White Noise, la inviable y primera adaptación de Noah Baumbach

Película inaugural de la 79 edición del Festival de Venecia

White Noise, dirigida por Noah Baumbach

White Noise‘, dirigida por Noah Baumbach, ha inaugurado la 79 edición del Festival de Venecia. La nueva película del estadounidense, distribuida por Netflix y que compite por el León de Oro, no ha tenido las críticas esperadas y hay unanimidad respecto a su punto débil, la imposible adaptación cinematográfica de la novela homónima de Don DeLillo.

Noah Baumbach, director de maravillas como ‘Una historia de Brooklyn’ (2005), ‘Frances Ha’ (2012) e ‘Historia de un matrimonio’ (2019), leyó por primera vez la novela de Don DeLillo unos años después de su publicación. Fue una experiencia formativa para él, una obra de ficción que mezclaba géneros, tenía un sentido del humor sobre las preocupaciones existenciales de la vida y se adentraba en un sentido de América que era fresco en su introspección.

«Mi padre me regaló el libro cuando estaba en la universidad», dice Baumbach. «Era novelista y le encantaba el cine y ‘White Noise’ era una especie de síntesis de todo lo que le gustaba. Falleció en 2019 y cuando releí el libro ese mismo año me afectó mucho. Ahora tenía la edad que tenía mi padre cuando salió el libro y lloraba su ausencia.

‘White Noise’ confronta la idea de la muerte, de que la única manera de vivir realmente tu vida es saber que va a terminar. DeLillo nos presenta las estrategias y rutinas que hemos inventado para hacer aceptable esta idea aparentemente impensable y luego desvela esas defensas».

DeLillo ha dicho que su obra trata de «vivir en tiempos peligrosos», lo que puede ayudar a explicar por qué ‘White Noise’ se siente tan fresco hoy como hace 40 años; después de todo, los «tiempos peligrosos» se manifiestan de nuevo para cada generación.

«Tenía la sensación de que, independientemente de lo que ocurriera en el país, se sentiría como si estuviera escrita para ese momento específico», dice Baumbach. «Si lo hubiera releído después del 11-S o durante los primeros días de internet, o cuando Trump fue elegido… de alguna manera tiene algo que decir sobre este país que siempre ha sido cierto».

Fue un momento interesante, profesionalmente hablando, para que Baumbach aceptara el proyecto. Saliendo de su drama ganador del Oscar ‘Historia de un matrimonio’, por primera vez, no sabía qué quería hacer a continuación. Siempre suele tener algo más en la cabeza, a menudo algo en lo que ha estado pensando durante algún tiempo.

White Noise, dirigida por Noah Baumbach
Escena de «White Noise», dirigida por Noah Baumbach, que compite por León de Oro en el Festival de Venecia.

Volver a la historia de DeLillo tenía sentido por el momento. Esta sería la primera adaptación de Baumbach como guionista y director, después de una carrera basada en obras originales. Recordó algo que su amigo, colega y otrora sujeto de documentales, el director Brian De Palma, le había dicho muchas veces: trabajar como cineasta interpretativo puede sacarte de tu propia cabeza y darte permiso para intentar cosas que no podrías probar en tu propio trabajo.

«El lenguaje de DeLillo me resultó familiar», dice Baumbach. Entrelaza la cultura pop estadounidense y la jerga con tanta brillantez en su prosa que el lenguaje tiene una cierta realidad elevada». El libro trata sobre el carácter y la familia, pero también hay una naturaleza satírica en la estructura y la historia. Quería mantener ese tono, pero necesitaba encontrar análogos cinematográficos. Y como el libro trata esencialmente de una cultura estadounidense que está cubierta por los medios de comunicación -la televisión, la radio, los anuncios, la cultura del cine y la narración de películas-, vi el potencial de grandes momentos cinematográficos».

Cuando se puso a escribir, Baumbach trabajó con la estructura de tres actos de DeLillo: «Waves and Radiation», «The Airborne Toxic Event» y «Dylarama». Como era el pasaje más lineal y directo, empezó escribiendo «The Airborne Toxic Event», que describe el susto y la evacuación de una comunidad tras un desastre de vertido que deja una enorme nube tóxica flotando ominosamente en el aire. A partir de ahí, trató de enlazar el capítulo de establecimiento («Waves and Radiation») y la sección final («Dylarama»), todo ello mientras hacía malabarismos con los temas del consumismo, los medicamentos recetados, la religión, la guerra, los monolitos culturales, la moralidad, la histeria colectiva y el miedo a la muerte en un paquete que representaba igualmente la calidez con la que Baumbach tomaba las caracterizaciones de DeLillo.

«Es satírico, por supuesto, pero hay humor y afecto por las verdaderas cualidades humanas de la familia en el libro», dice Baumbach. «Hay acontecimientos ordinarios y extraordinarios en la historia, y en cierto sentido ambos resultan igual de desafiantes para los personajes. Comenzamos en la primera parte con lo cotidiano: la lucha por llevar a los niños al colegio, hacer la compra, ir al trabajo, ser una buena pareja, intentar mantenerse sano, todo ello rodeado de datos e información externos procedentes de televisores y radios. Se trata de cómo nuestra negación de la muerte se sublima en forma de muerte en nuestro entretenimiento, y cómo estos son los rituales y estrategias que hemos creado para nosotros mismos para darle sentido a todo. En la segunda parte, cuando los Gladneys se enfrentan a una catástrofe real, en forma de nube, aparece la incredulidad, la desconexión entre lo que han visto en la televisión y lo que está sucediendo en realidad. Aquí es donde el concepto de muerte cambia para los personajes. La tercera parte es la secuela, donde todo se cruza».

Fuente: Netflix
Artículo anterior Tres mil años esperándote, una historia de amor de George Miller
Próximo artículo González Iñárritu regresa a sus raíces mexicanas con Bardo

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.