Construyendo el personaje de Cate Blanchett en TÁR

Copa Volpi a la Mejor Actriz en el Festival de Venecia 2022

Cate Blanchett en TÁR

TÁR‘, dirigida por Todd Field, partía como una de las películas favoritas para ganar este año la Mostra de Venecia, pero finalmente se ha tenido que conformar con el premio a la mejor interpretación para Cate Blanchett, quién suma así dos Copas Volpi en su carrera. Este reconocimiento se traducirá en su nominación en los Oscars porque no cabe duda que este drama musical es una de las apuestas seguras de la nueva temporada de premios que finalizara en marzo con la entrega de las famosas estatuillas doradas.

«Cate Blanchett y yo empezamos a trabajar juntos en septiembre de 2020″, dice Todd Field. «Ella hizo otras dos películas mientras se preparaba para ‘TÁR’. Aprendió a hablar alemán, a tocar el piano -sí, esa es Cate tocando, cada nota- y realizó una investigación exhaustiva. Es una auténtica autodidacta, y logró más en un año, mientras hacía otras dos películas, que la propia Lydia Tár en 25. Durante la producción no durmió. Después de un día de rodaje, iba directamente a una clase de piano, de alemán, de dialecto americano o de técnica de la batuta o patrón de ritmo. Pasó su «día libre» en una pista de carreras con las dimensiones exactas de la rotonda de Alexander Platz para ensayar una escena con Nina Hoss, mientras giraba y frenaba a 100 kilómetros por hora entre ocho coches conducidos por especialistas. No había absolutamente nada que pudiéramos lanzarle que no fuera capaz de hacer. Ella puso el listón muy alto para todos, y nosotros tuvimos que hacer todo lo posible para tratar de seguir su ritmo».

Blanchett disfrutó de la carga intelectual del guion de Field, pero conectó con la historia, ante todo, a un nivel instintivo y humano. «Me di cuenta de que había muchas capas que quitar mientras yo, junto con el público, descubría quién era este fascinante enigma que es Lydia Tar. Todd ha creado una criatura absolutamente única». A Blanchett también le fascinaron las cualidades musicales rítmicas del guion y el enfoque único de Todd para representar al personaje.

«Estoy muy centrada en el lenguaje y cuando leí el guion, había muchos puntos de referencia con los que simplemente no estaba familiarizada. Sabía que tenía que entenderlos por dentro y por fuera para que el público confiara en que el personaje sabía exactamente de qué estaba hablando en todo momento. Curiosamente, el público no necesita conocer estas referencias en absoluto, sólo necesita saber que Lydia es un genio».

«Me fascinó este retrato de una mujer que se deshace, pero también respondí al guion a nivel rítmico a través de la música. La música es a menudo una clave para mí, como actriz, para desbloquear un personaje o la atmósfera, para encontrar una conexión con la historia. La película de Todd estaba muy cargada para mí en este sentido».

Cate Blanchett en TÁR
Cate Blanchett en una escena de «TÁR», dirigida por Todd Field.

Para Field y Blanchett, trabajar juntos antes de la producción se convirtió en un ejercicio de creación de atmósferas tanto como de construcción del mundo y desarrollo de personajes. «Encontrábamos cosas juntos que pasaban por el material y más allá», dice Blanchett. «Todd es el colaborador más intrépido y abierto con el que se puede esperar trabajar. Yo tenía una idea loca y él se entretenía con ella y me enviaba un mensaje de texto a eso de las dos de la madrugada y decía: ‘Creo que sé cómo hacer que esto funcione’.

Era asombrosamente inventivo. Llevamos a los personajes más allá cuando empezamos a hacernos grandes preguntas como «¿qué es un proceso?», «¿hasta qué punto son transaccionales las relaciones en el guion?», «¿son todos los personajes cómplices de que estas estructuras de poder sigan funcionando?», «¿es posible la comodidad cuando se intenta llevar a un grupo de personas a un lugar nuevo?» «nos encanta admirar a los grandes, pero también nos encanta verlos caer». Estas conversaciones también ayudaron a dar forma a Lydia. Muchas de nuestras grandes narrativas se han derrumbado, y me fascinaron aquellas personas cuyas preocupaciones son grandiosas y de gran alcance, pero que históricamente no han tenido acceso a esa grandeza.

«Dirigir no es una tarea fácil, y me sorprendió el esfuerzo que Cate puso en su interpretación a través de todas las influencias que había asumido, y cómo consiguió crear a alguien totalmente nuevo y original que también se sintiera totalmente auténtico y fiel a la vida», dice Sophie Kauer, violonchelista en la vida real que interpreta a la joven música rusa Olga Metkina.

Cate Blanchett en TÁR
Cate Blanchett puede ganar su segunda Copa Volpi en el Festival de Venecia por «TÁR».

«Mi punto de partida fueron las clases magistrales de Ilya Musin, y el documental sobre Antonia Brico, que desgarra el alma», dice Blanchett. «Observé a Claudio Abbado, Carlos Kleiber, Emmanuelle Haim y Bernard Haitink para averiguar quién no era Tar, pero también quién aspiraba a ser. La dirección de orquesta es un lenguaje, un acto colosal de comunicación creativa. Es totalmente idiosincrásico y personal.

El lenguaje gestual fue fundamental para mí pare entender la mentalidad de un músico maestro, pero también para mostrarme cómo se movía por el mundo». Blanchett se entrenó mucho con la directora de orquesta Natalie Murray Beale, pero se apresura a señalar que «el entrenamiento para este papel requirió clases de piano, dialecto y lenguaje. Todas las cosas mecánicas prácticas dentro del conjunto de habilidades de este personaje. Sin embargo, no son el personaje. Esta no es una película que se limita a dirigir. Eso es sólo algo esencial que hace el personaje, como respirar. El verdadero reto para mí como intérprete era meterme en la cabeza de alguien alejado de sí mismo. Se ha olvidado, se ha alejado del «¿Por qué?» y al querer establecer un legado, ha roto la conexión con la música. Tar es alguien con una poderosa crítica interior que suscribe inconscientemente la idea de que si eres perfecto, nadie puede hacerte daño. Pero, por supuesto, la perfección es imposible en el arte. El arte está lleno de imperfecciones y zonas grises, y ahí está el problema».

«Entendí, a mi manera, lo que era dirigir una gran institución cultural», dice Blanchett, que fue codirectora artística y codirectora ejecutiva de la Sydney Theater Company con su marido, Andrew Upton, durante casi una década. «Tener ese nivel de responsabilidad cultural y física puede ser intensamente solitario e ingrato a veces, tanto como puede ser el mayor reto de la propia carrera. El 70% de nuestro tiempo como artistas lo pasamos dirigiendo la organización real. El edificio, el calendario, los patrocinadores, la interfaz con el público y, por supuesto, lidiar con la política de la empresa, los recursos humanos y la financiación gubernamental».

«La responsabilidad creativa y física recae absolutamente en nosotros, pero cuando asumimos el cargo, sacamos el escritorio de nuestra oficina, y consultamos con nuestro personal de manera significativa sobre las decisiones artísticas. Estoy seguro de que, al principio, muchos de los que estaban acostumbrados a un enfoque más jerárquico pensaron: «No saben lo que hacen». No estaban acostumbrados a trabajar de forma más democrática. Tradicionalmente, el mundo de la música clásica, como muchas instituciones, no tiene un acuerdo como éste. De Tar, por ejemplo, se espera que sea una fuerza de uno. Como directora de orquesta, la música fluye a través de ella, pero no hay ejemplos de personas en su posición. Los únicos han sido los grandes hombres del canon clásico, como Wilhelm Furtwangler y Herbert von Karajan.

Fuente: Universal Pictures
Artículo anterior The Whale: Darren Aronofsky en busca de la compasión
Próximo artículo Ana de Armas habla de su papel de Marilyn Monroe en Blonde

Todavía sin comentarios

Participa en el debate

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.