Joyas poco valoradas de Ray Liotta


Joyas poco valoradas de Ray Liotta

Cuando Ray Liotta murió en mayo del año pasado, toda la industria del cine mostró su abatimiento por la noticia. El actor se había mostrado pletórico en sus últimos trabajos, por lo que su repentina muerte supuso un auténtico mazazo.

A pesar de haber protagonizado películas tan icónicas como ‘Uno de los nuestros‘, Ray Liotta participó en otros muchos filmes que pasaron más desapercibidos.

En este artículo, recuperamos seis títulos que, a pesar de no ser tan populares, merecen ser reconocidos como auténticos clásicos por derecho propio.

Algo salvaje (1986)

Aunque fue nominado a un Globo de Oro por su papel de exmarido despechado, Liotta no obtuvo todo el reconocimiento que merecía por su actuación en esta película.

En ella, interpreta a Ray Sinclair, un exconvicto que se muere de celos al ver que su exmujer Lulu (Melanie Griffith) se enamora del empresario Charlie Driggs (Jeff Daniels).

El consiguiente drama nos presenta dos poderosas dinámicas cara a cara: el amor alocado de Charlie y Lulu y el odio despiadado de Ray, que pretende acabar con la vida de la pareja.

Si alguien se pregunta qué llevó a Martin Scorsese a elegir a Liotta para su papel en ‘Uno de los nuestros’, solo tiene que ponerse esta película. El famoso director confesó que la actuación de Liotta en ‘Algo salvaje’ le convenció de que era la persona idónea para interpretar a Henry Hill en su famosa película de gánsteres.

Phoenix (1998)

En esta película de Danny Cannon, Liotta interpreta a Harry Collins, un policía cuya incapacidad para jugar de forma responsable le provoca un encontronazo con un gánster local.

Bajo amenazas de muerte, Collins recibe el encargo de asesinar a un joven sospechoso que está detenido en una comisaría para saldar su deuda. Ante el dilema de conseguir la gran cantidad de dinero que debe o acabar con la vida del joven, Liotta firma una actuación memorable de un policía destinado a perder.

La historia narra también la trama de Leila (Anjelica Huston), una camarera de la que Harry se enamora y con la que planea escapar en cuanto solucione sus problemas.

Historia de un matrimonio (2019)

Este galardonado filme de Noah Baumbach destaca por sus escenas cargadas de emoción entre los personajes que interpretan Adam Driver y Scarlett Johansson, una pareja cuyo matrimonio se desmorona. Liotta añade un ligero toque de humor al filme interpretando a un abogado especializado en divorcios.

La película sirvió para demostrar que el actor, a pesar de haber protagonizado casi siempre papeles de tipo duro, también se sentía cómodo con la comedia. Su personaje, mordaz y a veces cortante, ha visto de todo en sus más de 30 años de carrera y no tiene tiempo para tonterías.

La película fue nominada a seis Oscar, y Laura Dern se llevó la estatuilla a mejor actriz de reparto. Liotta será recordado por un papel poco valorado que, sin duda, ayudó a dar cohesión al filme.

Narc (2002)

En ‘Narc’, Ray Liotta interpreta a Oak, un teniente veterano que debe ayudar a investigar el asesinato de un viejo amigo.

Liotta clava el papel de policía depresivo de la vieja escuela, capaz de estallar en cualquier momento debido al choque entre sus valores tradicionales y el desencanto por el mundo actual.

La película, dirigida por Joe Carnahan, explora con acierto las complejas personalidades de una pareja de detectives que parece destinada al fracaso.

Cuerpos de seguridad (2009)

Esta película de Jody Hill es una comedia negra excelente. Liotta interpreta al Detective Harrison, un agente sensato que debe colaborar con un guardia de seguridad de un centro comercial (Seth Rogen) obsesionado con capturar a un exhibicionista.

A medida que avanza la película, resulta evidente que su alocado compañero no está capacitado para asumir la responsabilidad del puesto.

La película no tuvo el éxito esperado, pero la actuación de Liotta es realmente buena y vale mucho la pena.

Mátalos suavemente (2012)

En esta película de Andrew Dominik, Liotta interpreta de nuevo a un peligroso mafioso, Markie Trattman, conocido por organizar golpes en partidas de poker.

Johnny Amato (Brad Pitt) decide aprovechar la situación para cometer un robo, con la esperanza de que las sospechas recaigan sobre Trattman.

La película, ambientada en la crisis financiera de 2008, relaciona a la perfección los mundos económico y criminal, con el dinero como objetivo final en ambos casos.

Artículo anterior Hamam, el baño turco: la fascinación continua 25 años después
Próximo artículo Manto de gemas: ¿La opción de México en los Oscars 2023?

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.