuro

Muy buena noticia que un festival de clase A haya programado una película de David Cronenberg. En esta ocasión ‘Crímenes del futuro‘ del director canadiense, que a sus 79 años regresa por todo lo alto con una nueva incursión en el fantástico protagonizado por Viggo Mortensen, Léa Seydoux y Kristen Stewart. A pesar de no figurar en el palmarés, su acogida en Cannes ha sido digna de aplauso.

En la siguiente entrevista, con motivo de la presentación de su película en la croisette, David Cronenberg desvela las motivaciones que le han impulsado a rodar la película y divaga sobre su carrera.

Entrevista a David Cronenberg, director de Crímenes del futuro

¿De qué trata Crímenes del futuro?

En 1966 vi una película danesa llamada ‘Sult’, que significa hambre en danés, y estaba basada en una famosa novela danesa de Knut Hamsun, que fue dirigida por Henning Carlsen. En esa película Per Oscarsson interpreta a una especie de poeta roto, no reconocido, que vaga por las calles y tiene aventuras y trata de crearse a sí mismo como un poeta legítimo, una fuerza literaria. En un momento dado, está en un puente y garabatea algo en un cuaderno que lleva consigo, y se ve un primer plano en el que pone «crímenes del futuro», y eso me impactó mucho. Pensé, quiero leer ese poema. Por supuesto que nunca lo escribe, pero después pensé, bueno ahora que estoy empezando a ser cineasta creo que me gustaría ver la película ‘Crímenes del futuro’, y así en 1970 hice una película underground, de muy bajo presupuesto por decir algo, llamada Crimes of the Future. El título me provocó mucho, y creo que esa película underground de bajo presupuesto de 1970 no llegó a satisfacer todo lo que yo pensaba que podía salir de ese poema que nunca llegó a escribirse, así que aquí estamos muchos años después, como medio siglo quizás, y he hecho otra película llamada ‘Los crímenes del futuro’, y lo único que tienen en común las dos películas es que técnicamente tratan de «crímenes del futuro». La idea entonces es que a medida que la tecnología cambia, a medida que la sociedad cambia, cosas que no existían han llegado a existir y son suprimidas por diversas razones por ser peligrosas para la sociedad o una amenaza para cualquier estructura social que exista, de ahí ‘Crímenes del futuro’. Me pongo a pensar en el cuerpo humano porque siempre he pensado que eso es lo que somos. La condición humana es el cuerpo humano, así que ‘Crímenes del Futuro’ podría implicar crímenes que surgen de lo que le está sucediendo al cuerpo humano… ya que evoluciona, está cambiando de maneras muy sutiles y luego de algunas maneras no tan sutiles. En parte es por lo que le estamos haciendo al planeta, en parte es por lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos con nuestra propia tecnología y eso me intrigó. Pensé que ahora me gustaría hacer una película que tuviera que ver con la reacción de la sociedad ante los cambios en el cuerpo humano que se consideraban peligrosos y que debían suprimirse. Pensé que era un tema interesante para explorar y de eso trata esta película.

¿Cuál es la respuesta corta?

Diría que ‘Crímenes del futuro’ trata de los crímenes que comete el cuerpo humano contra sí mismo, y sé que eso es algo misterioso y confuso, pero esa es mi respuesta a la pregunta.

«Nuestros cuerpos están en constante cambio y requieren ajustes por nuestra parte, filosófica y emocionalmente, para hacer frente a esos cambios». David Cronenberg

¿Qué le impulsa a mirar cosas que asustan a mucha gente, especialmente ahora?

Creo que hay muchos casos a los que uno puede referirse de personas que abrazan su enfermedad, una enfermedad que tienen, una discapacidad que tienen, una mutación que tienen, es parte de un deseo humano de hacer algo bueno de cualquier cosa que la condición humana ofrece, y por eso creo que Saul Tenser es solo una especie de exageración, una versión extrema de eso. Se ha encontrado produciendo nuevos órganos en su cuerpo o cosas que se considerarían tumores. En este caso parecen tener una organización que un tumor no tiene. Un tumor es realmente una especie de colección aleatoria de células que crecen incontroladamente, interrumpen todo tipo de cosas en el cuerpo humano, pero sin propósito aparente, y son básicamente destructivos. En este caso está creando nuevos órganos que parecen tener una función, solo que no sabemos cuál es, y por eso es una extraña especie de cáncer de diseño, como lo llama uno de los personajes. Su objetivo es incorporarlo en su vida, no negarlo, no destruirlo, sino convertirlo en algo. En su caso, está haciendo arte escénico con estos tumores y, con su pareja, diseña una serie de actuaciones que implican la exposición de estos órganos y, y una extirpación de los órganos como si fueran creaciones artísticas que su cuerpo ha emprendido por sí mismo. En parte es un deseo de enfrentarse a la realidad de su propio cuerpo, por lo que es una necesidad de nuestra condición humana de que nuestros cuerpos están en constante cambio y requieren ajustes por nuestra parte, filosófica y emocionalmente para hacer frente a esos cambios. Así que esta es una especie de versión exagerada más estructurada de lo que Saul Tenser está experimentando.

¿Cree que eso podría ocurrir con nuestros órganos?

Oh, creo que lo estamos haciendo, creo que definitivamente estamos cambiando, no creo que haya ninguna duda al respecto, puede que no sea tan obvio como lo he representado. Un famoso premio Nobel, Gerald Edelmen, dijo que el cerebro humano no es en absoluto como un ordenador. Se parece mucho más a una selva tropical en la que hay una lucha constante por el dominio entre las neuronas y los diferentes elementos del cerebro y están constantemente respondiendo al entorno, es decir, a la ingesta de tus ojos, de tu nariz, de tus sentidos y también a cuánto lo ejercitas. Así que incluso hablando del cerebro como el súper órgano de la existencia humana, está constantemente cambiando y mutando y por lo tanto no es un gran esfuerzo de la imaginación pensar eso para otras partes del cuerpo. El sistema digestivo responde, ahora entendemos el microbioma en el intestino humano y los intestinos, que es en realidad un montón de organismos vivos allí que se comunican con el cerebro humano. Hay una conexión constante, estas cosas serían consideradas ciencia ficción hace años, y ahora simplemente se entienden como parte de lo que es la complejidad del cuerpo humano. Así que no creo que sea una exageración, creo que es una especie de extrapolación hacia el futuro que estoy llevando a cabo con esta película.

Entrevista a David Cronenberg, director de Crímenes del futuro
Escena de «Crímenes del futuro», dirigida por David Cronenberg

¿Por qué es ahora el momento de hacer esta película?

Bueno, escribí el guion de ‘Crímenes del futuro’ entre 1998 y 1999, así que tiene más de veinte años y hubo un par de intentos de hacerla y, por diversas razones, no se financió. Eso sucede, no es inusual, pero fue solo cuando el productor Robert Lantos me llamó por teléfono y dijo: «Sabes, ¿has mirado tus viejos guiones?», y yo dije: «Debido a su núcleo de tecnología de ciencia ficción, estoy seguro de que es completamente irrelevante ahora’. Y él dijo: «No, deberías releerlo, es más relevante que nunca». Pensé que era una buena frase, la leí y pensé que tenía razón. Nunca me han gustado las profecías, no considero que el arte sea profético, pero puedes anticipar algunas cosas casi por accidente, especialmente cuando escribes algo que es básicamente ciencia ficción como lo es esta película. Te tropiezas con algo que tiene una trayectoria hacia el futuro, y esta historia tenía eso y seguía siendo bastante válida. Creo que la gente es más consciente ahora, por ejemplo, de la toxicidad del medio ambiente que estamos creando en la Tierra y de cómo, en cierto modo, estamos destruyendo la Tierra, ciertamente la estamos alterando, no hay duda de ello. Ver cómo la idea de que la tecnología es realmente la extensión del cuerpo humano, y la voluntad humana… hubo un tiempo en que la gente pensaba que la tecnología podía ser inhumana, y para mí la tecnología siempre fue algo humano. Creo que, de hecho, es un reflejo, es un espejo que nos devuelve lo que somos, las partes buenas y las malas, las partes destructivas y las partes humanas apasionantemente creativas, así que hay ese elemento en esta película que habla del reflejo de lo que somos en la tecnología.

¿Cómo encaja esto en su obra?

En realidad no pienso en mi obra más amplia, sinceramente, quiero decir que cada proyecto para mí es algo independiente y sé que habrá conexiones entre las películas, tanto si las he escrito yo como si son una adaptación o si están basadas en una obra de teatro o una novela. Lo sé porque me interesa lo suficiente como para convertirlo en una película, lo cual es un gran esfuerzo. Requiere mucho tiempo y voluntad y energía, que habrá conexiones entre ellas que tengan que ver con mi sensibilidad, pero hasta ahí llego.

«Es divertido ver hasta qué punto se puede recortar y que la película siga funcionando». David Cronenberg

¿Tiene preferencia por filmar su propia obra o por adaptar la de otra persona?

Una vez que tengo un guion con el que me he comprometido, la producción y demás son todos iguales. Quiero decir que no hay ninguna diferencia entre mi guion y el de otro, de hecho soy igual de duro con mi propio guion que con el de otro. En la sala de montaje, después de rodar la película, soy bastante brutal. Tienen que impedirme crear una película de 72 minutos, ya sabes que a menudo me encuentro en la extraña situación de que los productores me rueguen que vuelva a poner cosas. Me gusta recortar, es divertido ver hasta qué punto se puede recortar y que la película siga funcionando.

¿Cómo fue trabajar con tu viejo amigo Viggo?

Bueno, Viggo y yo tenemos una larga relación y también somos amigos, nos conocemos muy bien y hemos pasado mucho tiempo juntos, aparte de hacer películas. Así que, al mismo tiempo, los dos somos perfeccionistas hasta cierto punto y cuando se trata de trabajar, lo hacemos como una relación actor-director, pero tenemos una segunda mano. Tenemos una especie de entendimiento telepático entre nosotros porque hemos trabajado juntos muchas veces. Es decir, él mismo es director, es guionista, músico, poeta, editor y, por tanto, aborda la realización de películas de esa manera. En otras palabras, no tiene reparos en comentar el guion incluso si se trata de una escena en la que él, como su personaje, no está, y eso es inusual, no muchos actores lo hacen.

¿Por qué era la persona adecuada para interpretar a Saul?

Bueno, el hecho de que Viggo y yo seamos amigos y de que piense que es un actor fabuloso con su enorme rango no significa que se le pueda dar cualquier papel y que sea correcto para él. Es lo mismo cuando él lee un guion, incluso si es de mí, un amigo. No significa que sea una obviedad y que vaya a hacer la película, tiene que ser algo que funcione para él. Como digo, al final el casting es un arte negro, es algo muy misterioso. Una vez que has hecho la película, si la has hecho bien, es casi imposible ver a otro actor en ese papel.

¿Cómo ve el futuro ahora en comparación con cuando empezó su carrera?

¿El futuro? Lo veo menos. A los setenta y nueve años tengo menos futuro que antes, pero a menudo he dicho que filosóficamente soy un existencialista. Realmente me considero así, y parte de la comprensión que te da el existencialismo como filosofía es que estamos constantemente refiriendo cosas al futuro, estamos constantemente mirando al futuro, y eso es parte de lo que nos mantiene en marcha y nos mantiene cuerdos. Al mismo tiempo, puede impedirnos vivir plenamente el presente, estamos constantemente anticipando lo que va a pasar, y por eso intento hacer ambas cosas en las películas. Creo que las películas no son realmente predictivas, es decir, no son proféticas, en algunas de ciencia ficción sí lo son – escritores de ciencia ficción, como Arthur C. Clarke. Para él fue un triunfo que predijera los satélites y la comunicación por satélite. Para él, eso cumpliría con algo de lo que su escritura era. Para mí, ese no es mi juego, es más bien entender cuál es la condición humana ahora, y a veces se puede iluminar tratando de ver hacia dónde vamos a ir. Mirar la condición humana y, en todo su esplendor, y sus muchas fases y tratar de entender qué es estar vivo es algo crucial si eres un existencialista. Es como si estuviera en la orilla del mar y recogiendo conchas marinas y dijera «mira esta esto es realmente increíble, ¿cómo creó esta criatura? No tengo las respuestas a nada, pero tengo la curiosidad de mirar cosas que otras personas no tienen tiempo de mirar, y tengo tiempo para hacerlo, así que eso es lo que les estoy dando.

Fuente: Neon
Artículo anterior Las cabeceras de Hollywood y la magia de sus logotipos
Próximo artículo Mostra Fire 2022: Crónica 1

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.